acumula baja de 30% desde el 2008
Producción nacional gasífera, en caída sostenida
Aun reactivándose, el rendimiento doméstico en su mejor escenario no será suficiente para satisfacer la demanda local: análisis de la CNH.
Las importaciones de gas natural ya representan 53% de la demanda nacional. Foto: AP
compartir

Desde el 2008 la producción de gas natural en México viene a la baja. Hasta ahora la caída ya es de 30% y la proyección que se tiene es que esta tendencia se acreciente en los siguientes años; más aún, en un escenario de cinco años, hacia el 2022, aun y cuando se recupere la producción nacional, ésta será insuficiente para poder atender el mercado nacional, por lo que se dependerá de las importaciones que se hagan desde los Estados Unidos.

De acuerdo con un análisis de la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH), las importaciones del energético ya representan 53% de la demanda nacional, y para poder cubrir el consumo del futuro, las compras se deberán incrementar en 35%, en relación a las realizadas en el 2016, todo ello en un escenario de cinco años.

Es decir, a las importaciones del año pasado, unos 4,045.5 millones de pies cúbicos diarios (mmpcd) de los 7,633 consumidos, se le tendrán que sumar otros 1,415.92 mmpcd porque la producción interna no alcanza a cubrirlos.

El crecimiento de la demanda esperado hacia el 2022 es de unos 8,960 mmpcd, un incremento de 17.4% respecto al promedio alcanzado el año pasado, eso significa un mayor incremento de la dependencia a las importaciones del energético.

En el análisis llamado Gas Natural en México, de la CNH, se señala que el pico más alto en la producción se alcanzó en el 2008 con 6,919 mmpcd, un monto que no parece ser alcanzable en un horizonte de cinco años ni siquiera en caso de que se materialice un escenario de alta producción.

La CNH tiene contemplados dos escenarios, uno medio y otro alto. En el primer caso estaría esperando una continua caída en la producción desde los 4,923 mmpcd esperados este año a los 3,726 mmpcd en el 2022, lo que significa una caída de 24.3%, en este escenario se consideran las curvas de declinación de las reservas probables para campos descubiertos y la producción esperada para oportunidades exploratorias a desarrollar.

En el escenario de alta producción, se espera llegar a tener un volumen de producción de 5,024 mmpcd. En este supuesto se consideran las curvas de declinación de las reservas posibles para campos descubiertos y la producción de gas en las oportunidades exploratorias a desarrollar.

Las reservas

El gas natural del futuro está en tres grandes cuencas del país: Sabinas, Burro-Picachos y Burgos que concentran 63% de los recursos prospectivos del país, de acuerdo con el análisis de la Comisión Nacional de Hidrocarburos.

Otras cuencas geológicas que albergan recursos prospectivos de gas natural son las de Tampico-Misantla y las Cuencas del Sureste. En menor medida, pero igual con capacidad productora de gas natural están las cuencas marinas de la Plataforma de Yucatán y Golfo de México Profundo. Mientras que en tierra, el futuro está en el Cinturón Plegado de Chiapas, así como Veracruz.

En total, estas cuencas albergarían recursos prospectivos por unos 15,000 millones de barriles de petróleo crudo equivalente (mmbpce) en gas convencional; más otros 28.1 mmbpce en recursos no convencionales.

Actualmente, 50% de la producción está concentrada en las reservas descubiertas en la cuenca del sureste mexicano.

De acuerdo con la CNH, el volumen original de reservas de gas natural en Burgos, Sabinas, Burro-Picachos, Sureste, Tampico-Misantla, Veracruz y Golfo de México Profundo asciende a unos 257,867 miles de millones de pies cúbicos (mmmpc) y la producción acumulada, excepto en el Golfo de México Profundo, es de 78,638 mmmpc.

Las reservas probadas (1p) en las seis cuencas mencionadas ascienden a 12,651 mmmpc; las probables (2p) a 22,026 mmmpc y las posibles (3p) a 32,568.

luis.carriles@eleconomista.mx

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de