Es un Paquete con acento Federalista: Meade
Casi 30% del gasto total será para deuda y pensiones
Ante la presión que representan para las finanzas públicas, el gobierno apenas tuvo un margen para recortar $28,300 millones de pesos.
relacionadas
compartir
Widgets Magazine

Para el próximo año, los recursos que se destinarán al pago de pensiones y el costo financiero de la deuda —intereses y comisiones que se generan por el endeudamiento del gobierno— absorberán 28% del gasto neto del sector público, con un total de 1 billón 457,179 millones de pesos.

Esta cantidad es el porcentaje más alto que se haya registrado en la actual administración; en el 2012 estos rubros apenas representaban 19% del gasto neto total.

De acuerdo con información de los Criterios Generales de Política Económica del 2018, el gasto en pensiones será por 793,700 millones de pesos, un incremento real de 5.2%, respecto del presupuesto aprobado en el 2017.

Del monto total, 69.2% se destinará al pago de pensiones del IMSS y del ISSSTE; 21.8% a Pemex, y 9% para las pensiones y jubilaciones del gobierno federal.

“La población en edad de pensionarse en el 2018 será aproximadamente de 9.1 millones de personas, y para el 2040 la cifra llegará a 19.5 millones, 2.1 veces más. Ello implica mayores gastos en pensiones y salud, que plantean retos de consideración para las finanzas públicas del país”, refiere el documento.

Indica que para este año dicho gasto representará 3.5% del Producto Interno Bruto (PIB), pero para el 2022 se elevará a 4% del PIB.

Costo financiero, al alza

Al costo financiero de la deuda se destinarán 663,479 millones de pesos, un aumento de 10.6%, en términos reales y respecto a lo que se espera destinar para el cierre de este año.

Este dinero supera el presupuesto establecido para las secretarías de Educación Pública, Salud y de Desarrollo Social, pues entre las tres suman un total de 504,023 millones de pesos.

“El pago de intereses de deuda es lo más preocupante, porque no necesariamente son recursos que se quedan en el país. Lo que estamos viendo es que la estrategia de endeudarse está absorbiendo mayores recursos, y se están sacrificando ramos administrativos básicos como educación, salud y desarrollo social”, expuso José Luis de la Cruz, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico.

Mariana Campos, coordinadora del programa de gasto público y rendición de cuentas de México Evalúa, criticó que el gasto en el pago de intereses de deuda también sea mayor al que se destinará a inversión física, el cual será por 548,984 millones de pesos.

“Parte del presupuesto que se destina a la inversión física se manda a fideicomisos, los cuales tienen poca transparencia en el seguimiento de los recursos. Tan sólo en el 2016, del gasto de inversión física, 147,000 millones de pesos se fueron a fideicomisos, de los cuales no se sabe cuándo se ejercieron realmente”.

En el 2017, el costo financiero de la deuda representa 2.7% del PIB y en el 2018 será de 2.9%, mientras que el gasto en inversión física representa en este año 2.8% del PIB y para el 2018 será de 2.5 por ciento.

Absorben 93% del ISR

Héctor Villarreal, director general del Centro de Investigación Económica Presupuestaria (CIEP), comentó que son tan altos los recursos que se destinarán al costo financiero de la deuda y a pensiones que absorberán 93% de la recaudación que se espera obtener del Impuesto sobre la Renta (ISR).

La iniciativa de Ley de Ingresos de la Federación proyecta que del ISR se obtengan ingresos de 1.5 billones de pesos, y entre costo de la deuda y pensiones suman recursos por 1.4 billones de pesos.

“Realmente lo que le queda de margen de maniobra al gobierno federal ya es muy poco. Entonces, en términos reales se ven reducciones en infraestructura o educación y como porcentaje del PIB que caen demasiado (...) El tono de la presentación del Paquete, donde dicen que se logró la consolidación fiscal y se amplió el espacio fiscal, es mentira”, acusó Villarreal.

Otro rubro que implicó que se elevara el gasto neto del sector público fueron las participaciones que se entregan a estados y municipios, ya que recibirán 806,516 millones de pesos, un incremento real de 3.7%, respecto de lo que se aprobó en el 2017.

“Los estados tendrán un exceso de ingresos debido al incremento de la recaudación tributaria. Habrán de recibir recursos en exceso a los que recibieron el año pasado por 28,402 millones de pesos, lo que permite señalar que el Paquete tiene sin duda un acento federalista”, dijo José Antonio Meade, secretario de Hacienda, en el momento que entregó el Paquete Económico a la Cámara de Diputados.

elizabeth.albarran@eleconomista.mx

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de