se moderarán crecimientos en el 2016
Ven con mesura desempeño de ventas minoristas
Ajuste del gasto público, la incertidumbre de tasas de interés y efecto del tipo de cambio en el ánimo del consumidor, los riesgos: analistas.
Ajuste del gasto público, la incertidumbre de tasas de interés y efecto del tipo de cambio en el ánimo del consumidor.
relacionadas
compartir

Luego de los crecimientos históricos que registraron las ventas de la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (ANTAD) el año pasado, analistas pronostican un comportamiento moderado para este indicador del consumo en el 2016, ocasionado por factores directos y naturales como una base de comparación más alta, así como por riesgos macroeconómicos, el efecto del ajuste en el gasto público y la incertidumbre por los movimientos de tasas de interés.

“Para este 2016 consideramos que no seguirá esa tendencia de crecimientos arriba de 9% como los que vimos en el 2015 en las ventas de la ANTAD. Lo que había ayudado es que había un comparable relativamente fácil”, comentó la analista de Grupo Financiero Monex, Verónica Uribe.

Cabe recordar que el crecimiento más alto a tiendas iguales registrado por la ANTAD en el 2015 (aún está pendiente el dato de diciembre) fue el de 9.8% que se dio en octubre. De enero a noviembre del 2015, el crecimiento promedio anual de las ventas de la ANTAD fue de 6.5%, cuando en los primeros 11 meses del 2014 fue de apenas 0.8 por ciento.

Para la analista de Grupo Financiero Ve Por Más, Mónica Pamela Díaz Loubet, sí hay riesgos y no solamente sobre las ventas de la ANTAD, sino sobre el consumo en general.

“Desde la última lectura que tuvimos en noviembre acerca de este indicador vimos que ya se había registrado una desaceleración respecto de octubre. Entonces el crecimiento de 6% que se dio en noviembre ya contrastó bastante con los crecimientos históricos que se venían dando en meses anteriores”, explicó.

Triada de riesgos

Díaz Loubet numeró tres riesgos para el consumo y las ventas de la ANTAD en el 2016:

“Hubo un ajuste en el gasto público para el ejercicio fiscal de este año, lo que podría ocasionar un impacto indirecto sobre el consumo, ya sea a través de un menor empleo público o por parte de menores recursos que se destinen hacia subsidios. Es decir, las familias tendrían una especie de efecto sustitución en el cual dejarían de consumir algunas cosas para cubrir esta parte de subsidios”, puntualizó.

Un segundo riesgo es que se esperan alzas más altas en las tasas de referencia de Banxico, lo que podría causar riesgos de endeudamiento y acceso a crédito y eso afectaría la restricción presupuestal de los consumidores.

La analista de Ve Por Más consideró que un tercer riesgo será la posible perturbación del ánimo de los consumidores ante factores desequilibrantes como el aumento del tipo de cambio y su traslado a los precios de la economía.

karina.hernandez@eleconomista.mx


0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de