afirma en Washington que se evitará contagio en precios
Regresaremos la inflación a 3%, se compromete Carstens
Efectos como el alza de las gasolinas o los movimientos del tipo de cambio son de una sola vez, explica el gobernador.
El gobernadro del Banco de México destacó cómo el Banxico ha tenido que adelantarse a las decisiones de la Fed. Foto: AFP
relacionadas
compartir
Widgets Magazine

Washington, DC. “No me pregunten cómo, pero regresaremos la inflación a la meta de 3%”, aseguró el gobernador del Banco de México, Agustín Carstens.

“Nuestro papel en el banco es prevenir que no se transmita de manera generalizada la presión en precios relativos, de efectos de una sola vez, como la liberalización de precios de gasolinas, o los movimientos cambiarios”, advirtió.

“En la Junta de Gobierno”, agregó, “nos sentimos bastante satisfechos con los resultados logrados hasta ahora. Tenemos que convencer al mercado de que regresaremos a la meta y anclar las expectativas”, y una pieza clave para lograrlo en un régimen de inflación por objetivos, como el que tiene México, es la credibilidad del banco central, aseveró.

En una conferencia organizada por el Brookings Institute, en paralelo a su participación en las Reuniones de Primavera del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial, explicó que desde el 2016, México tuvo que adelantarse a la dinámica de normalización de las tasas de la Reserva Federal (Fed), para enfrentar los retos propios que anticipaban para la inflación mexicana.

“Nosotros hemos tenido que ajustar las tasas mucho más rápido que la Fed, desde el 2016 (...) Debemos tener en mente que para conducir la política monetaria debes reaccionar a los precios del futuro precisamente para evitar transmisión a la economía”, observó.

Se ha logrado incidir en las expectativas de inflación, y al ampliarse el diferencial de las tasas con el de Estados Unidos, los mercados se han movido sustancialmente hacia los activos mexicanos, lo que en el margen ayuda a fortalecer también las expectativas, acotó.

Para muestra, explicó que las expectativas de inflación para este año se encuentran en 5.5%; sin embargo, las del 2018 están alrededor de 3.5%, lo que muestra que el mercado ve el “brinco” de este año como un impacto de una sola vez. Y creen que llegará a la convergencia en el 2018.

“Estamos felices con lo alcanzado, lo que no significa que no estaremos vigilantes”, sentenció.

Espíritus animales, otra vez

El banquero central mexicano aseguró que México se vio impactado, después del resultado electoral en Estados Unidos, y todavía a principios de este año, por los “espíritus animales” que mueven al mercado, cuyo actuar fue “mucho más dramático tras las elecciones de Estados Unidos”.

Los “espíritus animales” es un término acuñado por John Maynard Keynes para describir las decisiones no racionales que suelen tomar los inversionistas en un momento determinado. Carstens ya ha utilizado esta teoría para explicar los ajustes cambiarios que han llevado al dólar a cotizar hasta en 22 pesos.

En la conferencia, se refirió a los choques conjuntos que recibió México al empezar el año, con el inicio de la administración de Estados Unidos; la posición de la nueva administración sobre temas de alto impacto para México como la migración y el Tratado de Libre Comercio de América del Norte; la incertidumbre por la evidente normalización de las tasas de Estados Unidos y la liberalización del precio de la gasolina.

Se presentó un ajuste de portafolio, relató, y tuvimos que mandar la señal de que estábamos preocupados y atentos a esta situación.

El banquero descartó anticipar la magnitud o tendencia de los siguientes movimientos de tasas en México, pues se trata de una decisión en la que él es una voz de cinco.

Se refiere al brexit y al arribo de trump a la presidencia de EU

Recomienda cuidar el diseño de políticas fiscales, financieras y monetarias ante nuevo escenario mundial

Washington, DC. Los resultados electorales de economías avanzadas envían la señal a muchas autoridades de que tienen que cuidar el diseño de sus políticas fiscales, financieras y monetarias y considerar el impacto que tendrán en la población, aseveró el gobernador del Banco de México, Agustín Carstens.

“Creo que hay una señal para muchas autoridades de que tenemos que cuidar los factores de impacto”, puntualizó.

Al participar en una conversación con especialistas del Brookings Institute, respondió sobre su impresión acerca de la irrupción de medidas populistas, como las que resultaron de la votación del Reino Unido para salir de la Unión Europea.

Admitió que tras “el fuerte cataclismo” observado en la economía mundial desde el 2009, las autoridades se concentraron en estabilizar el mercado financiero y mejorar las condiciones de operación macroeconómica.

Pero algunas de aquellas políticas, o las que siguieron para estimular a la economía, generaron efectos que se esparcieron y probablemente no se consideraron, explicó.

En condiciones normales,el impacto se puede medir, pero es mucho más difícil cuando una economía está en shock y es lo que debemos tomar en cuenta seriamente, admitió.

También fue cuestionado sobre la posible renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Enfatizó que hay grandes posibilidades en la revisión al TLCAN, pues en los 23 años que lleva vigente, muchas cosas han pasado. Una de ellas, a nivel mundial, la irrupción de China en la economía global.

Anticipó que podrían presentarse episodios de tensión en el mercado durante la renegociación, pero enfatizó que en la medida que se vaya construyendo el diálogo y definiendo las posiciones de las partes, habrá menor incertidumbre.

Sobre la volatilidad que ha impactado al tipo de cambio desde el resultado electoral, dijo que se ha ido corrigiendo conforme se ha reducido la incertidumbre, pero que no se puede suponer que es resultado de un cambio en la retórica de Estados Unidos.

valores@eleconomista.com.mx

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de