Los mismos de siempre
Los poderes místicos de Andrés Manuel López Obrador
En la República del amor todos seremos buenos gracias a las enseñanzas del mesías de Macuspana.
Eliseo Rosales Avalos
Mar 27, 2017 |
1:19
compartir

Andrés Manuel López Obrador ha dicho que no le interesa una alianza con el PRD, porque ese partido está podrido, pero parece no molestarle que perredistas a título individual apoyen su candidatura. ¿Será que en la república del amor todos seremos buenitos?

Todo aquel que se sume a Morena sufrirá una profunda trasformación moral, el evangelio de AMLO curará sus pecados políticos, dejaran en sus partidos toda la perversión para descubrir, a través del mesías, su verdadera vocación: servir a México.

Habrá que ver la influencia el líder de la república del amor sobre el virrey de Coyoacán, Don Mauricio Toledo, que cuentan por el sur de la ciudad que es más malo que Darth Vader en El Imperio Contraataca.

Este dogma es la pieza clave de la estrategia aliancista de los morenos, están admitiendo a pillos de probada capacidad para el hurto, la mentira y la novela política, mire que para que los corran del PRD deben haber hecho algo muy malo.

Los integrantes el PRD buscan despavoridos la protección del manto sagrado del mesías de Macuspana, a este parece no importarle que se sumen experredistas avezados en lo más bajo de la política. Todo suma, dirían los clásicos.

La Ciudad de México es un botón, todo el PRD desde lideres “grandes” léase senador Miguel Barbosa, hasta “chiquitos” líderes de colonia, como mi querida doña Tere, tienen la maleta hecha para viajar a la república del amor.

Es más que confusa la expiación de los dirigentes de Morena, lograda gracias a las enseñanzas del profeta tabasqueño, ahora resulta que el impoluto Ricardo Monreal Ávila, (dos veces diputado federal, senador y gobernador por el PRI; senador por el PRD-PT; diputado por el Movimiento Ciudadano, jefe delegacional en Cuauhtémoc por Morena) así como por arte de magia de la que sólo es capaz AMLO, dejó en su pasado las malas artes aprendidas en el PRI, PRD, PT y MC para venir a salvar a los habitantes de la Ciudad de México. “Que alguien me explique”.

Para que el milagro sea completo, sólo le falta incorporar y transformar al experredista Ariel Gómez, aquel diputado racista que inventó la palabra “abusivez”. Como dicen en el póquer, ¡pago por ver!

Twitter: @ErosalesA

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de