El Panda peleaba cada noche a la Ke Buena, La Z, Exa y a Alfa Radio las audiencias
¿Por qué Radio Fórmula dejó ir al Panda Show del 104.1 de FM?
Un programa que traía más de 100,000 oyentes cada noche a la estación, que hacía que el 58% de la audiencia sintonizara la señal sólo para escucharlo y que se ubicaba entre los 5 con mayor popularidad de toda la banda de FM, se fue de la radio sin más explicación que sólo una carta de agradecimiento.

La industria de la radiodifusión es celosa con todo lo que pasa atrás del micrófono y la cámara; poco informa sobre sus acciones de negocio, se vuelve esquiva cuando el público quiere conocer el motivo de sus decisiones y su interacción entre ella misma y con las autoridades obedece más una serie de ritos creados desde sus orígenes, que al apego a los canales institucionales. Todo lo contrario a un transparente sector de las telecomunicaciones que sus operaciones las reporta a Bolsa y siempre dispuesto a atender a la prensa.

Es en medio de esa cultura donde se enmarca la salida del aire de un programa que por casi 18 años, independientemente de la calidad de su contenido, creó un nuevo estilo de entretenimiento en radio, que en menos de una década saltó de la antena al podcast y al Internet; que allende su plaza piloto de la Ciudad de México llegó en cadena nacional a todo el país y por satélite a Estados Unidos. Y, por supuesto, que cada noche le trajo más de 100,000 escuchas a las bocinas de su concesionario sólo en la capital de la República.

NOTICIA: ¿Cómo afectan a TV UNAM los comentarios de Nicolás Alvarado?

Ahora, los fieles seguidores y los analistas de la industria se preguntan qué motivó que el conductor José Antonio Zambrano repentinamente saliera del 104.1 de FM perteneciente al Grupo Radio Fórmula, si en el difícil horario que va de las 20 a las 22 horas su programa “El Panda Show” destacaba entre los cinco más escuchados en toda la banda de Frecuencia Modulada; que arrebataba cada noche al menos 0.28 puntos rating a la televisión en un horario que es más propicio para mirar las pantallas y que en la época dorada de la también llamada Radio 1 dejaba a los oyentes ya enganchados con el legendario locutor Juan Ramón Sáenz y “La Mano Peluda”.

José Antonio, “el Panda”, Zambrano y Radio Fórmula han desvelado poco sobre la conclusión del Panda Show; tanto locutor como patrón hicieron público sus anuncios a través de cartas que se leyeron en distintos espacios del grupo radiofónico. Esa secrecía no ha abonado a la calma de los escuchas y desde los mismos medios se ha ventilado que diferencias contractuales, solicitudes de aumento de sueldo, una relación desgastada, malas ventas de tiempo aire, incluso, que problemas de salud del comunicador, fueron los factores que convergieron para llevar al Panda Show a su suspensión del aire.

Lo cierto es que el Panda Show formaba parte del ADN del 104.1 de FM, pero que Radio Fórmula también quiere experimentar con otro tipo de contenidos y conductores. Grupo Fórmula ahora abre sus espacios a la conversación de las promesas surgidas en los nuevos medios: tuiteros, youtubers y demás internautas considerados por las firmas de consultoría como “influencers” que pueden significar audiencia, pero sobre todo dinero a los concesionarios de los medios tradicionales, desesperados por no quedarse relegados de las nuevas plataformas de entretenimiento y comunicación.

NOTICIA: ¿Por qué Radio Centro cambia de frecuencia a Universal Stereo?

Jorge Avilés, conocido en Internet como “Callo de Hacha”, es quien lleva una semana reemplazando a José Antonio Zambrano en Radio Fórmula. Pertenece a la generación millennial; tiene alrededor de tres años con su concepto de comunicación Gente de Confianza, de donde se desprendió el programa “Diario de Confianza”. Estudió comercio internacional en el Tecnológico de Monterrey, pero su propuesta es más empática con los temas políticos y el lema de éste hace más sentido con el que es propio de la Universidad Iberoamericana.

Para algunos, Avilés es una seria promesa de la que Grupo Fórmula puede echar mano para atraer a nuevo público a sus estaciones de radio: 462,000 seguidores de Twitter, 1.2 millones de fans en Facebook y 252,000 suscriptores en YouTube son el respaldo que lo hicieron saltar de un espacio de 15 minutos a media tarde en “La Una: El Radio de la República”, el programa de radio del rey de los influencers, Chumel Torres, a un horario estelar de dos horas en la segunda cadena nacional de Radio Fórmula en FM y también por AM; allá, a través de la emisora de los 1500 KHz.

El mismo Chumel Torres ya le había arrebatado 30 minutos de su tiempo a otra dama de la radio, Maxime Wooside, en noviembre del 2016 para transmitir por la primera cadena de Radio Fórmula y su combo que forman las frecuencias del 103.3 FM y del 970 AM.

Pero para otros, Jorge Avilés es un personaje que fincó su despegue en las redes sociales en la provocación y el enfrentamiento de las opiniones para generar polémica, lo que los internautas llaman un “troll” de Internet. Uno que parece ser un instrumento para canalizar hacia cierto espectro las opiniones políticas de cara a las elecciones del año 2018. Es, para todos, una muestra de la avanzada de los influencers en los medios tradicionales; a la radio o a la TV, según sea el caso.

NOTICIA: ¿Resistirá el Grupo Radio Centro una salida de Toño Esquinca de Alfa Radio?

