Banxico sube tasa a 7%, con incremento de 25 puntos base
“El nivel alcanzado es congruente con el proceso de convergencia eficiente de la inflación al objetivo de 3%”: Banxico.

Con un voto en contra, la Junta de Gobierno del Banco de México incrementó este jueves la tasa de fondeo interbancario en 25 puntos base para dejarla en 7%, un nivel no visto desde marzo del 2009.

Además, anunció que ese nivel de la tasa “es congruente con el proceso de convergencia eficiente de la inflación al objetivo de 3%”, y a decir de los analistas se trataría del último incremento de tasas de la era Carstens, como lo aseguró el editor del boletín financiero Top Money Report, Guillermo Barba.

El argumento de la Junta dice que “con el incremento anunciado y tomando en cuenta la naturaleza transitoria de los choques que han impactado en las cifras de inflación, la información con la que actualmente cuenta, el horizonte de tiempo en el que operan cabalmente los canales de transmisión de la política monetaria, así como las previsiones que se tienen sobre la economía, el nivel alcanzado en la tasa de referencia es congruente con el proceso de convergencia eficiente de la inflación al objetivo de 3 por ciento”.

En el comunicado, la Junta recuerda que “las medidas de política monetaria inciden con un rezago considerable sobre el comportamiento de la inflación”. Destacaron que es todavía más relevante la dinámica de la inflación de corto plazo, cuando ha estado muy influida por choques que se consideran de naturaleza transitoria.

Gabriel Casillas, director adjunto de Análisis Económico de Grupo Financiero Banorte, ha explicado a El Economista que el tiempo que tarda en actuar un movimiento de las tasas de interés sobre las expectativas de inflación va de siete a ocho meses. A eso se refiere la Junta cuando dice que las medidas de política monetaria inciden con rezago considerable.

El alza de 25 puntos base anunciada ayer es la séptima consecutiva que dirige la Junta de Gobierno, y la cuarta en lo que va del año; en todas ha participado de la decisión el gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, quien dejará la Junta del Banxico a fines de noviembre para dirigir al Banco de Pagos Internacionales.

Expectativas ancladas

De acuerdo con el comunicado del anuncio, “en un marco de política monetaria con base en objetivos de inflación, lo toral es el anclaje de las expectativas de inflación en el mediano y largo plazo, lo cual se ha venido logrando”.

En la presentación del Informe Trimestral, el gobernador Agustín Carstens precisó que las expectativas de inflación para un lapso de cinco a ocho años se mantienen ancladas.

Según los resultados de la encuesta de expectativas del sector privado al mes de junio, el pronóstico de inflación se encuentra en 5.90% para el cierre del año, y para el próximo en 3.88% es decir, dentro del rango permisible y no han sufrido mayor afectación pese al impacto transitorio del alza del precio del combustible y el traspaso del efecto cambiario a precios.

Menor presión cambiaria

En el comunicado, la Junta consigna que desde la última decisión de política monetaria las condiciones en los mercados financieros nacionales continuaron mejorando.

“La cotización del peso redujo su volatilidad y registró una apreciación considerable”. Aludieron al incremento de las tasas de interés de corto plazo, como un avance de las acciones de política monetaria esperadas. Mientras que las de largo y mediano plazo disminuyeron con el mismo parámetro.

Tanto la menor volatilidad del peso como la reducción de las tasas, contribuyeron a favorecer un descenso adicional en la curva de rendimientos.

Todo, resumieron, “se ha reflejado en mayores posiciones largas en pesos a través de diferentes instrumentos y en una mayor inversión de extranjeros en valores gubernamentales emitidos en moneda nacional”.

Tono Dovish

La dosis de los incrementos en las tasas dirigidas en el 2017 se ha moderado de los 50 puntos base que impusieron en febrero, a las tres de 25 puntos que se presentaron en cada anuncio de marzo, mayo y junio.

Analistas del fondo de inversión Bulltick; Goldman Sachs; Nomura Securities, coinciden en que esta menor dosis en el aumento de la tasa y el tono del comunicado, envían la señal de una posición dovish, “que sugiere el fin del ciclo alcista”.

Para Kathryn Rooney Vera, estratega en Bulltick Capital Markets, el próximo movimiento monetario será de un recorte de tasa, seguramente hasta el 2018, pues considera que las expectativas son un riesgo neutral para la inflación de largo plazo.

Desde Nueva York, Alberto Ramos, economista de Goldman Sachs, refiere que en el comunicado la Junta del Banxico vuelve a enfatizar el seguimiento que dará al próximo movimiento de la Fed e indica que el mismo Comité Federal de Mercado Abierto, el FOMC, enfatizó que el retiro del estímulo monetario seguirá a un ritmo gradual.

Junta dividida

Desde Wall Street, Benito Berber, economista para México, escribió que en la minuta de la reunión monetaria del 18 de mayo, sólo dos miembros de la Junta de Gobierno consideraron que el Banxico debe continuar su tono hawkish y enfatizó la relevancia de dar seguimiento a la decisión de la Fed.

Con el anuncio de ayer, continúa la cuenta regresiva para la era Carstens de la política monetaria, pues le restan tres anuncios monetarios para participar como Banquero central de México.

Condusef prevé créditos más caros por alza en tasas

Ahora que el Banco de México (Banxico) ha colocado ya la tasa de interés de referencia en 7% desde 3% de diciembre del 2015, la Condusef consideró que algunos tipos de crédito, en especial los de consumo, tenderán a ser un poco más caros.

En entrevista, el presidente de la dependencia, Mario Di Costanzo, precisó que serán sobre todo financiamientos como los obtenidos a través de la tarjeta de crédito, y los de nómina, los que subirán de precio. De hecho los primeros ya han registrado algunos ajustes al alza a lo largo del año.

En contraparte, expuso, en los créditos hipotecarios (cuya tasa promedio es de 10%) se contendrá un poco más el impacto del alza de tasas.

“Si hacemos un recuento de cómo ha evolucionado la tasa de referencia, ha pasado de 3 a 7%, más de 100 por ciento. Esto seguramente, como lo hemos visto, va a repercutir en los niveles de tasas, no en 100% desde luego, pero ya lo vemos”, detalló.

Agregó: “Veíamos ya algunos cambios sobre todo en crédito al consumo, en tarjetas de crédito, que sin lugar a dudas van a tener que aumentar aunque sea ligeramente en el segundo semestre del año. Creo que todavía el sector hipotecario, los créditos hipotecarios, van a reaccionar más lento en cuanto a este incremento”.

Nómina, por las nubes

El funcionario pronosticó que el alza en productos como la tarjeta de crédito y los créditos de nómina sea de entre 1.00 y 1.5% en los próximos meses, pero en el acumulado de todo el 2017 sería de entre 2.0 y 2.5 por ciento. “Si hoy el crédito de nómina está en promedio en 24%, yo creo que en promedio va a subir entre 26 y 27 por ciento”.

En este sentido, el presidente de la Condusef recomendó a los usuarios de servicios financieros cuidar mucho su endeudamiento ante el alza en el costo del crédito.

“Si vamos a obtener un crédito para consumo, que este consumo esté planeado, que sea verdaderamente algo que necesitamos o requerimos, si va a hacer en nuestra tarjeta hay que tratar de ser totaleros, si no somos totaleros, pues pagar más del mínimo porque con el incremento en la tasa, vamos a tardar más en pagar lo que tengamos que pagar”, enfatizó. (Con información de Edgar Juárez)

ymorales@eleconomista.com.mx

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de