Reforma hacendaria, prioridad de la nueva administración: CEESP
El sector privado advierte que de no ser aprobada, se corre el riesgo de mantener tasas mediocres de crecimiento, incrementar el desempleo y la informalidad, más desigualdad y pobreza y posiblemente más delincuencia.
Lilia González / El Economista
Feb 26, 2012 |
18:18

La baja recaudación tributaria y el dispendio de los recursos públicos en México son una combinación “perversa” que inhibe el mayor dinamismo de la actividad económica del país, por lo que este es el reto que tendrá la nueva administración para sacar una reforma hacendaria, considera el sector privado.

El Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP) advierte que la aprobación de la reforma hacendaria integral es inevitable, pues de no hacerlo, es arriesgarse a mantener tasas mediocres de crecimiento, incrementar el desempleo y la informalidad, más desigualdad y pobreza y posiblemente más delincuencia.

“Lo complejo que significa pagar impuestos, la reducida base de contribuyentes que realmente aporta al fisco, los altos niveles de gastos fiscales, además de la enorme cantidad de programas que reciben fuertes cantidades de recursos y que tienen un efecto altamente regresivo, y la corrupción que impera en todos los niveles de gobierno, se refleja en los bajos montos de inversión pública y un ambiente de negocios que no estimula una participación más activa de la inversión privada, que a final de cuentas es el principal motor del crecimiento”, alerta.

Los analistas del sector privado destacan que una reforma hacendaria nos permitiría corregir en buena medida todas esas fallas estructurales antes mencionadas, al propiciar: simplicidad en el pago de impuestos, ampliar la base de contribuyentes, reducción de la evasión y elusión fiscal, estímulo a la inversión, reducción de la dependencia de los ingresos petroleros, además de corregir en el mediano plazo los desequilibrios de las finanzas públicas.

“Cualquier gobierno requiere de ingresos suficientes para atender eficientemente las necesidades de la población, en especial de los que menos tienen. Pero para ello es fundamental que exista una fuente de recursos estable en el largo plazo, para que no se tenga que depender de rubros altamente volátiles y que propician una fuerte vulnerabilidad de las finanzas públicas, como son los ingresos petroleros”.

lgonzalez@eleconomista.com.mx

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de