Chiapas y oaxaca, los más afectados
Moody’s descarta que terremoto impacte en PIB
Los dos estados sureños representan apenas 7.6% de la población y 3.3% de la actividad económica.
Se estima que el temblor dejó 98 pérdidas humanas. Foto: Cuartoscuro
relacionadas
compartir
Widgets Magazine

La agencia calificadora Moody’s descarta que el terremoto que impactó a México el pasado 7 de septiembre pueda tener algún efecto severo en la actividad económica, lo que se reflejaría en el Producto Interno Bruto (PIB).

“No esperamos que el temblor tenga un impacto severo en el nivel total de la actividad económica del país y el valor monetario del daño en propiedades será bastante limitado”, consideró.

Además, las entidades que resultaron afectadas, Oaxaca y Chiapas, representan 7.6% de la población total de México y 3.3% del PIB, acotaron.

En un comunicado afirmaron que, a diferencia de este sismo, el de 1985 causó daños equivalentes a 2.4% del PIB.

Enfatizaron que “los estados mexicanos que fueron golpeados por el temblor pueden enfrentar presiones de liquidez de corto plazo, mientras que bancos, aseguradoras y la cartera RMBS que calificamos, tienen una baja exposición directa al área afectada”.

La agencia destaca que “aun cuando el temblor generó un saldo trágico de pérdidas humanas de, al menos, 98 muertos, el efecto quedó básicamente limitado a los estados costeros de Oaxaca, cuya calificación es Ba3 Negativa; Chiapas que tiene una nota Ba2 Negativa y en menor medida, Tabasco (Ba1 Negativa).

A la par del comentario, la agencia emitió un análisis sobre el efecto crediticio positivo que tiene el proyecto de presupuesto de México, para los estados mexicanos.

Ahí, la analista Roxana Muñoz consigna que el proyecto de presupuesto para el 2018 refleja un incremento moderado de 4% en las transferencias federales totales a las entidades federativas, lo que es “un factor crediticio positivo para los estados mexicanos”.

“Moody’s considera que, de aprobarse el presente proyecto de presupuesto, el incremento esperado en las transferencias federales mitigará parcialmente las presiones financieras debido a que el 2018 es un año electoral”, matizaron.

Generalmente, las entidades registran incrementos en el gasto operativo durante años de elecciones y podrían ajustar el gasto de capital de conformidad con las menores transferencias federales por convenio que recibirían en el 2018, argumentaron.

Pero hay riesgos

Los analistas de la agencia argumentan que, en promedio, las transferencias federales representan alrededor de 90% de los ingresos totales de los estados mexicanos, por lo que esperan que dicho incremento “evite parcialmente un aumento en los déficits financieros y de la ajustada liquidez de los estados, especialmente en un año en el que se llevarán a cabo elecciones federales, estatales y municipales”.

El análisis de la agencia concluye que este aumento de transferencias aliviaría parcialmente las presiones fiscales.

Sin embargo, dado el gasto incremental y las nuevas regulaciones que establecen restricciones para el acceso a la contratación de deuda de largo plazo, los indicadores de liquidez se podrían deteriorar como resultado del financiamiento de los déficits a través de pasivos de corto plazo. Es decir, proveedores o deuda de corto plazo, a los que tendrán que estar atentos.

ymorales@eleconomista.com.mx

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de