sector tiene ingresos dolarizados y la mayor parte de sus gastos en pesos
Dólar fuerte, con más pros que contras para maquilas
De las ensambladoras establecidas en el país 70% tiene sus corporativos en EU, lo que beneficia su situación.
Federico Serrano tomó posesión como el nuevo presidente del Index para el periodo 2016-2017. Foto Archivo EE
relacionadas
compartir

Aunque con vertientes en pro y contra, la depreciación del peso beneficia a las empresas de la Industria Maquiladora y Manufacturera de Exportación (Immex), porque sus contratos o ventas se realizan en general en dólares, afirmaron directivos del sector.

“El tipo de cambio es un factor que nos genera más competitividad”, dijo Federico Serrano, nuevo presidente del Consejo Nacional de la Industria Maquiladora y Manufacturera de Exportación (Index), tras exponer que la mayor parte de sus gastos se efectúan en pesos y sus ingresos están dolarizados.

En los últimos 12 meses concluidos en octubre del 2015, las empresas Immex reportaron exportaciones por 259,985 millones de dólares e importaciones por 192,115 millones de dólares, con un superávit de 67,860 millones.

“Casi 70% de las compañías Immex tiene sus corporativos en Estados Unidos, y eso es bueno, considerando la apreciación del dólar”, comentó César Castro, consejero del Index y gerente de Relaciones con el Gobierno de Jabil México, filial de la estadounidense Jabil Circuit Inc, una de las mayores contratistas de manufactura del mundo.

Serrano destacó que el principal destino de las exportaciones mexicanas, Estados Unidos, tiene perspectivas favorables en su crecimiento económico, lo cual es una variable crucial para impulsar las ventas externas de México, dado que la dinámica de la industria Immex está altamente correlacionada con el comportamiento de la industria estadounidense.

De acuerdo con proyecciones del Fondo Monetario Internacional (FMI), la economía estadounidense creció 2.5% en el 2015 y aumentará 2.6% en cada uno de los siguientes dos años.

Optimismo por EU

La actividad global en Estados Unidos conserva su vigor, respaldada por las condiciones financieras que aún son favorables y el fortalecimiento de los mercados de la vivienda y del trabajo. Pero también pasa por retos resultantes de la fortaleza del dólar, que está generando una contracción marginal del sector manufacturero.

Según Carlos Palencia, analista de CEO Consultores, la apreciación del dólar, que cerró en 19.01 pesos en ventanilla, representa una oportunidad para elevar el contenido nacional de las exportaciones mexicanas, sustituyendo insumos importados.

Un dólar fuerte propicia también efectos adversos, como menor competitividad de las exportaciones estadounidenses, las cuales pueden llevar insumos mexicanos. Por el lado del consumo, encarece las importaciones y presiona la inflación.

“El contexto económico internacional y las condiciones macroeconómicas advierten que la industria de exportación tiene que coordinarse con las autoridades federales para que la política pública se sensibilice, se coordine y se anticipe a las contingencias del exterior”, dijo Serrano. En octubre del 2015, último dato disponible, las empresas Immex representaron 60.3% de las exportaciones totales y 66.4% de las exportaciones manufactureras del país.

rmorales@eleconomista.com.mx


0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de