A la red compartida, el 15% del espectro móvil disponible
La nueva Axtel, ¿bateador emergente por la Red Compartida?
Axtel, recién fusionada con Alestra, se interesa en competir por la red compartida. La nueva empresa tiene sobrado conocimiento tecnológico y en atender a clientes empresariales, como será la naturaleza de la nueva red, pero su proceso de fusión le dificultará andar en el concurso por los obstáculos financieros.
Foto EE: Araceli López

La nueva Axtel, que viene de un proceso de reconfiguración de operaciones tras su fusión con Alestra con miras a crecer en los mercados corporativo y residencial fijos, levantó la mano para apuntarse en el concurso cuyo ganador se hará con el contrato para crear la red compartida de México, un plan de conectividad que encuentra similitudes en un proyecto de servicios móviles en Ruanda.

Alestra y Axtel están entre la veintena de interesados que compraron en 22,000 pesos las bases de la licitación, con lo que refrendaron su interés por este proyecto de servicios móviles, pero que al igual que oportunidades particularmente también les representa demasiados retos tecnológicos y financieros.

NOTICIA:Alestra y Axtel se fusionan para crecer en triple play

Para desplegar la red compartida -un proyecto de 7,000millones de dólares-, el Estado mexicano aportará 90 MHz de espectro comprendido en la banda de 700 MHz y el consorcio ganador se involucrará con las inversiones en el despliegue de la infraestructura requerida. Esta red proveerá de capacidad y transporte de datos a las empresas de telecomunicaciones, un carrier de carriers.

La red pretende conectar a los mexicanos a los servicios de nueva generación a precios más accesibles, mayores velocidades de conexión y con una mayor cobertura.

Las regiomontanas Axtel y Alestra iniciaron en octubre del 2015 un proceso de fusión para crear una entidad más robusta en servicios de triple play: televisión, Internet y telefonía, para el nicho residencial; y de centros de datos y transporte de información para el negocio de corporativos. Tras la fusión, la marca Axtel se mantendrá como el nombre comercial de la nueva empresa y el grupo Alfa, controlador de Alestra, mantendrá el 51% de las acciones de la nueva Axtel.

La nueva empresa nace con una red propia de 37,500 kilómetros de fibra óptica e ingresos anuales por 11,000 millones de pesos, según un informe de las empresas divulgado en octubre.

¿Slim con Telesites y Movistar con Telxius, por la Red Compartida?

El 15 de febrero pasado, Axtel y Alestra iniciaron formalmente el proceso de fusión de operaciones y éste tardará 18 meses en concluir. En el camino, la nueva Axtel espera lograr 1,000 millones de dólares al año por sus operaciones, y aunque insistió en que la prioridad de la compañía es el éxito de la integración de las marcas en una sola, Axtel confirmó ese mismo día su interés para participar de alguna manera en la red compartida como vehículo para ingresar al mercado de servicios móviles.

En solitario, Axtel ya había puesto un pie en el mercado móvil con un MVNO que se monta sobre la red de Telcel, con lo que Axtel está en posibilidad de ofrecer servicios de cuádruple play: telefonía fija y móvil, más video e Internet.

NOTICIA: Axtel ambiciona la fibra óptica de Telmex para dar TV

Axtel y Alestra, por su conocimiento tecnológico y experiencia en la prestación de servicios empresariales, son candidatos para competir por la red compartida y aunque son considerados también un “bateador emergente” para ganar un proyecto que se desluce a ojos de los inversionistas y que presenta retrasos en su ejecución -ayer la Secretaría de Comunicaciones aplazó un mes el arranque de la licitación-, “difícilmente” podrán hacerse con el contrato para echar a andar este plan de conectividad por la mermada capacidad de su músculo financiero, dijeron especialistas consultados.

“Existen una serie de escollos para ellos; más que nada legales y financieros”, platicó Ernesto Piedras, director de la firma de análisis The Competitive Intelligence Unit, The CIU. “El primero podrían librarlo, yendo con un consorcio; aprovechando por allí alguna figura legal. El músculo del conocimiento tecnológico empresarial lo tienen, principalmente Alestra. Pero en el financiero no lo creo tanto; más bien lo tienen flácido. Forzosamente tendrían que salir afuera a buscar recursos; solos no podrían, porque acaban de hacer una erogación fuerte (con la fusión), no tienen ese flujo de dinero necesario y además están con su plan de inversiones”, añadió el especialista.

También el 15 de febrero, la nueva Axtel dijo contar con un plan anual de inversiones por 250 millones de dólares para apalancar el éxito de sus operaciones en el negocio de las telecomunicaciones en México.

NOTICIA: Axtel da su primer paso en cuádruple play con Telcel

“Este es un proyecto de 7,000 millones de dólares, cuando su operación no les da para eso”, resumió Alejandro Mayagoitia, presidente de la Asociación Nacional de Servicios Inalámbricos de Telecomunicaciones (Ansitel). “Ninguna empresa puede ir sola por la red compartida; sólo como parte de un consorcio. Dependiendo de quién lo componga es que se puede opinar más claramente sobre sus posibilidades”, comentó por su parte Jesús Romo de la Cruz, de Telconomia.

Hace unos días, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) informó 18 interesados, entre empresas, personas físicas y otros organismos de la industria, habían comprado las bases de licitación de la red compartida. Aunque el periodo de la compra de las bases todavía se mantiene abierto, la dependencia había presumido, primero, cien interesados en el proyecto y después dijo que había alrededor de cuarenta.

Alestra, Axtel, Carlos Mora Villalpando, Centro de Productividad Avanzada, Comunicaciones Veta Grande, Grupo W Com, Mancera SC, Marcatel, Matc Digital, Mijares Angoitia Cortés Fuentes, Motorola Solutions de México, Naomi Marianne Sánchez Abou, NT Link Comunicaciones, Productos, Soluciones y Servicios, Pegaso, Rivada Networks y Santiago Sepúlveda Yturbe, son las personas físicas y morales que hasta ahora han adquirido las bases de licitación.

Existen, según el Instituto Federal de Telecomunicaciones, otros inversionistas interesados en el proyecto de la red compartida pero que no han comprado las bases, que es uno de los requisitos para participar en el proceso.

NOTICIA: Axtel, la emisora más rentable en la BMV

Sin entrar al terreno de la especulación, estimó Ramiro Tovar Landa, ante los obstáculos que enfrenta en llamar la atención la red compartida, la nueva Axtel pudiera encontrar oportunidades para competir con mejores posibilidades en el concurso:

“No creo que con las restricciones de que un concesionario de servicios al menudeo tiene para operar la red compartida, ésta les sea de un interés relevante, más bien esperan un cambio en las condiciones para entrar como interesados emergentes. Con las condiciones financieras actuales y las restricciones operativas para concesionarios actuales, no creo que sea un proyecto en que participen en forma prioritaria”.

“No sabemos qué tan bateadores emergentes pueden llegar a ser. Insisto, tienen capacidad pero también se ven riesgos para ellos. Nos han vendido la idea de que esta es una red muy sencilla y que se enciende con un solo switch, pero existe la presión de construir una muy buena red. Ellos no pueden arriesgarse así, más viniendo de este proceso de fusión. No es que se la estemos negando, es que deben pensar en un buen plan y pensar en que el espectro que se usará en esa red, los 90 MHz, son el 15% de todo el espectro (para servicios móviles). No es cualquier cosa”, indicó Ernesto Piedras, The CIU.

La Red Compartida, ¿un proyecto político o un proyecto de mercado?

nicolas.lucas@eleconomista.mx

mfh

0 Comentarios
Comentarios