Debate Económico
Liberación de medicamentos
Todos los años vencen patentes para medicinas útiles y la Ssa viene impulsando que éstas sean producidas en un ambiente de competencia.
Bruno Donatello
Oct 6, 2011 |
1:30

Todos lo saben, todos lo sabemos: algunas medicinas son muy caras e impactan terriblemente sobre el presupuesto de las familias de los enfermos. Las quejas son muchas, pero con frecuencia los quejosos no caen en la cuenta de un hecho muy duro: que la medicina más costosa es la que no existe; la que no se ha inventado.

Producir nuevas medicinas requiere años de investigación y desarrollo, así como de una inversión elevada que además corre el riesgo de no dar frutos. Así, para estimular que las empresas farmacéuticas desarrollen nuevas medicinas, se les ofrece patente para los proyectos que resulten exitosos.

En términos de economía, una patente equivale a un derecho monopólico. Es decir, mientras la patente se encuentre en vigor, sólo la puede usufructuar su propietario, en el caso que nos ocupa, los laboratorios que crean los nuevos fármacos. En el mercado, los monopolios y los derechos monopólicos tienen un resultado muy conocido para los economistas: dan lugar a precios más elevados que si los productos se generaran en condiciones de competencia y, por supuesto, permiten a los productores obtener rentas monopólicas, es decir, ganancias extraordinarias.

Para compensar a los consumidores de los beneficios monopólicos de las patentes en favor de quien inventa las nuevas medicinas, existe la figura jurídica de la prescripción. En lenguaje llano, las patentes sólo se mantienen en vigor por un periodo predeterminado.

Todos los años vencen patentes para medicinas muy útiles y caras que se requieren, en particular, para el tratamiento de las enfermedades llamadas degenerativas. El vencimiento de esas patentes da lugar para que puedan ser fabricadas en forma general. Y ésa es la situación que están aprovechando las autoridades de la Secretaría de Salud (Ssa) para inducir que fármacos efectivos en el tratamiento del colesterol alto, diabetes mellitus y cáncer puedan ser producidos en un ambiente de competencia por los laboratorios que operan en el país.

Ésa es la lógica económica que está detrás del anuncio que hizo apenas ayer miércoles el titular de Salud, Salomón Chertorivski, indicando que se liberará la producción de 19 medicamentos. No es posible saber si los precios de esos fármacos serán entre 30 y 65% más reducidos, pero cabe esperar que bajen. Al menos eso es lo que sugiere la teoría económica.

bdonatello@eleconomista.com.mx

1804 lecturas
0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista una empresa de