Entre la RSE y la sustentabilidad
Expertos del ITAM, IPADE y UVM asocian la RSE más a la ética, en tanto consideran a la sostenibilidad como un término integral con tres pies.
Leopoldo Trejo / El Economista
Oct 21, 2013 |
20:30
Foto: Shutterstock
relacionadas

Sostenibilidad corporativa es hoy el concepto que guía el quehacer del mundo empresarial; éste se originó en Estados Unidos y se refiere a cómo una empresa genera valor en un entorno restrictivo de los sistemas  sociales, ambientales y económicos en los que opera. Las empresas mexicanas viven un proceso de migración hacia este concepto; no obstante, aún están inmersas en la Responsabilidad Social Empresarial (RSE), coincidieron especialistas.

La diferencia entre los conceptos de sostenibilidad o sustentabilidad corporativas y RSE se centra en que ésta última “tiende más a la ética”, en tanto que la primera adopta una visión de largo plazo en la cual predomina la transparencia, aunque sin descuidar la ética”, refirió Antonio Lloret, especialista en negocios del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM).

Para Rodrigo de León, especialista del Instituto Panamericano de Alta Dirección de Empresas (IPADE), la sostenibilidad se refiere a la permanencia de la empresa en el tiempo -no a la ecología- y consiste en que las compañías incorporen a sus procesos tres aspectos: social, ambiental y económico. Al hacerlo, dijo, la organización adquiere el compromiso de crear valor para todos y cumple los estándares competitivos.

Carlos Barber Kuri, especialista en negocios de la Universidad del Valle de México (UVM), explicó que el término “sostenible” se vincula normalmente con la palabra desarrollo, articulándose como “desarrollo sostenible o perdurable”, que involucra el satisfacer las necesidades de las generaciones presentes sin comprometer las posibilidades de las del futuro para atender sus propias necesidades.

Advirtió que hay una confusión entre sustentabilidad y sostenibilidad debido a que el término sajón sustainable ha sido erróneamente traducida al castellano como “sustentable” cuando ese vocablo no existe en nuestro idioma, “independientemente de que cada día sea más utilizado”, dijo.

Lloret consideró que el concepto de sustentabilidad está más vinculado al uso de recursos naturales y el de sostenibilidad a la parte económica, aunque en ambos el largo plazo es indispensable.

con rumbo a
la permanencia
Muchas han sido las fechas que
han marcado un eslabón clave en la trayectoria hacia la sustentabilidad.
1971 Se funda la organización ambientalista Greenpeace.
1972 El Club de Roma publica “Los límites del crecimiento”, que advertía el desgaste del planeta en 100 años.
1976 La OCDE hace su Declaración sobre Inversión Internacional y Empresas Multinacionales.
1987 El “Informe Brundtland. Nuestro futuro común” establece el concepto de desarrollo sostenible.
1992 La Cumbre de Río difunde el desarrollo sostenible con sus tres pilares: economía, sociedad y ambiente.
1996 Se comienza a publicar la Norma ISO 14000, como un primer estándar global de gestión ambiental.
1997 Nace GRI, hoy el estándar internacional más reconocido para elaborar memorias de sustentabilidad.
1999 La ONU lanza la red del Pacto Global.
2001 La Unión Europea publica el Libro Verde sobre RSE, para fomentar un marco continental en el tema.
2002 Se lleva a cabo la Cumbre Mundial de Desarrollo Sostenible, en Johannesburgo, Sudáfrica.
2005 La red corporativa del Pacto Mundial llega a México.
2010 La ISO 26000, de RSE, se lanza a nivel internacional.
2012 La ISO 26000 se publica en México.
Se realiza la Cumbre de Río+20, en Brasil.

leopoldo.trejo@eleconomista.mx

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de