Con Nextel-Iusacell, AT&T llega al 90% de cobertura en México
Todo México será territorio AT&T
Una combinación de Iusacell con Nextel convertirá AT&T de la noche a la mañana en la segunda telefónica por ingresos y cobertura operando en México, desplazando a Movistar al tercer puesto en número de usuarios.
Nicolás Lucas / El Economista
Ene 26, 2015 |
15:51
relacionadas
compartir

AT&T, la primera telefónica de Estados Unidos y la segunda del mundo tras China Mobile por número de usuarios, adquirió formalmente los activos de Nextel en México en 1,875 millones de dólares, menos su deuda.

Con la adhesión de Nextel a su cartera de negocios, American Telephone and Telegraph (AT&T) suma una inversión de 4,375 millones de dólares invertidos en el país tras la reforma constitucional del 2013 al sector, luego de haber adquirido previamente los activos de Iusacell a Grupo Salinas en 2,500 millones de dólares.

AT&T anunció a fines del 2014 sus intenciones de consolidar una red con capacidad de atender a un mercado de 400 millones de clientes en América del Norte. El jueves dio un primer paso con la facilidad de que sus usuarios en Estados Unidos llamen ilimitadamente a números fijos y móviles en México.

La combinación de los 8.5 millones de clientes de Iusacell confirmados al tercer trimestre del 2014 y los 2.8 millones de Nextel convierten a AT&T de la noche a la mañana en el tercer operador del mercado móvil por nivel de usuarios tras iniciar el 2015 con cerca de 11.4 millones de abonados, pero también colocan a la firma estadounidense en el primer puesto en el consumo promedio de servicios y la ponen además en una posición envidiable en la tenencia del espectro para ofrecer servicios LTE en México.

Con la compra de Nextel, hasta hoy propiedad de NII Holdings y aún en espera del visto bueno del regulador, AT&T presiona las operaciones de Telefónica Movistar en el país luego que la operadora española no ha podido lograr que sus 20 millones de usuarios crezcan su nivel de consumo, y de paso también cambia el panorama a quien pretenda quedarse con los activos que América Móvil se deshará para quitarse el señalamiento de ser considerado por el IFT como agente económico preponderante.

AT&T presiona a Movistar y encara a Telcel

La venta de Nextel a AT&T se concreta en un momento en que NII Holdings atraviesa por un proceso de reestructura financiera y en el que su filial mexicana enfrenta una sangría de clientes en la que ha perdido más de 500,000 abonados en menos de un año. Sólo en el segundo trimestre del 2014, Nextel perdió 334,000 clientes en México.

NII Holdings ya se había desprendido de sus subsidiarias en Perú y Chile, y en septiembre del 2014 se acogió al capítulo 11 de la Ley de Quiebras de Estados Unidos para reestructurar sus pasivos. De acuerdo con sus reportes financieros, la filial de Nextel en México, la cuarta operadora del mercado local, reportaba a NII Holdings entre el 38 y 39% de sus ingresos totales. NII apuesta a quedarse con sus filiales de Argentina y Brasil.

AT&T presiona a Movistar y encara a Telcel

Compraventa confirmada a voces

NII Holdings, la controladora de Nextel México, negó formalmente en diciembre del 2014 una venta de sus activos a AT&T, aun cuando la telefónica con sede en Texas había manifestado su interés por Nextel.

“No hay más allá, algunas compañías han mostrado interés en adquirir algunos de nuestros activos… Lo único que hemos oído sobre AT&T, empezaremos a oírlo sobre otras más. Ciertamente, hay compañías interesadas… Que (Randall L. Stephenson, CEO de AT&T) diga que (Nextel) es una gran compañía, no puedo más que estar de acuerdo con él”, dijo entonces Salvador Álvarez, en su primer conferencia con la prensa como director general de Nextel México.

Semanas antes, AT&T había confirmado a los inversionistas sus planes de ampliar sus compras en México, luego de la adquisición pactada de Iusacell a Grupo Salinas.

