Todos los años cientos de miles de cangrejos rojos en su período reproductivo abandonan los bosques para dirigirse a la playa Girón. Aunque es un espectáculo único, imposibilita el tráfico vehicular invadiendo las carreteras en ciertas horas del día. Cientos de miles de ejemplares mueren en el camino atropellados, pisoteados o devorados mostrando una desoladora imagen.

Más Vistas
Últimas Fotogalerías
Periódico El Economista es una empresa de