En el 2015, la estatal denunció 5,574 incidentes
Tomas clandestinas a Pemex se disparan 51%
La merma económica por los ilícitos ascendería a 6.9 millones de barriles de petrolíferos, con un valor de casi $11,000 millones de pesos; Guanajuato rebasó a Tamaulipas en denuncias.
Comparado con el 2016, el 2015 registró 26 veces más tomas clandestinas a Pemex. Foto: Cuartoscuro

Las tomas clandestinas a ductos de transporte de crudo, destilados y gas licuado de petróleo (LP) de Petróleos Mexicanos (Pemex) en el 2015 se elevaron hasta 5,574, según las denuncias que la estatal interpuso ante la Procuraduría General de la República (PGR). En volumen, implican un robo de por lo menos 6.9 millones de barriles, y en valor, por lo menos de 10,877 millones de pesos, la sexta parte del recorte presupuestario que sufrió la empresa.

Estas tomas clandestinas aumentaron 51% en comparación con el año anterior, en que se reportaron 3,674 ilícitos y si se comparan con el 2006, el número de denuncias se ha incrementado 26 veces. De acuerdo con el reporte de tomas clandestinas que realizó la estatal durante la administración pasada, por cada 556 tomas el robo en volumen ascendía a 690,000 barriles de hidrocarburos. De éstos, 75.7% ilícitos se perpetraron a poliductos que transportan destilados y ductos de gas LP, y el restante 24.2% a oleoductos para transporte de crudo.

A un precio promedio de 104 dólares por barril de destilados y gas LP en el 2015, la merma provocada por el crimen organizado a la estatal por estos actos equivalió el año pasado a por lo menos 546 millones de dólares, mientras que a pesar del precio deprimido promedio anual de 44.8 dólares por barril de crudo, la pérdida por robos a oleoductos fue de por lo menos 75 millones de dólares para la empresa. Así, la pérdida total estimada mínima ascendió el año pasado a 621 millones de dólares o 10,877 millones de pesos, aunque la estimación de la PGR asciende hasta 40,000 millones de pesos, al incluir reparaciones a las instalaciones y costos de oportunidad.

Guanajuato, a la cabeza

Por entidad federativa, Pemex detalló que Guanajuato le quitó a Tamaulipas el primer lugar en este tipo de ilícitos, con un total de 968 tomas clandestinas que implicaron un incremento de 127% en la entidad y 17.3% del total de tomas clandestinas del país. Tamaulipas, en segundo lugar, sufrió 926 ilícitos, con un aumento de 32% y 16.6% del total de ilícitos denunciados a nivel nacional.

El tercer estado con mayor número de tomas clandestinas fue Puebla, con 826 denuncias y un incremento de 145% en estos actos. Destaca que entidades como Aguascalientes, Chiapas, Chihuahua, Coahuila, Durango, Nuevo León, San Luis Potosí, Sinaloa, Sonora y Zacatecas tuvieron menos tomas clandestinas que el año anterior, mientras que en el resto de los estados los ilícitos se incrementaron y en Morelos y Yucatán Pemex no presentó denuncias en el 2015.

Conforme a los boletines regionales de la estatal, en 20 días ha denunciado ya tres tomas clandestinas y un presunto acto vandálico en Veracruz, Guanajuato, Jalisco y Tabasco.

Resultados, este año

Ley contra robo en gasoductos, aún sin efectos

Tanto el cambio de estrategia en el transporte como la nueva ley para prevenir el robo de hidrocarburos en ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex) no han influido en el descenso de las tomas clandestinas del crimen organizado, por lo que sus resultados deben verse a partir de este año.

Como parte de la estrategia para combatir el robo de combustibles a sus ductos, Pemex anunció hace un año el cese del transporte de productos como gasolinas y diésel terminados a través de su red de casi 9,000 kilómetros, ya que eran los productos con mayor incidencia de robo.

Con ello, a partir de febrero pasado Pemex sólo transporta gasolinas y diesel aún no terminados, que en esta etapa no son aptos para su uso en vehículos y plantas industriales, los que son de menor interés para el crimen organizado.

Lo anterior, según la estatal, no derivó en mayores costos de transporte, ya que en lugar de transformar poco más de 640,000 barriles diarios –de los cuales 387,000 son gasolinas y 254,000 corresponden a diésel automotriz– en las refinerías, el proceso ahora se lleva a cabo en las 77 terminales de reparto de la estatal, mismas que ya cuentan con el equipo necesario para realizar este proceso.

Aunado a esta medida de la estatal, el 15 de diciembre pasado el Congreso aprobó la ley para prevenir y sancionar el robo de hidrocarburos, con sanciones de 15 a 25 años de prisión y multas desde 1 millón 50,000 pesos para quienes sustraigan hidrocarburos petrolíferos o petroquímicos de ductos, equipos, vehículos o instalaciones, sin consentimiento de Pemex, permisionarios, distribuidores, o contratistas.

kgarcia@eleconomista.com.mx


0 Comentarios
Comentarios