"Creemos que hemos encontrado un camino que nos proporciona una buena plataforma escalable de crecimiento sin los activos de América Móvil", dijo el líder AT&, a los inversionistas durante una conferencia en noviembre pasado.

Pero a la filial de NII Holdings le preocupaba más recuperar lo perdido en México y hacer su parte para que la matriz saliera pronto de su programa de reestructuras, derivada de una deuda de 5,800 millones de dólares.

Nextel confirmó entonces, el 16 de diciembre pasado, una inversión para el 2015 cercana a los 500 millones de dólares para regresar al mercado en México.

AT&T presiona a Movistar y encara a Telcel

“Nuestro primer paso es recuperar la cuota de mercado que llegamos a tener… Nos va a llevar un buen tiempo, pero tenemos puesta toda nuestra energía en retener y lograr más clientes”, decía entonces Salvador Álvarez. “La intención es recuperar el camino perdido”, enfatizaba el ejecutivo.

La compra-venta de Nextel de México aún debe lograr el aval del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) y de las autoridades en materia de competencia de Estados Unidos. En su momento, el regulador tardó cerca de dos meses en dar luz verde a la compra de Iusacell por AT&T.

AT&T viene a cambiar el mercado

Con la compra de la tercera y la cuarta telefónicas de México y la combinación de ellas, AT&T pasa a ser la tercer operadora del mercado por número de usuarios, por detrás de Telcel de América Móvil (AMX) y por delante de Movistar de Telefónica.

Se convierte en la segunda operadora por nivel ingresos, pero la primera si la medición se basa sólo en el consumo de servicios promedio por usuarios, dado que Nextel tiene la tasa de consumo por usuario más alta y Iusacell, la tercera.

Al tercer trimestre del 2014, el consumo promedio mensual por usuario o ARPU, medido en pesos, fue de 166 pesos para Telcel y de 87 pesos para Movistar, pero la suma de lo reportado por Nextel y Iusacell en el rubro dan a AT&T un ARPU de 242 pesos por usuario, aunque en su nivel más bajo, este ARPU pudiera ser de 236 pesos, de acuerdo con estimaciones de The Competitive Intelligence Unit (The CIU).

También al tercer trimestre del año pasado, los ingresos de AT%T serían superiores a los de Telefónica Movistar. Medido en dólares, las entradas de la compañía estadounidense habría reportado 671 millones de dólares entre Iusacell y Nextel, frente a los 533 millones de Movistar para el periodo y los 3,279 millones de Telcel.

En el mismo lapso y medido en pesos, Telcel logró 42,960 millones de pesos; Movistar, 6,997 millones y AT&T, 8,788 millones de pesos.

En cuanto a participación de mercado por ingresos, AT&T logra el 15% de los ingresos totales del mercado móvil, Movistar el 11.90% y Telcel, el 73 por ciento.

AT&T también pasa a tener de facto el 11.10% del mercado en participación de líneas operando, Movistar llega al 20.1% y Telcel, al 68.8 por ciento.

AT&T presiona a Movistar y encara a Telcel

AT&T no sólo gana en ingresos

Pero AT&T también gana en tenencia del espectro, lo que puede ocasionarle un dolor de cabeza si no encuentra la manera de aprovechar el necesario y desprenderse de una porción de éste.

Solas, las redes de Iusacell llegaban al 74% del territorio y la Nextel, al 76%, de acuerdo con estimaciones de Mediatelecom Policy & LAW, pero una combinación de ellas, más los acuerdos que en solitario tenían con Movistar para la compartición de redes, AT&T podrá llegar “fácilmente” al 90% de la cobertura, “encarando un poco” a Telcel, sostuvo The CIU en voz de su director Ernesto Piedras.

