expendedores sondean a proveedores externos
Gasolineros negocian ya importación de combustibles
Las estaciones afiliadas a la Amegas analizan la creación de una empresa comercializadora para realizar las compras externas; sostienen charlas con Exxon, Texaco y Chevron, entre otros.
relacionadas
compartir

Guadalajara, Jal. Luego del anuncio hecho por el gobierno mexicano de que se adelantará al 1 de abril de este año la libre importación de gasolinas, empresarios gasolineros del país también adelantan las negociaciones con firmas extranjeras para la compra del combustible, a través de una comercializadora que proyectan integrar.

El objetivo es conformar una sociedad mercantil para que, en conjunto, los gasolineros mexicanos puedan importar combustible y competir con una estrategia de precios, según explicó el presidente de la Asociación Mexicana de Empresarios Gasolineros (Amegas), Pablo González Córdova.

“Estamos en proceso de integrar comercializadoras por cada estado para nosotros comprar a escala productos, gasolinas y diésel más baratos que con Petróleos Mexicanos”, indicó.

Detalló que entre las empresas importadoras de gasolina con las que han tenido acercamiento se encuentran ExxonMobil, Texaco, Chevron, Valero, Puma Energy y Trafigura, entre otras.

“Hemos escuchado las propuestas y tenemos ya citas con estos nuevos agentes económicos”, indicó el también presidente de la Unión de Gasolineros de Jalisco, Colima y Nayarit.

Aunque desde el 2014 los dueños de estaciones de servicio en el país manifestaron su intención de conformar grupos regionales, actualmente hay un primer grupo ya consolidado que está integrado por una veintena de empresarios, mismo que ha comenzado a negociar con las empresas extranjeras.

No bajará el precio

Por otra parte, no obstante el anuncio de la importación anticipada de gasolinas, empresarios gasolineros anticipan que no habrá todavía una reducción en el precio de los hidrocarburos para el consumidor final, toda vez que los precios de las gasolinas y el diésel para este 2016, están fijados por la Secretaría de Hacienda, en una banda de mínimos y máximos que va de 13.16 a 13.98 pesos por litro.

Además, a decir del presidente de Amegas, para la importación de combustibles se requiere la construcción de infraestructura, como ductos y depósitos para almacenar el hidrocarburo que llegue del extranjero, pues utilizar los mismos poliductos que actualmente transportan las gasolinas en el país, “puede ocasionar desabasto”.

De las 11,500 estaciones de servicio que hay en la República Mexicana, Amegas afilia a 7,000 de ellas.

Por su parte, José Ángel García Elizondo, presidente de la Organización Nacional de Expendedores de Petróleo (Onexpo Nacional), explicó que la medida va a detonar una serie de inversiones importante en actividades de almacenamiento, transporte y logística en el sector.

Añadió que se continuarán evaluando las opciones que tiene Pemex para ofrecer al mercado gasolinero, pero también habrá empresas extranjeras que están interesadas en entrar ahora y que pueden hacer alianzas con quien sea.


Liberación de importaciones era necesaria: Gamboa

El coordinador del PRI en el Senado, Emilio Gamboa, consideró que completar la infraestructura para importar gasolinas llevará tiempo, por lo que era necesario liberar permisos desde ahora.

La liberación de permisos, agregó, propiciará que en el 2017 se incremente la competitividad nacional, tal como se hizo en el sector de telecomunicaciones, donde ya es una realidad la baja de tarifas en favor de la población.

Gamboa Patrón precisó que la anticipación de la libre importación de gasolinas permitirá una mayor inversión del sector energético en momentos en que los recursos públicos requieren ser aplicados a programas sociales, mientras que Pemex podrá enfocarse en áreas estratégicas.

Por ello destacó la libre importación a partir del 1 de abril, habla de la visión a futuro del gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, ya que esperar hasta el 2018 sería desaprovechar las oportunidades del sector energético.

No obstante, el senador del PRD, Mario Delgado, opinó que la venta de gasolina en favor de privados afecta directamente a Pemex, además de que la medida no propiciará que bajen los precios del combustible.

Destacó que las medidas del gobierno federal anunciadas recientemente forman parte del proceso sistemático de desmantelamiento de Pemex.

“Los grandes beneficiarios de estas medidas serán el gobierno federal, que verá cómo se mantienen al alza sus ingresos por impuestos como el IEPS, y los empresarios, que se repartirán discrecionalmente el negocio de la venta de gasolinas, sobre el que también pesan escándalos de corrupción”, añadió. (Con información de Tania Rosas)

promo@eleconomista.com.mx

0 Comentarios
Comentarios