Con el aliento del BCE
El euro se acerca a máximos anuales
Los últimos mensajes del BCE y de la Fed enfrían el debate sobre una eventual paridad del euro con el dólar.
Foto: Archivo EE

En menos de 48 horas los operadores del mercado de divisas han tenido que ajustar de nuevo sus carteras en función de las novedades que han aportado la Reserva Federal, el Banco de Inglaterra y el Banco Central Europeo.

Si en los últimos tiempos no había duda sobre qué banco central adoptaría una política más agresiva, ahora los inversionistas tienen que matizar sus previsiones. La reunión de la Fed del pasado miércoles, tal y como estaba previsto, concluyó con el segundo repunte de los tipos de interés en tres meses, hasta el 0.75-1 por ciento. Pero el mensaje de Janet Yellen adoptó una línea más acomodaticia de lo previsto, y rebajó las opciones de tres subidas adicionales de los tipos en 2017.

La reunión de ayer del Banco de Inglaterra estuvo marcada al final por la ruptura de la unanimidad a la hora de mantener los tipos de interés sin cambio, en el 0.25 por ciento. Uno de los nueve integrantes del consejo, Kristin Forbes, votó a favor de subir ya los tipos, un movimiento que acorta los plazos previstos para el próximo ajuste.

El debate sobre una futura subida de tipos se aviva también en el caso del Banco Central Europeo. Las declaraciones de uno de sus consejeros, el austriaco Ewald Nowotny, cuestionan el periodo de tregua durante la vigencia del programa de compra de deuda, fijado hasta el mes de diciembre.

En unas declaraciones a Handelsblatt, Nowotny plantea para los próximos meses posibles cambios en la facilidad de depósito, y apunta a que el BCE podría decidir una eventual subida de tipos antes del fin del programa de compra de deuda. Los mercados, a pesar del 2% que ha alcanzado la inflación en la eurozona, habían descartado hasta ahora la posibilidad de cambios en los tipos al menos hasta que concluyeran los estímulos.

Las novedades procedentes de los tres bancos centrales mantienen los síntomas de debilidad en el dólar, frenado desde la reunión de la Fed. El euro se anota máximos próximos a los 1.08 dólares, a un paso de los niveles más elevados del año, los 1.0828 dólares contabilizados el pasado 2 de febrero.

La divisa comunitaria así su remontada desde sus mínimos del año, los 1.034 dólares con los que comenzó 2017. El tono menos agresivo de la Fed y un eventual giro menos acomodaticio en las políticas del BCE diluirían además las opciones de una paridad entre el euro y el dólar.

El resurgir del debate sobre una futura subida de tipos en el Banco de Inglaterra disipa también parte de las caídas sufridas por la libra como consecuencia del Brexit. La divisa británica superó ayer los 1.23 dólares, sus máximos de dos semanas, y en la jornada de hoy roza el umbral de los 1.24 dólares.

La libra cotiza ya más cerca de sus máximos anuales que de sus mínimos. En los últimos tres meses ha ampliado su colchón por encima de los 1.198 dólares que registró el 15 de enero. Su cotización actual, próxima a los 1.24 dólares, recorta la brecha respecto a los 1.27 dólares que tocó al inicio de febrero.

estrategias@eleconomista.mx

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de