Debate económico
El drama de los soñadores
Son 800,000 jóvenes que han empezado a vivir en EU bajo la amenaza de deportación, ahora que Trump decidió acabar con el programa que los protegía.
Bruno Donatello
Sep 7, 2017 |
2:34
compartir
Widgets Magazine

Se trata de aproximadamente 800,000 jóvenes que sin haber nacido en los Estados Unidos han vivido en ese país la mayor parte de su vida. Ahora que esos muchachos han empezado a vivir bajo la amenaza de deportación, su drama humano ha adquirido tintes de verdadera tragedia. Ese drama tiene su origen en que ninguno de esos 
dreamers eligió crecer y llegar a la edad adulta en ese país. Me pregunto cuántos de ellos ni siquiera hablan bien el español. Como lo señaló el expresidente Obama, es el caso de “jóvenes que crecieron en Estados Unidos, niños que estudian en nuestras escuelas, jóvenes adultos que están iniciando carreras...”

¿Por qué esos jóvenes fueron llevados por sus padres a los EU en calidad de inmigrantes ilegales? La explicación es que en dicho país los salarios son varias veces más elevados que en México y en casos minoritarios que en otros países de Centroamérica o del Caribe. Lo que deberían entender los estadounidenses de la calaña de Trump y del fiscal general Jeff Sessions es que en la medida en que los diferenciales de ingreso entre esos países y EU se ensanchen, más grande será el incentivo para emigrar a Norteamérica. Ergo, las políticas del gobierno estadounidense deberían estar orientadas a ayudar al desarrollo económico de México, que es su vecino y principal socio comercial. En contrario, con la administración Trump se está procurando exactamente lo contrario. Una de las pruebas es la postura que tiene esa administración respecto al tema del comercio recíproco.

Ayer, varios dreamers, verdaderamente valientes, se atrevieron a protestar en forma enérgica ante el edificio de Trump en Nueva York por la supresión del mecanismo DACA que los resguardaba del peligro de deportación. Fueron arrestados y esposados por la policía y las impresionantes escenas recorrieron el mundo entero recordando los encarcelamientos de millones de judíos que en su momento llevó a cabo Hitler en Europa. Los sentimientos de simpatía por los dreamers son muy amplios y es posible que alcancen a mover a la opinión pública.

La mejor solución posible es que a esos soñadores se les haga justicia y se les permita permanecer en EU de forma legal. Después de todo, como lo explicó Obama, se trata de verdaderos estadounidenses. Lo son “en sus corazones, en sus mentes, en todos los sentidos, excepto uno: en el papel”.

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de