Principal Financial Group
Diversificación, la clave ante la incertidumbre
La volatilidad en los mercados financieros obliga a los inversionistas a redefinir mejor sus estrategias.
Foto: Archivo EE
relacionadas
compartir
Widgets Magazine

Ante un inicio de año complicado debido a los escenarios políticos y económicos que enfrenta el país, principalmente por la llegada de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos, la diversificación en los portafolios de inversión continúa destacando como la mejor estrategia para enfrentar la incertidumbre.

En entrevista con El Economista, Omar Morales, director de Fondos de Renta Variable de Principal Financial Group, indicó que la volatilidad es una constante con la que hay que aprender a vivir en el mundo actual de los mercados financieros, por lo que al momento de invertir se deben de tomar en cuenta diferentes contextos para minimizar los riesgos.

“El concepto más importante que estamos viviendo en estos últimos años es el de la diversificación, debemos contar con un portafolio muy bien diversificado, lo que al final nos ayudará a absorber estos choques de corto plazo sin afectar nuestro objetivo de inversión en el mediano plazo”, amplió.

“La volatilidad la vemos generándose en el frente político, económico e internacional y lo que estamos viendo para este año es que se deben de generar escenarios tomando en cuenta las diferentes variables consideradas de riesgo”.

El analista recomendó que ante un entorno de incertidumbre el objetivo primordial del inversionista debe ser cuidar el valor de su dinero con el tiempo, lo cual se logra fijándose en que sus inversiones rindan por arriba de la inflación o que estén ubicados en productos protegidos contra ésta.

“Al final, el mejor portafolio en un entorno como el que estamos viviendo es aquel que cumple con sus objetivos de inversión, sin importar que sea de corto, mediano o de largo plazo”, detalló Omar Morales.

Tipo de cambio

Con respecto a la industria de los fondos de inversión en México, el directivo de Principal dijo que el entorno se ve complicado por la volatilidad en variables como el tipo de cambio y la baja en la expectativa de crecimiento económico de este año; sin embargo se tienen buenas expectativas sobre su crecimiento.

Explicó que el debilitamiento del peso obedece mucho más a temas estructurales, como el nivel de endeudamiento del país, los precios del petróleo y al fortalecimiento del dólar, que al resultado político-electoral en Estados Unidos.

“El fortalecimiento del dólar como divisa global impactó no sólo a México sino a diferentes monedas del mundo y ha sido esta variable uno de los principales generadores de volatilidad el año pasado y están afectando de manera importante el transcurso de éste”, indicó.

El analista coincidió en que la expectativa de crecimiento de México para el año en curso es conservadora, ya que a diferencia de años anteriores en esta ocasión no se cuentan con factores importantes que impulsen la economía.

“En el 2015 el sector externo y el sector manufacturero después de una reforma fiscal que vivimos en el 2014, fue lo que ayudó a la economía mexicana y esto sí tuvo un impacto bastante positivo y, en el 2016 lo que vimos fue un consumidor más sano y con unos niveles de inflación relativamente estables y bajos, en el 2017 estos catalizadores no están presentes o al menos no con la misma fuerza, lo cual supone un reto más grande en términos de crecimiento económico”.

Finalmente, Morales agregó que no se espera un escenario negativo donde la economía llegue a una recesión, sino más bien un escenario complejo pero que se va a lograr estabilizar.

alba.servin@eleconomista.mx

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de