Con Iusacell, AT&T expandirá sus redes de telecomunicación
AT&T desaparecerá a Iusacell antes del 2017
La marca Iusacell, adquirida al 100% por AT&T en 2,500 millones de dólares, no sobrevivirá más allá del año 2017, si la telefónica estadounidense planea crear una verdadera red que cubra a 400 millones de consumidores en América del Norte.
Nicolás Lucas / El Economista
Nov 11, 2014 |
21:21

La telefónica Iusacell cambiará de nombre comercial antes del 2017, una vez que su nueva propietaria, AT&T, decida unificar sus operaciones bajo una misma marca en América del Norte. Pero más importante, porque la telefónica estadounidense deberá relanzar a una Iusacell que enfrenta una continua hemorragia de clientes y un consumo de datos por usuario que se muestra a la baja, aun con que cuenta con un valioso espectro, pero infraestructura y cobertura cuestionables.

American Telephone and Telegraph (AT&T) anunció el viernes la compra de Iusacell por 2,500 millones de dólares. Esta cifra también engloba la adquisición de la deuda de Iusacell valorada en 800 millones de dólares, lo que dejaría a Grupo Salinas todavía con una liquidez financiera de 1,700 millones de dólares.

La confirmación de la compraventa de Iusacell todavía espera el visto bueno del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) y la opinión positiva o negativa no vinculante de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).

AT&T espera concretar la adhesión de Iusacell a sus operaciones durante el primer trimestre del 2015, pero en el camino puede ir armando los planes para su incursión en México como el tercer operador de la telefonía móvil y las acciones a seguir, entre ellas la desaparición de la marca Iusacell y eventualmente conseguir nuevas adquisiciones, como una empresa de telefonía fija o cablera.

Será prioritario que AT&T modifique a la marca Iusacell, si pretende conformar una red de telecomunicaciones que cubra un mercado de 400 millones de potenciales consumidores en América del norte, aprovechando para ello la conectividad geográfica y económica existente entre Estados Unidos y México, principalmente, coincidieron expertos del sector.

Para la firma estadounidense no será contrariado renombrar a Iusacell bajo su marca en materia económica, pues ya ha mostrado su músculo financiero al realizar adquisiciones como la de DirecTv por 48,500 millones de dólares.

AT&T cuenta además con una bolsa de 5,900 millones de dólares por el 8.27% que vendió de América Móvil a Inmobiliaria Carso en junio pasado.

El reto para AT&T será mantener la fidelidad de los clientes de Iusacell, evitar que siga la sangría de usuarios con base a la portabilidad numérica y competir en México a Telcel, que con 70.4 millones abonados, se mantiene como el operador preponderante en el sector.

"Si la idea es tener una sola red, una sola experiencia, haría poco sentido tener dos marcas en el largo plazo", comentó Jesús Romo de la Cruz, experto en telecomunicaciones.

“Sí haría sentido. Es un tema que no se ha mencionado aún, pero existe un tema de querer ganar presencia. Sin embargo, qué tantos recursos implicaría y qué tan desgastante sería para AT&T relanzar una marca como Iusacell que ha perdido clientes y que tiene muchas quejas en la Profeco, es la cuestión que tiene que analizar la marca -AT&T- en el mercado para desplegar su nueva inversión”, dijo Andrés Audiffred, analista en telecomunicaciones de Bx+.

De acuerdo con el informe sobre la portabilidad numérica publicado por el IFT en agosto del 2014, las empresas que operan las marcas comerciales Iusacell-Unefon se convirtieron las que más usuarios perdieron. A julio del 2014, Iusacell-Unefon dejó ir a 2 millones 95,073 clientes y logró atraer a 65,992 usuarios. Iusacell tuvo por tanto un pérdida neta de 2 millones 29,088 suscriptores.

En la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), Iusacell recibió en el mismo periodo 1,215 quejas de sus usuarios que suman 8.6 millones de clientes, frente a las 890 quejas que reportó Telcel, que atiende a 70.4 millones de abonados.

AT&T regresa de lleno al mercado mexicano de la telefonía 18 años después de que en 1996 entrara al negocio de la larga distancia de la mano de Alestra.

Pero esta vez la estadounidense deberá hacer un esfuerzo de marketing para lograr sus metas, añadieron los entrevistados, “forzosamente” cambiar de nombre a Iusacell.

El esfuerzo deberá ampliarse al tema de la infraestructura y la optimización del espectro de Iusacell, entre los ideales para la prestación de servicios móviles.

A la fecha, Iusacell cuenta con una red de 11,000 kilómetros de fibra óptica desplegada por todo el territorio mexicano, con el que cubre las 50 principales ciudades de la República.

“La tendencia global en el sector es que las marcas sean globales. América Móvil tiene su marca Claro en América Latina; en México tiene a Telcel, porque es una marca fuerte. Grupo Telefónica mató a la marca Telefónica y lanzó a Movistar como una marca contemporánea. Televisa hizo lo mismo con Izzi y Nextel, aun estando chiquita, tiene el mismo nombre en Perú que en Argentina o México. Los grandes jugadores quieren marcas globales, porque los usuarios son globales, no porque viajan, sino porque transitan redes globales. La finalidad es motivar el mercado”, comentó Jorge Fernando Negrete, director en Mediatelecom Policy & Law.

La experiencia internacional dicta, estimaron los analistas, dicta que en la industria de telecomunicaciones transcurren entre dos y tres años para que una marca sustituya a otra.

A AT&T pudiera apremiarle el tiempo luego de que Iusacell también se ha visto afectada en el consumo promedio mensual de servicios por usuario (ARPU).

De acuerdo con datos de The Competitive Intelligence Unit (The CIU), el ARPU que le generaban los usuarios a Iusacell en el año 2010 era de 194 pesos promedio. Para el segundo trimestre del año 2014 la cifra disminuyó a 168 pesos mensuales, pese a que en el mismo lapso la telefónica de Grupo Salinas pasó de poco más de 3 millones de usuarios a cerca de 8.6 millones de clientes.

“Las intenciones de AT&T deben enfocarse en mejorar la infraestructura de Iusacell y modificar el nombre comercial de Iusacell. Lo importante es qué tanto gasto está dispuesta (AT&T) a cubrir, que no son miles de millones de dólares, pero sí es un gasto fuerte”, añadió Andrés Audiffred, de Bx+.

“Se vislumbra que conserve la marca un tiempo determinado. Modificarla de inmediato sería arriesgado; mi impresión es que dejarán convivir un tiempo a ambas marcas y una vez que se concrete la transacción (de compraventa), no pasarán más de dos años en que veamos los servicios móviles bajo AT&T”, expuso Víctor Pavón-Villamayor, presidente ejecutivo de la consultora Oxford Competition Economics.

Iusacell

nicolas.lucas@eleconomista.mx

mfh

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de