México y Brasil buscan relanzar el TLC

Credito:

Roberto Morales / El Economista

Las mayores empresas comercializadoras entre México y Brasil apoyan el relanzamiento de negociaciones de un Tratado de Libre Comercio (TLC) bilateral, un asunto que nuevamente forma parte de la agenda de los gobiernos de ambos países. El canciller José Antonio Meade visitará esta semana Brasil, donde se entrevistará con su homólogo, Antonio Patriota, y uno de los temas que abordarán será la apertura comercial bilateral.

“Los niveles de resistencia para pactar un TLC se han reducido impresionantemente; creo que se puede avanzar de una forma adecuada”, dijo Marco Ramírez, gerente comercial de la Cámara México-Brasil.

Entre otras compañías brasileñas, la iniciativa es respaldada por la petrolera Petrobras, la petroquímica Braskem y la fabricante de motores Weg. Del lado mexicano están Bimbo, América Móvil, FEMSA, Mabe, Rotoplas y Cinépolis.

“Hay que volver a hacer análisis de las economías de los dos países, las cuales han cambiado, y pronósticos de los siguientes años; no es una cosa rápida”, dijo Rafael Nava, director de Relaciones Gubernamentales de Mabe.

La Secretaría de Economía informó que se estableció un Grupo de Alto Nivel Empresarial, en el que se analizarán las oportunidades para ambas naciones, de modo que, si hay interés, se pueda avanzar hacia una mayor integración.

Una de las ideas es que se persiga un Acuerdo Estratégico de Integración Económica (AEIE), que incluya la liberalización comercial y la cooperación en diferentes aspectos, porque desgravar los aranceles sector por sector complica la apertura posterior de las áreas renuentes o desinteresadas. En diciembre, la prensa brasileña refirió que la presidenta Dilma Rousseff pidió a su par mexicano, Enrique Peña, reiniciar el diálogo sobre el TLC.

“No descartaría un acuerdo de libre comercio con Brasil en el mediano plazo, pero antes hay que profundizar el intercambio para que los dos países sean más competitivos”, dijo Peña Neto a la revista Veja a principios de mayo.

PROS Y CONTRAS

México y Brasil han tenido intentos frustrados para pactar un TLC desde 1997. En esos 16 años, la desconfianza mutua y el potencial de beneficios bilaterales han sido sopesados una y otra vez.

En cada tentativa emerge la oposición de agricultores y ganaderos mexicanos y de sindicatos de industrias brasileñas, reflejando la competitividad agropecuaria de un país y la manufacturera del otro, lo complementario de ambos y, al mismo tiempo, los riesgos implícitos. También han persistido dificultades, porque México ha pactado 12 TLCs y Brasil se han enfocado a proteger su mercado interno.

Intentos frustrados 
de un TLC

  • 1997 Inician negociaciones para un TLC.
  • 2002 Firman un Acuerdo de Complementación Económica enfocado al sector automotriz.
  • 01/07/2006 Acuerdan acelerar integración de México al Mercosur.
  • 01/02/2010 Anuncian inicio de negociaciones de un Acuerdo Estratégico de Integración Económica.
  • 01/04/2011 Suspenden negociaciones del AEIE.
  • 01/12/2011 Reanudan negociaciones del AEIE.
  • 01/03/2012 Brasil impone restricciones al comercio de autos, lo que volvió a suspender el AEIE.

rmorales@eleconomista.com.mx