México, a media tabla en índice de Globalización

Credito:

Roberto Morales Navarrete / El Economista

México cayó un lugar, al pasar de la posición 38 a la 39, entre las 60 mayores economías del mundo clasificadas en el Índice de Globalización, que mide el grado de integración y competitividad en los mercados internacionales.

La evaluación abarca factores como apertura comercial, movimiento de capitales, integración cultural, intercambio de tecnologías y desplazamiento de la fuerza laboral.

La lista fue encabezada por Singapur, seguido de Hong Kong, Irlanda, Bélgica y Suecia. La ubicación de México estuvo por debajo de la de Chile (27), pero por arriba de las de China (40), India ((46), Brasil (47) y Rusia (55).

El índice es elaborado por la consultoría Ernst & Young (E&Y) y la Unidad de Inteligencia Económica (EIU, por su sigla en inglés), perteneciente a The Economist Group, utilizando una encuesta electrónica aplicada a 520 ejecutivos del mundo en septiembre del 2009, entre otras fuentes.

Según las previsiones de E&Y y la EIU, México se beneficiará en próximos años de un mayor intercambio de tecnologías y seguirá manteniendo al 2013 una posición más elevada en el índice frente a las economías llamadas BRIC’s.

Crecimiento tecnológico

Alejandro Alba, socio de E&Y, destacó que el intercambio de tecnologías es el pilar más débil de México, pero será el que más crezca en los próximos años.

Expuso que el sector manufacturero de México se ha integrado cada vez más en las cadenas productivas de Estados Unidos, “lo cual podría generar beneficios significativos en los próximos años”.

“Desde mediados del 2009, muchos fabricantes estadounidenses han anunciado un cambio parcial o total de sus operaciones hacia México”, agregó.

Sobre Chile, prevén que logrará una mayor integración dentro de la economía global, pero a un ritmo más lento que antes, debido a que todos los indicadores experimentan un periodo de desaceleración.

Concluyeron que al enfrentar un desempeño pobre en sus mercados nacionales, compañías multinaciones de muchos sectores consideran a América Latina como una fuente clave de crecimiento futuro.

rmorales@eleconomista.com.mx