reconoce la primera evaluación nacional de riesgos de lavado
Creación de empresas fantasma, sinónimo de lavado de dinero
Javier Duarte, quien solicitó licencia a la gubernatura de Veracruz, es acusado de tener empresas fantasma en aquella entidad.
Foto Archivo: Cuartoscuro
relacionadas
compartir

El lavado de dinero nuevamente se ha puesto en el escenario público: un gobernador con licencia y otro que ya dejó el cargo, Javier Duarte (Veracruz) y Guillermo Padrés (Sonora), han sido señalados por actos que implicarían este ilícito.

Para la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda, las técnicas y métodos del lavado de dinero son diversas; sin embargo, muchas de éstas se realizan por medio de la creación de empresas fantasma.

Según la Primera Evaluación Nacional de Riesgos de Lavado de Dinero y Financiamiento al Terrorismo en México, una técnica de relevancia para el blanqueo de capitales provenientes de diversos delitos se basa en la creación de empresas fantasma en uno o más países, con la finalidad de mover recursos por medio de esas organizaciones fachada.

El documento ejemplifica que como primer paso una organización, por medio de agentes financieros independientes, ofrece los servicios de blanqueo de capitales a grupos delictivos.

Para poder llevar a cabo el blanqueo, explica, la organización de agentes cuenta con al menos 42 empresas fantasma en un país, y otras tantas en una nación diferente, las cuales “tienen como accionistas a empleados jóvenes de bajo perfil y tienen domicilios en común que resultan ser oficinas virtuales o casas habitación”.

Las empresas fantasma son utilizadas por sus clientes (las organizaciones delictivas) para realizar diversas operaciones financieras, tales como captación de recursos, cambios de divisas y envío de transferencias que “en muchos casos no pasan por el sector financiero”.

Las organizaciones que ayudan a grupos delictivos en el blanqueo de capitales depositan a las bandas los recursos que se les indican en cuentas bancarias a nombre de algunas empresas fantasma que tienen a su disposición; el dinero llega a dichas cuentas por medio de transferencias nacionales, cheques y efectivo.

Ya con el dinero depositado en las cuentas de las empresas fantasma, los recursos se dispersan por medio de transferencias internacionales a más de 42 países, con más de 1,500 beneficiarios y compañías fachada que se encuentran en las otras naciones.

El documento, el cual servirá para que las autoridades ejerzan una supervisión antilavado basada en riesgos, explica que los sujetos obligados a ejercer acciones para prevenir el blanqueo de capitales pueden identificar diversas señales de alerta.

Éstas son cuando una empresa, que no presenta actividades de comercio exterior en sus declaraciones fiscales, realiza numerosas operaciones de transferencias internacionales por montos elevados.

Otra señal es cuando varias empresas o personas físicas declaran a las instituciones financieras un domicilio que se encuentra en una misma dirección.

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de