Maíz transgénico, ¿peligroso para la salud?
El maíz transgénico eleva el riesgo de padecer cáncer, malformaciones congénitas y abortos espontáneos, por lo que su uso debe ser prohibido, afirmó el académico del Instituto de Ecología de la UNAM, Emmanuel González-Ortega.
Notimex
Jul 6, 2015 |
18:51
relacionadas
compartir

El maíz transgénico eleva el riesgo de padecer cáncer, malformaciones congénitas y abortos espontáneos, por lo que su uso debe ser prohibido, afirmó el académico del Instituto de Ecología (IE) de la UNAM, Emmanuel González-Ortega.

En un comunicado de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), el especialista aseguró que varios investigadores están en contra de la siembra de maíz transgénico, debido a que cada vez hay más evidencia científica sobre los daños potenciales a la salud.

González-Ortega enfatizó que dicha práctica no es necesaria, pues la producción agrícola del grano nativo cubre los requerimientos de cantidad y necesidades alimenticias de la población.

El cultivo transgénico es aquel cuyo material genético se modifica, es decir, a la planta se le insertan genes procedentes de otros organismos para otorgarle características que no posee de manera natural.

En diferentes países existen productos comerciales sobre todo de maíz, algodón o soya transgénica, a los cuales se les introdujo información que les hace producir su propio pesticida o ser tolerantes a herbicidas químicos como el glifosato.

Sin embargo, no se sabe a profundidad cuáles son los efectos que producen las inserciones de transgenes en el genoma y proteoma de las plantas, aunque hay estudios que encontraron en las de maíz alteraciones en la expresión general de proteínas.

Quienes se oponen al uso de este método lo hacen por el peligro que representan las variedades transgénicas para la biodiversidad del maíz. Además, no se puede dejar de lado la parte cultural, simbólica y económica que tiene para los pueblos en México, dijo el académico.

Las más de 60 variedades nativas de ese cereal constituyen una enorme riqueza genética que servirá para cubrir las necesidades de mejoramiento genético actual y futuro, señaló González-Ortega.

Dijo que en el contexto de eventualidades como el cambio climático, las variedades adaptadas a condiciones que pueden considerarse extremas serían una reserva genética invaluable para generar híbridos tolerantes.

“No se puede permitir que en México, donde surgió y se domesticó el maíz, se destruya la herencia biocultural que representa”, consideró.

En la actualidad, González-Ortega efectúa un monitoreo e identificación de secuencias transgénicas en alimentos elaborados con maíz (tanto tradicionales como los elaborados en industrias) y en muestras de semillas colectadas en algunos estados.

El especialista invitó a campesinos y productores agrícolas a tener contacto con el laboratorio del IE a fin de analizar sus cultivos y corroborar que no existan secuencias transgénicas en sus maíces, que muchas veces son herencia ancestral.

“Encontrar transgenes en variedades nativas podría implicar riesgos a la biodiversidad, a la salud de las personas y pérdida de la soberanía alimentaria”, apuntó.

De acuerdo con el investigador, este monitoreo es importante por cuestiones nutricionales, económicas, culturales e históricas, ya que el maíz es el principal alimento de México, pues algunos datos indican que el mexicano promedio consume más de 500 gramos al día en diferentes presentaciones (tortillas, atoles o tostadas).

Además, González-Ortega dijo que el maíz en la cocina tradicional se caracteriza por estar poco procesado, en comparación con alimentos industrializados.

“Con el supuesto de que México es el país que consume más maíz, y en el caso de que exista grano transgénico en los alimentos, ello implicaría un potencial riesgo para la salud pública”, agregó González-Ortega.

mrc

1 Comentarios
Comentarios
Adrian Solca (no verificado)
Agregado:
22 Sep 2015 |
12:17 PM

La UNAM debería retirarle a este "académico" de su facultad.

Tenemos más de 20 años comiendo soya, trigo y maíz genéticamente modificados en todas las partes del mundo. Lo comemos nosotros, y lo comen los animales que comemos nosotros. Además los alimentos genéticamente modificados nos permiten producir cientos de productos derivados de estas plantas como textiles, combustibles y derivados químicos.

Más de 2mil estudios, hechos por las organizaciones científicas más prestigiosas del mundo han asegurado la seguridad y la inocuidad de los cultivos transgénicos.

http://academicsreview.org/reviewed-content/genetic-roulette/
http://genera.biofortified.org/viewall.php
http://www.geneticliteracyproject.org/2013/10/08/with-2000-global-studies-confirming-safety-gm-foods...
http://www.forbes.com/sites/jonentine/2014/09/17/the-debate-about-gmo-safety-is-over-thanks-to-a-new...

Que una institución como la UNAM regrese al más básico de los argumentos, fundamentado absolutamente en miedo e ignorancia, y aportando absolutamente ningún valor a una discusión de un tema que involucra temas sociales, económicos, productivos, ecológicos mucho más complejos que la admisión de un argumento tan, a falta de una mejor palabra, estúpido.

Mas patético aún es que un medio como El Financiero permita que este argumento tenga difusión y genere aún más desinformación en la sociedad, sin haber hecho la más mínima investigación previa. Sobra decir de que el supuesto académico pasa de acusar problemas de salud, los cuales son simplemente absurdos porque el los padecería, a la contaminación de cultivos por polen, otro mito que ha sido ampliamente desmentido por autoridades científicas del IPN, UAM y la misma UNAM a la desaparición de las tortillas y el atole. Básicamente pasa por un evidente listado de puntos elementalmente básicos, desmentidos, repetidos hasta el cansancio.

En esta misma publicación se ha exhibido que son los mismos agricultores los que exigen que se puedan comercializar semillas genéticamente modificadas para que de manera nacional se puedan producir las más de 40 toneladas de maíz que anualmente se importan de productores de Estados Unidos, para llenar las decenas de necesidades que el maíz cumple más allá de los tamales y el atole, incluidos usos farmacéuticos, industriales, alimenticios y químicos.

http://eleconomista.com.mx/industrias/2015/05/05/piden-poner-fin-analisis-juridico-transgenicos

Patético. Porquería de artículo de principio a fin.

Periódico El Economista es una empresa de