prevé crecimiento de 1.8 desde 1.6%
El mercado mejora expectativa del PIB 2017 de México
LatinFocus han revisado al alza sus proyecciones de crecimiento para el PIB de México para este año, en 0.2 puntos porcentuales en comparación con el pronóstico del mes pasado.

A la luz de una mejora en la dinámica de la actividad económica y de la relajación de las preocupaciones fiscales, los economistas de LatinFocus han revisado al alza sus proyecciones de crecimiento para el Producto Interno Bruto (PIB) de México para este año, en 0.2 puntos porcentuales en comparación con el pronóstico del mes pasado, al pasar de 1.6 a 1.8%, aunque enfatizan el riesgo de una negociación desordenada del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y el aumento del ruido político interno ante el proceso electoral. Para el 2018 esperan una expansión de 2.1 por ciento.

La economía mexicana se resistió a los temores de un duro aterrizaje en la actividad después de que se expandiera 2.7% en el primer trimestre del año, según la estimación preliminar del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), crecimiento que disipó los temores de un duro aterrizaje en la actividad económica lo que, desde el punto de vista de LatinFocus, representó una mejora notable tras 2.4% observado en el último trimestre del 2016, situándose además ligeramente por encima de las expectativas de 2.5% del mercado.

Aunque el efecto calendario de Semana Santa tuvo un impacto positivo en el primer tercio del año, los datos secuenciales ajustados por los patrones estacionales mostraron que el PIB aumentó un sólido 0.6% respecto al trimestre anterior, tras una expansión de 0.7% en el cuarto trimestre del 2016, explica el documento de análisis.

La expansión registrada en el primer trimestre también mostró que los hogares registraron una excelente resistencia frente al incremento de la inflación y a los cambios abruptos en la agenda comercial de Estados Unidos, además de que la confianza de los consumidores siguió en aumento, sostenida también por un mercado laboral robusto e incrementos récords en la llegada de remesas, explicaron los economistas.

El análisis detalla que, en línea con los datos optimistas de los consumidores, el crecimiento en el primer trimestre estuvo liderado por los servicios, aunque el sector industrial casi se estancó, como se refleja en las lecturas a la baja de PMI, lo que se debió a la débil dinámica de la producción industrial, que continúa sufriendo un rezago de la inflación de los costos vinculados al peso y el consiguiente endurecimiento de los márgenes de ganancia para los productores.

En el ámbito fiscal la postura prudente del gobierno significa que debería alcanzar el objetivo fiscal primario de este año, mientras que la rentabilidad de Petróleos Mexicanos, al arrojar casi 90,000 millones de pesos de utilidades en el primer trimestre redujo el riesgo de un shock financiero.

Los panelistas de FocusEconomics explican que la inflación subió de 5.4%, en marzo, a 5.8% en abril, debido al debilitamiento del peso y al alza de los precios de los combustibles y anticipan que el banco central continuará presionado para subir su principal tasa de política a medida que la Reserva Federal de Estados Unidos continúe su ciclo de ajuste y la inflación suba, finalmente pronostican que la inflación finalizará este año en 5.5%, antes de caer a 3.8% a finales del 2018.

luis.caballero@eleconomista.mx

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de