Columna invitada
Participación ciudadana y ratificación de juzgadores
Resulta fundamental que la sociedad conozca esta herramienta y la difunda ampliamente, para que pueda funcionar como verdadero escrutinio social.
Gabino González Santos
May 18, 2017 |
1:48
compartir
Widgets Magazine

Con mayor frecuencia advertimos la importancia de los jueces en la vida democrática del país. Sus resoluciones perfilan muchas de las decisiones de políticas públicas y definen los alcances de los derechos. Las relaciones sociales e incluso las políticas pasan muchas veces por el tamiz de sus determinaciones.

Ya sea favor o en contra de las resoluciones emitidas por los jueces, la sociedad ha comenzado a involucrarse más con la actividad jurisdiccional, observando con mayor detenimiento sus resoluciones y emitiendo pronunciamientos sobre sus contenidos. Además de los sanos e indispensables ejercicios críticos, resulta relevante destacar cómo la sociedad puede encausar parte de esta energía a través de una herramienta institucional prevista por el Consejo de la Judicatura Federal para posibilitar la participación social en los procesos de ratificación de los juzgadores federales.

El proceso de selección de jueces y magistrados lo conduce el Consejo de la Judicatura Federal. Éste, a través del Instituto de la Judicatura Federal, diseña y pone en práctica concursos de oposición para tal fin. A partir de exámenes de selección, los aspirantes deben demostrar sus conocimientos y aptitudes para ser seleccionados como jueces y magistrados y desempeñar su encargo por un periodo de seis años. Al término de este periodo, son evaluados por el propio Consejo a fin de determinar si son o no ratificados, en cuyo caso adquieren la garantía de inamovilidad salvo causa grave que amerite su destitución. Lo que pocos saben es que existe la posibilidad de que la sociedad participe e incida en los procesos de ratificación de los jueces y magistrados federales.

De conformidad con lo dispuesto en el artículo 47, fracción II del Acuerdo General del Pleno del Consejo de la Judicatura Federal, que reglamenta la carrera Judicial y las condiciones de los funcionarios judiciales, uno de los pasos en el proceso de ratificación de juzgadores federales consiste en hacer del conocimiento de la sociedad que se está llevando a cabo dicho proceso respecto de algún o algunos juzgadores en particular, para que los ciudadanos estén en aptitud de formular, por escrito y de manera respetuosa, las observaciones y objeciones que estimen pertinentes, en relación con dicho procedimiento. Este anuncio al público se hace a través del Diario Oficial de la Federación y mediante de avisos colocados en las instalaciones de los juzgados y tribunales.

Este mecanismo de control institucional constituye, sin lugar a dudas, una extraordinaria herramienta de participación ciudadana. Sin embargo, resulta fundamental que la propia sociedad conozca esta herramienta y la difunda ampliamente, para que pueda funcionar como un efectivo y verdadero escrutinio social de la función jurisdiccional, una especie de examen social de la función.

Sin dejar de lado la importante labor de análisis de las resoluciones —la cual es primordial y fundamental— debemos de comenzar a utilizar estas vías institucionales de participación, que empoderan al ciudadano frente a la actuación pública. De otra manera, como los caminos que por falta de uso se vuelven cada vez más intransitables, terminaremos por desaprovechar la posibilidad de encauzar, por esta vía, la ya de por sí importante labor social de analizar la función y comportamiento de nuestros juzgadores federales.

Twitter: @gaboglezsantos

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de