Nextel posee valioso espectro en las bandas de 1.7 y 2.1 Gigahertz (GHz), mientras que Iusacell tiene su fuerte en el espectro de los 1.9 GHz y en la banda de los 800 Megahertz (MHz). Los de Nextel son las frecuencias deseadas por la industria para transportar servicios LTE, debido a la naturaleza de las mismas.

“AT&T deberá deshacerse de un poco de espectro, si no quiere hacerse de tantos problemas; lo puede hacer y puede funcionar bien, y no tener tanto problema legal, ahora que se constituye como la segunda operadora más importante del país por número de ingresos”, dijo Ernesto Piedras.

Anteriormente, Nextel había concretado una compra de los activos inalámbricos de Miditel, en una maniobra para reforzar su posición como importante reserva de espectro y apetecible a un potencial comprador, en el caso de que la sangría de clientes continuara.

La fidelidad de Iusacell-Nextel

Luego de los usuarios de Telcel, los de Iusacell son los más “leales” a su telefónica, ha considerado Mediatelecom y “los de Nextel pueden durar 20 años allí y no se irán”, añadió The CIU.

Por tanto, “AT&T se lleva la capa del mercado de más alto valor y fidelidad”, dado que el ARPU de Nextel está por encima del promedio.

En números, AT&T logra con Iusacell y Nextel el 36% del mercado del pospago, el más lucrativo y de creciente demanda de servicios 3G y 4G.

Y también, entre sus propias carteras, el número de usuarios con uso de un teléfono inteligente supera a la media. En Nextel, el 51% de sus abonados utiliza un smartphone, por lo que queda en el pasado “esa idea de que Nextel se había depreciado y no tenía mucho valor”, destacó Ernesto Piedras.

AT&T viene a dejar huella en México

La consolidación de AT&T con Iusacell y Nextel significan que dejará huella en el mercado móvil mexicano con la operación de sus filiales que antes de que termine el año estarán fusionadas.

Se deberán observar precios más competitivos y redes más robustas y veloces, consideró Jesús Romo de la Cruz, analista en Telconomia.

“Movistar aparece como el más presionado en cuanto a cartera de usuarios. Aunque tendría más (usuarios) que AT&T, tiene el ARPU más bajo. La alternativa para Telefónica puede ser explorar esquemas como planes de pospago compartidos basados en datos, tipo "family", pero también la convergencia podría ofrecer alternativas a Telefónica si incursiona en televisión de paga”.

Telefónica también pudiera suavizar su discurso contra América Móvil y evaluar la compra de los activos de AMX, aun cuando ambas compañías han negado conversaciones en la materia.

“Llegar a México para competir contra Telefónica, AT&T y AMX en mercado móvil parece alejar el escenario de la entrada de un jugador completamente nuevo. Hacia la competencia interior puede ser llamativo un portafolios de infraestructura que complemente la cobertura de redes, pero también de usuarios. Si Telefónica y AT&T serán competidores de redes, los activos de AMX pueden ser una alternativa a costos hundidos en el corto plazo”, dijo Jesús Romo.

Quedan entonces pocos los nombres de las firmas que pudieran hacerse con los activos de AMX: Vodafone, Softbank, China Mobile.

AT&T todavía debe esperar a la resolución del IFT en su causa por Nextel y también esperar a que en Estados Unidos se resuelvan los obstáculos con la compra de Iusacell, luego que esta telefónica, entonces en poder de Grupo Salinas, enfrentó problemas en el mercado de valores de ese país.

“Esa última acción será un mero trámite. AT&T ya se llevó la capa (del mercado) de más alto valor y de fidelidad. Pero no es malo”, dijo Ernesto Piedras, “la competencia no se finca en muchos operadores, sino en operadores de huella efectiva. Se mejora la competencia. Allí están, un Telcel con participación a la baja; un Movistar estabilizándose en usuarios, 20 millones, y un AT&T que va llegando y listo para crecer”.

nicolas.lucas@eleconomista.mx

mfh

0 Comentarios
Comentarios