Reforma energética para una mejor calidad de vida: Coparmex
La Coparmex considera que la reforma energética presentada por el gobierno federal es un paso importante como país, pero solicita incluir un esquema de concesiones.
Foto: Notimex

La Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) celebró la presentación de la iniciativa de la reforma energética del gobierno federal, porque incluye nuevas modalidades de participación de empresas privadas, pero dejó fuera el esquema de concesiones y contratos de producción compartida.

"Nosotros esperamos que el debate parlamentario enriquezca las diferentes propuestas para que se integren estas figuras en la exploración de hidrocarburos. El objetivo es que los riesgos implicados en la exploración, especialmente en las zonas de menor probabilidad de éxito, sean asumidos por empresas privadas y no por Pemex", dijo el presidente nacional del organismo, Juan Pablo Castañón Castañón.

Al destacar que esta semana es histórica, porque el gobierno federal presentó su propuesta de reforma energética, que considera la modificación a los artículos 27 y 28 de nuestra Constitución, comentó que se dio un paso importante como país, porque los cambios en dichos apartados eran necesarios desde hace años.

"Celebramos que implique un cambio a la Constitución, para armonizar nuestra industria energética con la nueva realidad del mundo", añadió el presidente del organismo empresarial.

También consideró que las leyes secundarias y reglamentarias serán el verdadero espacio para que se aterricen estas modificaciones, de manera que se vuelvan una realidad práctica y una verdadera transformación de fondo para el sistema de producción.

Por otro lado, en materia de tarifas eléctricas, Castañón recordó que éstas son un 30% más altas que las de los socios comerciales, lo que resta competitividad.

"Por eso, celebramos la flexibilización en la industria de energía eléctrica, que nos permitirá la participación de particulares sin restricción en su generación y comercialización: siempre se venderá primero la energía más barata, pública o privada, en beneficio de las familias y de las pequeñas empresas mexicanas, para facilitarles su crecimiento, para facilitarles su desarrollo y autoabastecimiento", agregó.

La Coparmex también insistió en que paralelamente a la reforma, precisamente por todos los beneficios que implica para México, se trabaje para definir un programa de gasto, transparente y equilibrado, que le otorgue un sentido social a la reforma.

Dicho programa, dijo, debe considerar objetivos de desarrollo social, de infraestructura y regional, mediante cadenas de valor que incorporen los servicios y proveeduría en cada región de pequeña y mediana empresa, especialmente a través de la participación de las mismas, que sean mexicanas, en el proceso de producción de energía.

"La reforma energética debe servir para generar empleos, oportunidades de progreso para las personas, mejores comunicaciones, mejores servicios de salud, mejor calidad de vida. Esto es prosperidad para los mexicanos. Lo que todos buscamos", consideró.

Añadió que un requisito para que la reforma sea plenamente exitosa es que se mantenga el principio de no privatización, el cual no está sujeto a negociación.

Refirió que si la reforma se hubiera hecho hace 15 años, hoy habría un excedente presupuesto, cercano a los 990,000 millones de pesos, por el uso de las reservas que ya se hubieran encontrado y se estarían explotando, "y será la oportunidad si hoy lo hacemos para un futuro cercano".

Los 990,000 millones de pesos son equivalentes a 30 universidades del tamaño de la Universidad Nacional Autónoma de México o dos institutos de salud del tamaño del Instituto Mexicano del Seguro Social adicionales, con todo lo que ello implica desde el punto de vista social: más y mejores oportunidades de estudio, más investigación científica, menos estudiantes rechazados, más hospitales, entre otros.

Por eso, Coparmex llamó a todas las fuerzas políticas y sociales del país, para que no sean los mitos, las acusaciones sin sustento, ni las prebendas e intereses políticos o sindicales las que definan este debate sobre la energía en México.

"Estudiemos y analicemos objetivamente las diferentes propuestas que serán discutidas en el Congreso de la Unión, tengamos en cuenta que nos jugamos el futuro del país para los próximos 30 o 50 años. Seamos responsables y asumamos nuestro papel con sentido patriótico y con generosidad con México y para los mexicanos", puntualizó.

MFH

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista una empresa de