del 2013 al 2016 se hicieron cambios en materia tributaria a nivel global
Se debe avisar de las modificaciones en las disposiciones legales por BEPS
Entre las 15 acciones que lo componen sobresalen los precios de transferencia en lo que se refiere a la regulación, documentación y reportes de información; se han logrado reglas más claras para hacer frente a la base erosionada.
Molina Chie indicó que habrá cierta resistencia a las modificaciones que se generan por la implementación. Foto EE: Hugo Salazar
relacionadas
compartir
Widgets Magazine

Con las modificaciones que se han hecho a las disposiciones legales en materia tributaria, las autoridades deben avisar a los contribuyentes de estos cambios, afirmó Óscar Molina Chie, administrador general de Grandes Contribuyentes del Servicio de Administración Tributaria (SAT).

Durante su participación en el séptimo Foro de Precios de Transferencia, organizado por la Federación de Colegios de Economistas, el administrador general de Grandes Contribuyentes indicó que habrá cierta resistencia a las modificaciones que se generan debido a la implementación del Plan de Acción contra la erosión de la base imponible y el traslado de beneficios (BEPS, por su sigla en inglés), por lo cual es importante darle la difusión adecuada.

“Habrá que enfatizar que ya están en vigor, las autoridades deben hacer la publicidad correspondiente (...) y creo que el SAT debe difundirlas y recibir retroalimentación para trabajar mejor”, precisó.

El plan de acción BEPS fue presentado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) en el 2013, con el fin de evitar la doble tributación, la evasión fiscal y las prácticas fiscales agresivas.

Óscar Molina Chie hizo hincapié en que el Plan BEPS se originó tras varios estudios de la OCDE que dieron cuenta que diversas empresas multinacionales crecen y se desarrollan en un lugar pero reportan sus utilidades en otra jurisdicción.

“El fenómeno de erosión es importante porque pone en riesgo la soberanía de los países y, por otro lado, empieza a ser inequitativo porque las empresas locales —aquellas que tienen sus operaciones en una sola jurisdicción— tienen poca posibilidad de competir con aquellas empresas que logran una ventaja fiscal y por ende obtienen más beneficios que aquellas que son locales. No es un tema de competencia económica, sino que tiene su origen en una situación fiscal”, aseveró.

Agregó que entre las 15 acciones que componen el BEPS, lo que más sobresale es la cuestión de los precios de transferencia en lo que se refiere a la regulación, documentación y reportes de información.

Además, aplaudió la labor de la OCDE ya que del 2013 al 2016 logró implementar las modificaciones en materia tributaria de manera global, logrando que las reglas sean más claras para que las autoridades hagan frente a la base erosionada.

“Creo que en México hemos estado muy activos y participantes en este tema desde el inicio. Estoy convencido de que el hecho de que se haya realizado de manera multilateral favorece al contribuyente pero también a la autoridad”, declaró.

En precios de transferencia, añadió, 
México ya dio paso a la implementación de las entregas de información al programa y ya se modificaron las disposiciones legales en materia de recepción de información.

Los precios de transferencia son los costos a los que una empresa transfiere bienes físicos e intangibles o presta servicios a empresas asociadas. De acuerdo con la OCDE, determinan en gran parte los ingresos y gastos y, por lo tanto, las ganancias imponibles de empresas asociadas en diferentes jurisdicciones fiscales.

La importancia que dan los fiscos a esta actividad se debe a que, por las condiciones en las que se puede operar, hay posibilidad de que si todos los gastos de un grupo empresarial se originan en un país que tiene una carga fiscal alta y la venta se produce en otro que no tiene imposición o que tiene una menor carga fiscal, el beneficio obtenido no estará pagando impuestos o se ingresará una cantidad menor de la que la ley exige.

Para prevenir lo anterior, la OCDE indica los precios o márgenes de ganancias en operaciones realizadas entre compañías controladas.

No habrá prórroga en declaraciones informativas

Por su parte, Carlos Pérez Gómez Serrano, administrador central de Fiscalización de Precios de Transferencia del SAT, informó que en las próximas semanas los contribuyentes podrán conocer los formatos, herramientas y preguntas frecuentes para realizar sus declaraciones informativas.

Agregó que la autoridad fiscal no dará ninguna prórroga a los pagadores de impuestos para presentar sus declaraciones informativas y recordó que tienen hasta el 31 de diciembre de este año para presentarlas.

El mes pasado, la Procuraduría de la Defensa del Contribuyente adelantaba que si el SAT no ponía a disposición de los contribuyentes, a través de su portal de Internet, los formatos, la herramienta tecnológica y el instructivo para realizar las declaraciones informativas en materia de precios de transferencia, pediría una prórroga.

Como parte del plan de acción BEPS, en México las empresas multinacionales estarán obligadas a hacer tres declaraciones (maestra, local y país por país), con las cuales el SAT corroborará que no incurran en estrategias fiscales agresivas y que las transferencias hechas entre las empresas de un grupo no sean susceptibles de delitos fiscales.

ana.martinez@eleconomista.mx

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de