depreciación acumulada del peso, la presión
El máximo de inflación, entre julio y septiembre: GS, BofA y Finamex
Alza en tasas de interés apoyará descenso de los precios; en cuarto trimestre comenzará tendencia bajista.
relacionadas
compartir
Widgets Magazine

El punto más alto de la inflación podría alcanzarse entre julio y septiembre, de acuerdo con previsiones de analistas de Goldman Sachs (GS), Bank of America Merrill Lynch (BofA) y Finamex Casa de Bolsa.

Salvo que se presenten choques imprevistos en la cotización del peso frente al dólar o bien en los precios de productos agrícolas se espera que la inflación alcance su máximo entre julio y agosto, coincidieron.

Por separado, el economista para América Latina en Goldman Sachs, Alberto Ramos, argumentó que el peso parece estar “bien anclado”, aunque sujeto a choques por el rumbo que puedan tomar las discusiones para la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del norte.

Más allá de este factor, el estratega advierte que la inflación entrará en una tendencia a la baja para el cuarto trimestre de este año.

Aparte, el economista en jefe para México y Canadá de Bank of America Merrill Lynch, Carlos Capistrán, explica en conversación que de acuerdo con sus modelos económicos, alimentados por el seguimiento a los precios de productos de la central de abasto y tiendas departamentales, “casi todo dice que la inflación empieza a bajar”.

“Parece que los subíndices ya están cerca de dejar de crecer y en nuestros modelos se anticipa que en agosto, a lo mejor en septiembre, se alcanzará el pico de la inflación y empezará a bajar”, matiza.

En junio se formalizó el alza del precio del pasaje del tren suburbano que conecta a la ciudad de México con el Estado de México y en julio inició la del peaje, lo que también podría tener impacto en la inflación, retrasando la llegada al techo o punto más alto de la variación de precios.

Enero bajará por efecto aritmético

Guillermo Aboumrad, director de Estrategia de Mercado en Finamex Casa de Bolsa, anticipa que con mayor seguridad, en enero se observará una baja importante en la inflación por el efecto estadístico.

“En enero se quita el efecto base de la inflación por gasolinas”, dijo Capistrán. Detalla que lo que impulsará a la inflación en julio y agosto será la depreciación aún acumulada del peso. No obstante, acota que como el Banco de México subió las tasas este año, estos movimientos también incidirán en que la inflación comience a bajar.

Para el estratega de Finamex Casa de Bolsa, la proporción del alza que mantiene la inflación del precio de mercancías puede ser un indicador de la presión cambiaria acumulada que sigue transmitiéndose.

Al revisar la información del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, se puede observar que durante el año pasado la variación al alza de la inflación mensual de mercancías avanzaba en proporciones de 10 a 20 décimas de punto mensuales.

No obstante el tamaño de la presión cambiaria en mercancías, comenzó a disminuir desde febrero de este año cuando la variación mensual continuó cerrándose hasta llegar a un alza de apenas 4 décimas entre mayo y junio cuando pasó de 6.29 puntos a 6.33% reportado recientemente.

Desde junio, los analistas citados de UBS y JPMorgan previeron que ya era observable una menor presión del tipo de cambio sobre los precios de mercancías, que podría ser un indicio de la desaceleración del passthrough.

ymorales@eleconomista.com.mx

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de