IEPS a botanas castiga a empresas
La aplicación de un impuesto a las botanas, dulces y a bebidas es una medida totalmente recaudatoria, pero además es demagógica, inequitativa, regresiva y discriminatoria.
Luis Carriles / El Economista
Oct 17, 2013 |
21:28
Jaime Zabludovsky, presidente de ConMéxico. Foto EE: Araceli López

La aplicación de un impuesto a las botanas, dulces y a bebidas es una medida totalmente recaudatoria, pero además es demagógica, inequitativa, regresiva y discriminatoria. Pone en peligro que, por cambio de reglas, muchas inversiones que se pensaba hacer aquí no se realicen, dijo Jaime Zabludovsky, presidente del Consejo Mexicano de la Industria de Productos de Consumo (ConMéxico).

“No hay evidencia de ningún país en el mundo que haya usado impuestos para modificar hábitos de consumo”, refirió.

En entrevista, indicó que todas las empresas del sector agroalimentario rechazan este impuesto en alimentos, pues afecta a los consumidores de menos recursos.

“Éste es un gran instrumento recaudatorio. Sí van a recaudar dinero por este impuesto, pero van a afectar el empleo de algunas de las empresas que producen esto y tendrá cero impacto en la obesidad en el mediano y largo plazo”, afirmó.

Ponen un gravamen a una parte importante de la canasta de consumo y con eso castigan la formalidad, a las empresas más modernas de México que compran la mayor parte de los productos del campo para ser industrializados; dañan lo mismo a las empresas grandes que a los pequeños negocios de la calle.

“Es un IVA disfrazado en los alimentos, los meten por detrás”, opinó.

Las consecuencias de este impuesto serán vastas, porque golpea al sector formal y promueve la informalidad, obliga a repensar las inversiones futuras, reduce la competitividad de las empresas mexicanas y, de manera inmediata, reduce el poder de compra del consumidor de menores recursos, incluso pone en peligro los trabajos que ya existen en el país.

“Estigmatizan a las empresas; de entrada, les dicen que, a pesar de que cumplen con las normas de calidad y sus plantas son avanzadas, sus productos no son buenos”, comentó.

Es un impuesto que subsidia a la informalidad, que castiga a las empresas que tienen procesos tecnológicos de vanguardia y que han desarrollado tecnología nueva con reformulaciones novedosas para dejar de usar las grasas trans e incrementar la fibra, por ejemplo.

El impuesto al contenido calórico y de un peso a las bebidas parte de un análisis equivocado. Es un impuesto regresivo y no se puede creer que por un impuesto se van a modificar los hábitos de consumo.

“Nadie discute que se necesita una dieta saludable, lo que se discute, y no hay evidencia de que sea así, es que ponerle un impuesto a una categoría de productos va a modificar la dieta de la gente que va a consumir de manera saludable”, reiteró.

Impuesto especial de 5%

BIMBO, ENTRE LAS EMPRESAS QUE MÁS AFECTARÍA EL IEPS

Con el proyecto de dictamen de aplicar un impuesto especial de 5% a los alimentos chatarra, Bimbo será la más expuesta, refirió José María Flores, analista de Ve por Más.

“Bimbo será afectada a través de su línea homónima así como sus líneas Marinela, Ricolino y Barcel, al igual que algunos de sus productos de panificación”, mencionó el analista.

Barcel es el segundo lugar en el mercado de botanas saladas en el país, con una participación de 20.3% después de Sabritas, propiedad de Pepsico.

Era el fabricante con mayor incremento en participación de mercado de enero a diciembre del año pasado al crecer por encima de la categoría, debido al desempeño de la marca Chips, que se incrementó de 23.9% en enero a 24.7% en el 2012 en valor total a México, de acuerdo con datos de la compañía.

Respecto de confitería, Organización Barcel -a través de Ricolino y Dulces Vero- ocupó el segundo lugar en el mercado, con 18.6% de dicha participación en valor de acuerdo con su reporte anual, en el que ya mencionaba que en el sector “las preferencias han cambiado de manera dramática en los últimos años, principalmente por las nuevas restricciones y legislación contra el problema de la obesidad”.

Para Arca Continental, que participa en el segmento a través de su línea Bokados, el analista dijo que el impacto será mínimo ya que los ingresos por éste segmento son menores a 5% y dicho porcentaje incluye las ventas en Estados Unidos.

El analista refirió que Femsa podría verse afectada a través de Oxxo de su división comercio, debido a un menor consumo en los productos tasados.

El Impuesto Especial Sobre Producción y Servicios (IEPS) de 5% se aplicaría a grupos de alimentos con densidad calórica de 275 kilocalorías o mayor por cada 100 gramos: botanas, productos de confitería, chocolate y derivados de cacao, flanes y pudines, dulces de frutas y hortalizas, cremas de cacahuate, entre otros.

(Con información de Claudia Tejeda)

luis.carriles@eleconomista.mx

1 Comentarios
Comentarios
Lucho de DFO (no verificado)
Agregado:
18 Oct 2013 |
17:38 PM

Considero que esta clase de informaciones, que permanentemente dan cuenta de las dificultades a las que se enfrentan las empresas mexicanas de estos tiempos, debe ser entendida como una oportunidad por parte de aquellos emprendedores que están al frente de estos espacios y que deben evolucionar en materia de gestión y administración para mantenerse y seguir creciendo. Al respecto, pienso que para lograr esta meta, es trascendental contar con las habilidades directivas más modernas y específicas, acordes a las exigencias que se observan por estos tiempos. Para quienes así lo comprendan, les recomiendo los cursos de habilidades directivas, especialmente aquellos disponibles a distancia y online.

Periódico El Economista una empresa de