Debate económico
Salvavidas para los dreamers, ¿prematuro?
Si los dreamers regresaran masivamente a México, ofrecerían a Trump una victoria en bandeja... gratis.
Bruno Donatello
Sep 14, 2017 |
1:50
compartir
Widgets Magazine

La solución que parece óptima para los soñadores —los jóvenes inmigrantes que entraron a Estados Unidos desde su infancia y que ahora enfrentan el peligro de deportación por la remoción del programa llamado DACA— sería que ganaran en su lucha y que se les permita permanecer legalmente en ese país. Me atrevo a aventurar que muy pocos, o ninguno, de esos dreamers, desean abandonar Estados Unidos aunque México les abra sus puertas.

El caso de esos jóvenes ha despertado mucha simpatía en amplios segmentos de la opinión pública estadounidense y tengo para mí que la correlación de las fuerzas políticas se ha alineado en su favor. En los propios círculos políticos de Estados Unidos el asunto se presenta tan controvertido —una verdadera papa caliente— que incluso el presidente Trump, individuo de evidente escaso tacto humano, le ha aventado al Congreso la resolución de la candente cuestión.

¿Por qué si los denominados dreamers enfrentan tan buena perspectiva de triunfo en su enfrentamiento contra Trump, el canciller mexicano Luis Videgaray se apresuró en Los Ángeles, aparentemente sin necesidad, y les ofreció a esos jóvenes el salvavidas de que México los recibirá generosamente aunque esa acción implique “un importante ajuste para nuestro país”?. El anuncio merece claramente una evaluación crítica.

En caso de que esos dreamers le tomaran la palabra a Videgaray y regresaran masivamente a México, lo que se lograría es ofrecerle a Trump una victoria en bandeja, sin ni siquiera disparar un solo tiro político. ¿Para quién trabaja el controvertido canciller? ¿Qué sentido tendría ofrecerle en bandeja esa victoria? Al contrario, en caso de que los dreamers salieran airosos en su enfrentamiento contra Trump sentarían un precedente de gran trascendencia para ese mandatario tan cuestionado, ahora que apenas empieza su muy discutida presidencia. Ese desenlace resultaría todavía más estratégico si se sumara —lo cual es también muy posible— al rechazo de la partida presupuestal para la construcción del muro fronterizo.

Únicamente se avizora una disculpa —un atenuante— para el apresuramiento de Videgaray al lanzar a los dreamers esa red de protección por parte del gobierno de México. Ello sería por razones del proceso electoral del 2018 que ya se encuentra a la vuelta de la esquina. Quitarle a AMLO —el demagogo más peligroso en contienda— la posibilidad de adueñarse para sus fines de la tragedia de esos jóvenes amenazados de deportación en una forma tan fascista.

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de