Repunte de la industria automotriz argentina depende de Brasil: GM
En diálogo con el diario El Cronista, el presidente de GM Brasil, Carlos Zarlenga, hizo un análisis de la situación del mercado automotriz brasileño, argentino e incluso estadounidense, aunque no quiso anticipar si las políticas que tomará Donald Trump al ocupar su cargo con respecto al sector, tendrán impacto en los negocios de GM en Argentina.
Cronista / Argentina
Ene 11, 2017 |
11:53
compartir

Una perspectiva de crecimiento en las ventas de autos superior a 5% y optimismo en que se concreten otras de infraestructura que generen mejoras en la competitividad del sector son algunas de las razones por las que en General Motors (GM) estudia fabricar nuevos modelos en Argentina, donde actualmente la estrella de la producción es el modelo Chevrolet Cruze.

El presidente de GM Brasil, Carlos Zarlenga (ex número uno de Argentina), lo declaró durante el Salón del Automóvil de Detroit (NAIAS por sus siglas en ingles), donde su firma juega claramente de local.

Para el ejecutivo, el repunte de la industria argentina dependerá de la recuperación brasileña. Sobre todo, en materia de empleo, un tema crucial para un sector que durante todo el año recortó plazas laborales y suspendió personal. "Que se estabilice el empleo en Argentina depende completamente de Brasil. La caída de 20% en el mercado brasileño fue la que generó el ajuste en el empleo en Argentina. Por eso, el repunte dependerá de la recuperación de Brasil más que de Argentina", confió.

En diálogo con el diario El Cronista, Zarlenga hizo un análisis de la situación del mercado automotriz brasileño, argentino e incluso estadounidense, aunque no quiso anticipar si las políticas que advierte tomará el electo presidente de Estados Unidos, Donald Trump, al ocupar su cargo con respecto al sector, tendrán impacto en los negocios de GM en Argentina.

Para Brasil, Zarlenga espera que este año se lleguen a vender "entre 2.2 y 2.4 millones de unidades" y cree que "la recuperación va a comenzar en el segundo semestre o quizás un poco antes".

El punto de inflexión considera que va a ser "con qué nivel de proyección de industria la gente se anima a contratar personal y subir el empleo para hacer mas autos". Según su análisis, en Brasil la demanda sigue reprimida y hay una enorme baja de la tasa de interés. "Es decir que las condiciones están dadas. Cuando se recupere completamente la confianza del consumidor se va a crecer y eso sucederá este año", dijo.

En el caso argentino, aseguró que en el 2017 el crecimiento del mercado va a continuar y se ubicará por arriba de 5%, lo cual "es una buena tasa de crecimiento para Argentina". En esa perspectiva aseguró que la compañía está "pensando las inversiones que haremos en América Latina y en Argentina en participar. Es un periodo en el que estamos definiendo novedades y trabajando en la posibilidad de fabricar nuevos productos", admitió. Y señaló al segmento de los SUV como el que se verá a la marca con "mayor participación" y "más con producción en el Mercosur".

En el país, Tracker, Captiva y Trailblazer son las SUVs que vende Chevrolet.

A más de 9,000 kilómetros de distancia y más de 30 grados de diferencia térmica con Buenos Aires —en Detroit el frío congeló las aguas del río que enmarca la ciudad— Zarlenga previó que continuarán este año las bonificaciones y descuentos que se observaron en el 2016. En gran parte, esas promociones fueron responsables de la suba en las ventas de autos nuevos. Para el número uno de GM Brasil se trató de "una buena estrategia de marketing" pero que no bajó el precio del producto. De hecho, "en Chevrolet, los precios de transacción fueron uno de los que más aumentaron", dijo.

"Mientras haya libertad de acceso al producto y se pueda traer de las fabricas al mercado, continuarán las promociones porque son parte de la competencia", señaló. Por estas condiciones del mercado es que también adelantó que en el caso de su compañía, "se van a ver más lanzamientos, y mayor tecnología". En Chevrolet la apuesta está en el servicio de conectividad OnStar, que este año llegará a la mayoría de los modelos de la marca.

En cuanto a los precios, Zarlenga no espera saltos profundos. Recordó que en el 2016, el aumento del precio estuvo por debajo de la devaluación en Argentina porque aseguró que no hay capacidad de trasladar a precios el impacto de la devaluación o la inflación. Y en ese contexto dijo que en la compañía "siempre buscamos un margen razonable, que genere un retorno frente a la inversión. Después tratamos de sostenerlo durante el ciclo de vida del pro ducto. Nada de lo que hicimos en Argentina estuvo por fuera de ese plan".

En el Salón de Detroit, Chevrolet mostró el Camaro que llegará al país antes de marzo, al igual que la Tracker. A nivel mundial, la marca presentó la Traverse, otra apuesta de la firma al segmento SUV.

Zarlenga resaltó la evolución del Cruze que está en plena pelea por participación de mercado con el Toyota Corolla y el Honda Civic. "Es un orgullo de exportación argentina", dice el ejecutivo que enfatiza que en Argentina la marca se acerca al primer puesto de las automotrices que más venden. "En el 2015 el número uno tuvo 18.4% de participación y nosotros 12.7%. En el 2016 hizo 15.6% y Chevrolet 14.2%. Se acortó la diferencia a un punto", se entusiasma.

0 Comentarios
Comentarios