Las claves para elegir el mejor fondo
La rentabilidad, las comisiones o el nivel de riesgo, entre las claves a tener en cuenta.
Expansión / España
Ene 30, 2017 |
12:33

La posibilidad de diversificar las inversiones con una gestión profesional y el atractivo tratamiento fiscal son algunas de las ventajas que ofrecen los fondos de inversión. Pero la extensa oferta de estos productos pone difícil a los inversionistas elegir entre todas las opciones del mercado. Por eso, los expertos recomiendan tener en cuenta, entre otros factores, el nivel de riesgo de cada inversionista y para qué se destinará el dinero colocado en el fondo.

¿Qué es un fondo de inversión y quién lo gestiona? Es un vehículo de inversión que reúne participaciones de distintas ahorradores. El equipo gestor decide dónde invertir el dinero de los partícipes, en función de la política previamente establecida por el fondo en su documento de datos fundamentales para el inversionista (DFI). La gestora es la entidad que se encarga de tomar las decisiones de inversión, mientras que el dinero está custodiado por la entidad depositaria. Ésta última también ejerce funciones de control, para que la gestora no se salga de su política de inversión previamente establecida.

¿Cómo se sigue la evolución del producto? A través del valor liquidativo, que calcula la gestora a diario. Es el resultado de dividir lo que vale un fondo de inversión, es decir, el patrimonio que suman todas sus inversiones, entre el número de participaciones. El valor de lo invertido por el fondo se calcula en función de lo que valen en el mercado sus distintas inversiones. Por ejemplo, si las acciones que componen su cartera desciende en Bolsa, el valor liquidativo del producto también se reducirá.

¿Cómo elegir el mejor fondo para cada inversionista? Hay muchos factores a tener en cuenta antes de elegir el fondo o los fondos que más se adecuan a las expectativas de cada inversionista. Lo primero es definir cuál es el perfil de riesgo, porque no invertirá igual quien esté acostumbrado a la volatilidad de la Bolsa que quien quiera, sobre todo, seguridad y preservación del capital en sus inversiones. También es determinante el plazo al que se realiza la inversión. Por lo general, cuanto mayor sea el tiempo que tenga pensado un ahorrador mantener su dinero en un fondo de inversión, mayor podrá ser el riesgo del mismo. Si se piensa retirar el dinero antes de tres años, por ejemplo, un fondo de Bolsa puede no ser una buena idea. En general, los expertos recuerdan que los fondos son productos de inversión a medio plazo, donde no conviene invertir a golpe de los vaivenes de los mercados. Los inversionistas deben igualmente tener más claro para qué invierten en un fondo. No es igual buscar rentabilizar el ahorro que complementar la jubilación futura, por ejemplo, porque cada propósito requiere un nivel de riesgo.

¿Cómo se conoce el riesgo del fondo? Todos los fondos de inversión están catalogados en una escala entre 1 y 7 en función de su riesgo. Esta información debe aparecer en los distintos documentos del producto, como su folleto, el documento de datos fundamentales para el inversionista (DFI) o las comunicaciones comerciales con las que las entidades venden el producto a los inversionistas. Un fondo de renta variable, por lo general, tendrá un 6 o un 7 en esta escala.

¿Cuáles son las comisiones del producto? Es otro factor trascendente a la hora de tomar una decisión. Según el boletín estadístico de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la comisión media de los fondos de inversión españoles es del 0.9%, pero hay diferencias, en función de la categoría del fondo, entre otros factores. Los partícipes soportan, fundamentalmente, dos tipos de comisiones: las de gestión, que pueden ser como máximo del 2.25%, y la comisión de depositaría, que es como máximo del 0.2 por ciento. Pero algunos productos tienen también comisiones de reembolso de hasta el 5%, que los partícipes deben pagar si retiran su dinero antes de su vencimiento.

¿Es importante la rentabilidad pasada? Sí, pero no es orientativa de la rentabilidad que puede conseguir el fondo en el futuro. Los expertos recomiendan analizar la rentabilidad de los fondos en periodos de tiempo amplios, para poder medir así su consistencia. También existe el riesgo de que los inversionistas se sientan atraídos por las altas rentabilidades de los productos estrella sin pararse a pensar que pueden implicar un nivel de riesgo mayor del que están dispuestos a tolerar.

¿Cómo se contratan? Los fondos de inversión se pueden contratar a través de la web de la gestora, en las sucursales bancarias (que es la vía más usada, aunque en ellas se venden, sobre todo, los fondos de la gestora de la propia entidad) y en las plataformas de fondos, como las de Inversis, Tressis, Ahorro Corporación o Renta 4.

¿Cuándo puedo recuperar el dinero invertido? Los fondos ofrecen liquidez diaria, por lo que los inversionistas pueden elegir retirar su inversión en el producto o traspasarla a otro fondo. Eso sí, los fondos garantizados imponen comisiones de reembolso si se retira el dinero antes del vencimiento, y la mayoría de los fondos incluyen en su folleto el plazo para el que se recomienda mantener el dinero.

¿Cuál es el tratamiento fiscal de los fondos? Es su gran ventaja. Sólo se tributan, al tipo normal del ahorro, por las plusvalías de los fondos cuando se reembolsa la participación. Mientras tanto, los traspasos entre distintos fondos están libres de tributación.

estrategias@eleconomista.mx

0 Comentarios
Comentarios