Si el precio no repunta, las inversiones no se reactivarán
Después de la fuerte caída, ¿vendrá el repunte para el petróleo?
Se estima que la demanda mundial de petróleo creció 0.95 millones de barriles diarios en 2014, dato mayor al esperado por el consenso. Esta mejora en la proyección estuvo influenciada por el aumento de la demanda por parte de los Estados Unidos y China.
Sala de Inversión
Ene 22, 2015 |
9:52
Foto: Reuters

Desde que la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) decidió en el pasado mes de noviembre no reducir su oferta, el precio del petróleo WTI acumula pérdidas del orden de 35 por ciento.

Antes de la caída generalizada de la cotización, el commodity ya se encontraba presionado por la debilidad de la demanda mundial, la creciente iniciativa de Estados Unidos por alcanzar el autoabastecimiento y a negativa de la OPEP en reducir la producción, condiciones que aceleraron la debacle en el mercado de los hidrocarburos.

Productores de la organización, como Venezuela, Irán y Emiratos Árabes Unidos, fueron fuertemente golpeados por la caída del crudo, como también los productores no pertenecientes a la organización que recibieron el impacto en sus economías. Un claro ejemplo es Rusia. La mayor parte de ellos se vieron obligados a recortar el gasto de capital y el número de equipos de perforación reduciendo la presión sobre el commodity.

El exceso de oferta actual, principal motor del descenso en el precio del petróleo, es de alrededor de dos millones de barriles por día, menos de 2% del consumo mundial.

Se estima que la demanda mundial de petróleo creció 0.95 millones de barriles diarios en 2014, dato mayor al esperado por el consenso. Esta mejora en la proyección estuvo influenciada por el aumento de la demanda por parte de los Estados Unidos y China.

Además se prevé que la producción petrolera estadounidense sea en promedio de 13.81 millones de barriles diarios en 2015, lo que indica un más lento crecimiento, casi 0.95 millones de barriles diarios en forma interanual. Este dato fue revisado a la baja por 100,000 de barriles diarios en comparación con la estimación del mes de diciembre.

La oferta de crudo de países no pertenecientes a la OPEP para 2015 se proyecta a la baja. En tanto, la producción de los miembros del organismo se proyecta en 28.8 millones de barriles diarios, casi 0.1 millones de barriles diarios menor desde su última revisión.

Los inventarios de petróleo de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) en noviembre fueron mayores al promedio de los últimos cinco años. Esto indicó una sobreproducción de 38.2 millones de barriles diarios, mientras que las reservas se mantuvieron en 17.9, por debajo del promedio. En términos de días de cobertura, las existencias de la organización se situaron 58.7 días por encima del promedio.

La proyección de crecimiento mundial realizada por el Fondo Monetario Internacional (FMI) fue recortada desde 3.8% en 2014 a 3.5% en 2015 y de 4% a 3.7% para el próximo año por efecto de la deflación que amenaza a Europa y a los países asiáticos, junto con la desaceleración del crecimiento de China y el retroceso de algunos países latinoamericanos exportadores de petróleo como Argentina y Brasil. Esta disminución en las estimaciones podría traer aparejado una merma en el precio del crudo aún mayor o al menos la estabilidad en torno al precio actual.

Antes de conocerse que el Producto Interno Bruto (PIB) del cuarto trimestre de 2014 de China superó las expectativas del consenso (ubicándose en 7.4%), la OPEP había estimado un aumento de la demanda del petróleo en 0.31 millones de barriles diarios. El crecimiento chino de este año podría impulsar la cotización del commodity por ser uno de los principales importadores de crudo en el mundo.

Según estimaciones de la Agencia Internacional de Energía (IAE), China representará 11% de la demanda mundial de petróleo para 2015, en comparación de 21% de Estados Unidos.

Es factible que los Estados Unidos no reduzca su producción debido a sus proyecciones de autoabastecimiento y la OPEP mantenga la producción por encima de su techo el cual está fijado en 30 millones de barriles diarios. Hoy en día la extracción es de 30.48 millones de barriles diarios.

Asimismo, Irán declaró que no reducirá su oferta de petróleo y que es bastante fuerte como para sostener una caída de la cotización del commodity aún más pronunciada (incluso si operase a 25 dólares por barril). Sin embargo, el país informó a los medios que junto con Venezuela han llamado a la OPEP (exportador de 40% del petróleo mundial) a apoyar la recuperación de los precios.

El ministro de petróleo de Arabia Saudita declaró que su país, que posee 25% de las reservas mundiales de hidrocarburos, no recortará la producción incluso si el precio del crudo cae a 20 dólares por barril.

La decisión de Arabia Saudita en no reducir su oferta en parte muestra intereses políticos. Los precios más bajos dañan a los productores estadounidenses de gas y petróleo no convencional, lo que aumenta su cuota en el mercado. De esta manera, intenta desarticular a la mayor parte de los competidores, los cuales no pueden sostenerse a esos precios.

Otros factores políticos influyen, como las sanciones contra Irán, Rusia y las guerras civiles en Irak y Libia.

Uno de los factores en el exceso de oferta actual es el aumento de 800,000 barriles por día en la producción de Libia como resultado de la reapertura de las terminales de exportación.

La OPEP no da indicios de un posible recorte de la oferta. Esta decisión fue tomada en la última reunión de noviembre de 2014 y la próxima junta de la organización está pactada para junio de este año. Es decir, que hasta el primer semestre se prevé que el precio y la producción se mantengan en niveles cercanos a los actuales. Esto coincide con la curva de futuros del WTI, que muestra una tendencia positiva a partir de 2015 y se extendería hasta el 2021, donde el precio se estabilizaría alrededor de los 68 dólares por barril.

Bajo este contexto, el mercado no espera una recuperación de los precios del crudo en el corto plazo, pero si un cambio de panorama podría ser alentador para algunos productores. De seguir con esta tendencia bajista, la inversión de proyectos más costosos, como exploración, perforación y explotación, podrían retrasarse.

El petróleo deberá recuperarse para ser rentable para la mayor parte de los exportadores dado que a precios tan bajos no es favorable extraerlo y hasta podría llevar a la quiebra de grandes empresas del sector que tienen altos costos para producirlo. Es más, si el precio no repunta en el corto plazo no se reactivarán las inversiones.

fondos@eleconomista.com.mx

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de