PREOCUPA QUE EN 15 AÑOS CRECIÓ 23.4 PUNTOS DEL PIB
ASF recomienda revisar sostenibilidad de la deuda
Indica que el Plan Anual de Financiamiento debe asegurar la sostenibilidad a mediano y largo plazos; además se debe definir un límite máximo de la deuda.

Debido a que cada año la deuda del sector público se ha incrementado de manera potencial, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) recomendó a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) revisar y evaluar el análisis de sostenibilidad que presenta en el Plan Anual de Financiamiento.

En la Cuenta Pública del 2015, menciona que, en el periodo 2000-2015, el incremento de la deuda neta del sector público federal fue de 23.4 puntos porcentuales con relación al Producto Interno Bruto (PIB), al pasar de 19.8 a 43.2 por ciento.

“El crecimiento de la deuda pública motiva realizar un análisis de manera continua sobre el límite máximo prudencial de endeudamiento del sector público federal, que asegure la sostenibilidad a mediano y largo plazos”, expone.

La ASF refiere que las estimaciones contenidas en los Criterios Generales de Política Económica del 2011 indicaban que el Saldo Histórico de los Requerimientos Financieros del Sector Público (SHRFSP), la medida más amplia de la deuda, representaría 33.9% del PIB para el 2016.

Sin embargo, de acuerdo con los últimos datos de la SHCP, este saldo cerró el 2016 en 50.5% del PIB. “Las opiniones de alerta del Fondo Monetario Internacional, de las calificadoras y de las autoridades mexicanas coinciden en la necesidad de disminuir el nivel de deuda pública en los años siguientes”.

Refiere que el análisis del Plan Anual de Financiamiento que presenta Hacienda sólo contiene el modelo VAR (Vectores Autorregresivos). No obstante, indica, diversos factores económicos han propiciado el diseño y la utilización de indicadores de sostenibilidad fiscal, con características distintas, que en conjunto fortalecen el análisis de la deuda.

Se debe considerar deuda 
de pasivos laborales

La Auditoría afirma que en el incremento de la deuda hay operaciones no recurrentes que impactan negativamente la trayectoria y que deben considerarse, como es el caso de la implementación de la Ley del ISSSTE en el 2008, donde el gobierno federal asumió como deuda el pasivo laboral; el reconocimiento como deuda pública directa de los proyectos de inversión de impacto diferido en el gasto, denominados Pidiregas de Pemex en el 2009, y el pago de pensiones y jubilaciones a cargo de Petróleos Mexicanos (Pemex) en el 2015.

“Los pasivos anteriores suman en total 1 billón 237,371 millones de pesos, equivalentes a 10.7 puntos porcentuales del PIB (...) En el 2015, el SHRFSP representó 45.7% del PIB, el nivel más alto hasta ese momento para este indicador”.

Destaca que tan sólo la deuda bruta del sector público federal creció 14.6% en términos reales, con lo que llegó a representar 43.2% del PIB, mientras que la deuda del gobierno federal creció 11.3% real en comparación con el 2014.

Recordó que las agencias calificadoras aseveraron que la perspectiva de las calificaciones en moneda local y extranjera de México es negativa, con la posibilidad de bajar la calificación en los próximos 24 meses si el nivel de deuda del gobierno general o la carga de intereses aumenta la vulnerabilidad de las finanzas públicas y continúa el bajo crecimiento económico, entre otros factores.

“Es recomendable el uso de métricas que permitan establecer parámetros que impulsen la actividad económica o, en su defecto, tengan el menor impacto negativo, debido a que el nivel de deuda pública se acerca a los criterios identificados por organismos internacionales como prudenciales”.

Se debe definir límite máximo

La ASF planteó la misma recomendación que hizo en el 2011 sobre crear un grupo de expertos en el que participe la SHCP, el Centro de Estudios de las Finanzas Públicas de la Cámara de Diputados y el Instituto Belisario Domínguez del Senado, y que incluya al Banco de México y al Instituto Nacional de Estadística y Geografía para definir conceptualmente y medir cuantitativamente un límite máximo prudencial de sostenibilidad de la deuda pública en el mediano y largo plazos.

En la Cuenta Pública del 2015, la ASF también menciona que los ingresos del gobierno federal siguen siendo insuficientes para sostener el total del gasto del gobierno y la deuda pública.

“El crecimiento económico y los ingresos públicos no han sido suficientes para compensar el crecimiento de la deuda pública, que en el 2014 y el 2015 se encontraron fuera del rango de sostenibilidad, a lo que se suma la volatilidad de los mercados internacionales, la aversión al riesgo y la salida de capitales de los países emergentes”.

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de