es la tercera alza en el año; sorprende al mercado
Banxico sube tasa a 6.75%; busca contener expectativas de inflación
El argumento de la decisión es evitar contagios al proceso de formación de precios de la economía.

El Banco de México (Banxico) decidió elevar su tasa de referencia en 25 puntos base (pb), de 6.50% previo a 6.75 por ciento. Éste significa el tercer aumento que realiza el banco central en lo que va del año. El primero de ellos en febrero, de 50 pb y el segundo en marzo, de 25 pb.

Asimismo, es la quinta alza consecutiva y la novena que realiza desde diciembre del 2015, cuando movió la tasa de 3.00%, mínimo histórico y donde se mantuvo desde junio del 2014, a 3.25% por ciento.

En total, el Banco de México ha subido el precio del dinero en 375 pb.

Así, con el objetivo de “evitar contagios al proceso de formación de precios de la economía, anclar las expectativas de inflación y reforzar la contribución de la política monetaria al proceso de convergencia de la inflación a su meta”, el Banxico decidió aumentar su tasa de interés interbancaria a un día.

En su tercer anuncio de política monetaria del año, el organismo a cargo del gobernador Agustín Carstens, advirtió que la inflación sigue mostrando una trayectoria al alza y prevé que en los próximos meses continúe viéndose afectada, “en particular por el incremento en las tarifas de autotransporte y de algunos productos agropecuarios, lo que se añade a los ajustes que se deriven aún de la depreciación acumulada del tipo de cambio real, así como del impacto transitorio del incremento en los precios de los energéticos”.

Aunado a lo anterior, el organismo espera que durante este año, la inflación se ubique “considerablemente por encima de la cota superior” del intervalo que tiene de 3 +/- 1 punto porcentual, pero augura que a finales del año retome una trayectoria convergente al objetivo.

El Banxico precisó que seguirá de cerca la evolución de todos los determinantes de la inflación y sus expectativas a corto y mediano plazo.

Con respecto a este punto, destacó el tipo de cambio y los incrementos en los precios de los energéticos.

De igual manera, asegura que se mantendrá atento al desarrollo de la “posición monetaria relativa entre México y Estados Unidos y a la evolución de la brecha del producto”.

A pesar de que la actividad económica mundial y los mercados financieros muestran una recuperación, al mismo tiempo que el peso se ha apreciado respecto a los niveles que alcanzó a inicio del año, el Banxico advierte que aún existe incertidumbre.

Por otro lado, precisó que durante el primer trimestre del año, la economía siguió expandiéndose a un ritmo similar al de los últimos tres meses del 2016, destacando la demanda externa y el consumo privado; no obstante, se observó una debilidad en la inversión, tanto pública como privada, debido por la incertidumbre sobre el futuro de la relación entre México y Estados Unidos.

Sorprende

Previo al anuncio de la decisión de política monetaria, algunas instituciones preveían que el Banxico mantuviera su tasa de interés en 6.50 por ciento.

Una de ellas fue el Grupo Financiero Ve por Más, el cual, luego de conocer el anuncio, considera que difícilmente el banco central no realilizará el sexto aumento al hilo en junio, debido a que las probabilidades apuntan a que la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos “ajustará la tasa de referencia en 25 puntos base”.

Así precisa que el Banxico podría aumentar su tasa de referencia otra vez en 25 puntos en el escenario más agresivo. Asimismo, prevé que para el 2018 el Banxico tendrá margen para dejar de seguir a la Fed, dados los ajustes que ya realizó en su tasa.

Por otro lado, otras de las entidades que fallaron en su pronóstico fue Grupo Financiero Monex, que señaló que el tono del comunicado fue más hawkish (restrictivo) respecto del anterior y con “los miembros de la Junta de Gobierno mostrando mayor preocupación por las presiones” que puedan ejercer los precios de los energéticos, la depreciación del tipo de cambio y la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

De esta manera, el grupo financiero prevé que se mantenga la política monetaria restrictiva y que, para la siguiente junta del 22 de junio, se registre un nuevo incremento de un cuarto de punto porcentual.

Contracorriente

Contrario al consenso del mercado, BBVA Bancomer, fue uno de los pocos que consideraban posible el incremento en la tasa objetivo de Banco de México.

Carlos Serrano, economista en jefe de la institución financiera, consideró que el ciclo alcista de tasas estaría llegando a su fin, augurando que en junio, con otro incremento de 25 puntos base, la tasa finalice en 7.00% donde se mantendría hasta el tercer trimestre del 2018, para después empezar a bajar y llegar a 5.50% en el 2019.

Este pronóstico queda sustentado, agregó, en que aunque las expectativas de inflación están más bajas que en enero, en fechas recientes ha habido repuntes.

“Además, el mejor desempeño de la economía durante el primer trimestre hace que un aumento de 0.25 puntos porcentuales no tenga un efecto importante de desaceleración. Si la economía hubiese tenido un desempeño menor, quizá hubiera sido más complicado anunciar un incremento de tasa”, indicó.

Por su parte, Citibanamex, otra de las entidades que sí anticipó el alza de este jueves también prevé que en junio el Banxico vuelva a subir su tasa en un cuarto de punto y repita esta acción en su reunión de septiembre, en línea con la Fed, para terminar el año con una tasa de referencia sobre 7.25 por ciento.

ana.martinez@eleconomista.mx

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de