Ante volatilidad
La estrategia será conservadora
La incertidumbre en los mercados también plantea desafíos para las empresas de gestores de fondos.
Alba Servín
Ene 11, 2017 |
11:49
Foto: Shutterstock

Los cambios económicos, políticos y sociales que vivió el mundo durante el 2016 dificultaron el escenario para los mercados en el 2017, por lo que se prevé que el entorno que enfrenten los fondos de inversión en México se vea complicado.

En entrevista para El Economista, José Ángel Montaño, analista sénior de Moody’s México, explicó que la perspectiva es que la industria de fondos en el país se mantendrá bien posicionada y para minimizar los efectos de la volatilidad, optarán por una estrategia más conservadora.

“Históricamente, una de las principales características de los inversionistas mexicanos es su aversión al riesgo, todavía hay muy pocos que invierten en renta variable y que tienen exposición en fondos de largo plazo, por lo tanto, esto se traducirá en una estrategia más conservadora de forma general”, destaca.

“Los fondos de inversión van a reducir la exposición de sus portafolios en la medida de lo posible, van a concentrarse en activos menos riesgosos, en este caso serían bonos del gobierno mexicano o incrementar la posición en instrumentos muy líquidos de alta calidad crediticia”, mencionó.

En opinión del especialista, el principal factor que estará moviendo el pulso de los mercados y las inversiones serán los anuncios de movimientos de tasas que haga la Reserva Federal de Estados Unidos, los cuales se prevé serán tres durante el año.

“Si la Fed sube las tasas el mercado estaría esperando que las tasas en México reaccionen de la misma manera, y esto en el corto plazo tiene un impacto en la valuación de los fondos, pero también tienes activos que te generarán un mayor rendimiento”, alerta.

Los riesgos de Trump

Montaño indica que el potencial de los fondos de inversión en México es enorme, por lo que en un escenario de incertidumbre ante la llegada del nuevo presidente estadounidense, Donald Trump, los portafolios limitarán su exposición al riesgo.

“Periodos de volatilidad los vamos a seguir teniendo para el 2017 y a esto hay que adicionarle las políticas que se tomen por parte del gobierno de Estados Unidos, una vez Donald Trump tome el poder, obviamente esto traerá presiones adicionales a los mercados y mayor complejidad para los manejadores de fondos”, explicó el especialista.

“El potencial de crecimiento (de los fondos) es enorme, no estamos esperando una debacle o crisis, simplemente un entorno complicado donde los administradores de los fondos van a tener que actuar en consecuencia, siendo más selectivos en el tipo de inversiones que realicen”.

Un documento difundido por Moody’s informa que, entre los gestores de activos, se espera que el rendimiento del fondo de bonos a largo plazo se vea afectado en el corto plazo. En los fondos de renta fija, los inversionistas buscarán protección en los productos de corta duración, que se consideran un “refugio seguro”.

Agrega que estos vehículos de inversión están altamente concentrados en instrumentos del gobierno mexicano y cesiones temporales (repos), además de que la fuerza de crédito de estas carteras seguirá siendo fuerte.

Finalmente, advierten que México seguirá creciendo, pero a un ritmo más lento que en años anteriores, gracias a la volatilidad del mercado y a un desarrollo económico relativamente débil.

alba.servin@eleconomista.mx

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de