segunda vez en tres meses
Reserva Federal sube tasa 25 puntos base
El banco central planea dos alzas más para llevar el rédito a 1.4 %. El mercado laboral estadounidense se ha fortalecido.
La presidenta de la Fed, Janet Yellen, descartó adelantar qué tan gradual será el alza de réditos. Foto: Reuters
relacionadas
compartir

El comité Federal de Mercado Abierto de la Fed (FOMC, por su sigla en inglés) incrementó en 25 puntos base su tasa de referencia, para dejarla en 1%, apoyándose en las condiciones de fortalecimiento que mantiene el mercado laboral y la expansión continua, aunque moderada, de la actividad económica de Estados Unidos.

En un comunicado, el Comité responsable de las decisiones monetarias en Estados Unidos advirtió que esperan ajustes graduales en la tasa en lo que resta del año, pero sostuvo que el sesgo de la política monetaria se mantiene “acomodaticio”.

“El Comité va a monitorear cuidadosamente el desempeño de las expectativas de inflación y las condiciones económicas y eventos que potencialmente podrían cambiar el panorama económico para determinar la oportunidad y el tamaño de futuros ajustes en la tasa de fondos federales”.

Luego, en conferencia de prensa, la presidenta de la Reserva, Janet Yellen, precisó que uno de los eventos que potencialmente podrían cambiar las condiciones económicas podría ser la reforma fiscal que planea ejecutar la nueva administración de Estados Unidos.

Por tratarse del anuncio trimestral, el Comité actualizó sus expectativas de crecimiento, inflación, empleo y tendencia de la política monetaria. Ahí, en los llamados dot –plots, previeron que al cierre de este año la tasa de fondos federales estará en 1.4%, y con ello mantienen la previsión anterior, divulgada en diciembre.

De acuerdo con los dot plots, en lo que resta del año vendrán dos subidas adicionales de tasas, lo que no es un objetivo en sí mismo, aseguró aparte Yellen. Se trata de previsiones de los miembros del Comité, que se realizan en función de un diagnóstico personal de cada uno sobre las condiciones del mercado.

Ahí mismo, previeron que la normalización de los fondos federales continuará dos años más, de manera que en el 2018 la tasa podría estar en 2.1% y, para el 2019, quedaría en 3 por ciento.

Yellen no quiere especular

En la conferencia de prensa programada por tratarse del análisis trimestral, Yellen enfatizó que en la discusión de dos días que sostuvo el FOMC para determinar esta alza, no trataron de elaborar análisis mayores sobre los eventuales cambios que se darían en la política fiscal propuestos por el Presidente Donald Trump y aprobados por el Congreso de EU.

“Algunos miembros del Comité evidenciaron que la posibilidad de que se presenten cambios en la política fiscal podría afectar las previsiones económicas. Pero el Comité en su conjunto no ha pretendido funcionar como un cuarto de guerra para hacer mayor elaboración. En este momento, cualquier análisis y observación sería especulativa”, destacó.

Y descartó que el alza de marzo sea un movimiento preventivo sobre el plan fiscal que pretende aplicar el presidente de EU, Donald Trump, para acelerar la inversión.

Acerca del optimismo observado por los indicadores de consumo e inversión, admitió que sería incierto identificar si el sentimiento detrás de estas decisiones tiene que ver con expectativas futuras.

Destacó que ve un sólido progreso de los objetivos de empleo y estabilidad de precios, que son los objetivos principales de la Fed.

“Si la economía mantiene un progreso como el esperado, sería apropiado mantener subidas graduales de la tasa que permitan llegar a una tasa neutral que es alrededor de 3%”, consideró.

Sobre el Producto Interno Bruto (PIB) de EU y su tendencia, admitió que se trata de un “indicador lleno de ruido” y tomó por ejemplo el dato del crecimiento en el primer trimestre, que, anticipa, será débil; si las decisiones monetarias se asumieran a partir de este indicador, la Fed debería retrasar la subida, expuso.

Sin embargo, al hacer un diagnóstico integral, resulta que los indicadores de empleo e inflación abonan a la pertinencia del aumento de la tasa, aseveró.

Así que el debilitamiento o el fortalecimiento del PIB por sí mismos otorgarían más incertidumbre al ritmo esperado del endurecimiento.

Dependerá de economía

Janet Yellen, presidenta de la Fed, descartó anticipar qué tan graduales serán los próximos movimientos de las tasas, pues “dependerá de la confianza que tenga la Fed sobre la economía, y no tenemos una preferencia particular sobre el nivel de los fondos federales”.

Dijo que la gradualidad de sus movimientos es para analizar el impacto de choques y que les interesa entender los objetivos de las políticas y medir la pertinencia de los movimientos para identificar si están apuntalados por las condiciones de la economía y para que no se conviertan en un obstáculo.

La banquera central negó que se esté presentando una burbuja de activos bursátiles, pero reconoció que, como sucede con los eventos económicos, se tendrá una mejor lectura de los indicadores y tendencias actuales en unos cinco años. Y entonces se podrá aprender de los eventos actuales.

Sobre los precios al consumidor (inflación) de Estados Unidos, que desde noviembre pasado llegaron a 2%, la funcionaria dijo que no es un techo, sino un objetivo para la Reserva Federal.

La minuta de esta reunión será divulgada en la primera semana de abril.

ymorales@eleconomista.com.mx


0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de