“Radio Fórmula está tratando de comercializar espacios al máximo; buscando figuras taquilleras que le dejen dinero vía la publicidad. Pero la apuesta es muy complicada, pues es un horario y un espacio para un perfil de audiencia distinto al de Callo de Hacha. Él no es el mejor de los youtubers y aún así, le dan dos horas diarias”, dice Claudia Benassini, investigadora de la Universidad La Salle. “Yo ligo todo esto con las elecciones del próximo año; los medios ya están construyendo sus espacios y un joven youtuber dirigiéndose a jóvenes no suena mal. Incluso, todo este debate de los derechos de las audiencias (que se discute en el Congreso) también va por ahí”.

Queda para el análisis de los agentes de mercadotecnia y ventas de Radio Fórmula cuánta audiencia pierde o gana el grupo con los cambios en las noches del 104.1 de FM. Positivas o negativas, habrá repercusiones por la salida del Panda Show y el arribo de Diario de Confianza.

“Nos haya gustado o no el contenido de ese programa, su salida marca el fin de una etapa y se abre otra que exhibe que los concesionarios están empezando a traer a las estrellas de Internet. Pero no se acaba esa era de no respetar a las audiencias sobre informar por qué se va un conductor, pues sería deseable que el Grupo Fórmula informe más a detalle a los escuchas que, insisto, no se discute aquí su gusto por ese tipo de contenidos, se han quedado huérfanos y no creo que sean pocos. Era un programa de gran alcance y las audiencias quieren saber qué pasó”, platica Gabriel Sosa Plata, uno de los principales investigadores de la radio mexicana.

De acuerdo con la firma de investigación INRA, la audiencia del Panda Show estaba lejos de ser poca o infiel.

En marzo del 2017, entre las 20 y las 21 y entre las 21 y las 22 horas, el 58% de la audiencia que sintonizó Radio Fórmula 104.1 lo hizo solamente por el Panda Show; sólo el 35% de los escuchas ya estaban desde un horario anterior. Al terminar el Panda Show, un 62% de la audiencia cambiaba de frecuencia o apagaba el 104.1 FM.

La audiencia que el Panda Show llevaba a Radio Fórmula cada noche, medido en número de radioescuchas, era superior a la de otras 25 estaciones de la banda de FM en esta plaza.

Medido en puntos de rating, sólo la “Ke Buena” de PRISA Radio y “La Z” de Grupo Radio Centro tuvieron un mayor alcance en marzo, según las mediciones de INRA.

Y dentro de la misma 104.1 FM, Antonio Zambrano lograba a las ocho de la noche la mitad de radioescuchas que Ciro Gómez-Leyva ganaba a las siete de la mañana con su noticiero. Por la tarde-noche, el programa de Carlos Loret de Mola sólo sacaba 9,000 escuchas más a las seis de la tarde, en comparación con lo que el Panda lograba también a las ocho de la noche.

Cada noche de marzo de 2017, entre las ocho y diez, el Panda Show llegó a una audiencia promedio de 104,000 personas en el Valle de México, aun cuando a lo largo de sus 18 años fue uno de los programas más multados en toda la historia de la radio por el corte de su contenido.

NOTICIA: ¿Puede Carmen Aristegui marcar un hito con un noticiero por Internet?

“No se ha explicado por qué salió el programa y ahora suenan rumores acerca de dónde se va el programa; también se ha hablado de que no había ventas y que por eso los números no funcionaban. Pero todo eso era un deber de otro departamento, no del conductor. No se duda que puede encontrar otras oportunidades, pero no si haría el mismo concepto, si se lo permitirían o si él va como un productor o locutor”, añade Gabriel Sosa Plata.

Antonio Zambrano dejó entrever en Twitter que habría una posibilidad en la estación 590 de AM.

La emisora pertenece al Núcleo Radio Mil (NRM), un grupo, que al igual que Radio Centro, se ha caracterizado por ser conservador en sus contenidos. Pero también es cierto que una audiencia como la que sigue al comunicador significaría un bálsamo financiero, de publicidad y de valor de marca para más de un grupo radiodifusor.

El mismo Grupo Radio Centro apura el saneamiento de sus finanzas y por estos días utiliza una estación de FM, la frecuencia del 97.7 FM, como repetidora de Alfa Radio y de Radio FM, y en La Z, en el horario de las ocho a las diez de la noche, transmite música previo a la nueva versión del programa de “Los Adoloridos”, uno que originalmente nació en Radio Consentida 1560 a fines de los años 80s.

El hijo de prodigo de Radio Fórmula podría entonces ser otra mina de oro a la que Radio Centro puede dirigir pala y pico.

“El panorama de la radio en México es muy precario y poco estimulante. La inteligencia y la creatividad son escasas, y lo que tenemos es, más bien, modelos de repetición y comicidad de muy baja estofa. No hay inventiva”, comenta Felipe López Veneroni, ex director de Radio UNAM. “Quiero pensar que si el show del Panda salió del aire es porque Radio Fórmula busca mejorar la calidad de sus programas. Pero mucho me temo que sólo se trata de sustituir un mal programa, por uno que tal vez sea peor”.

Sin arriesgar mucho, coinciden los expertos, Radio Fórmula pudo abrir uno de sus canales digitales de radio para la experimentación con nuevos talentos en lo que refinaba su programación, tal como lo hizo la extinta W Radical 96.9 FM, que al comienzo de la era de Internet practicaba en línea lo que no podía decir al aire.

“Radio Fórmula y él (Callo de Hacha) están en la vitrina de este experimento”, plantea Gabriel Sosa Plata, también profesor en la UAM. “Se entiende que su nombre es muy afamado en las redes sociales, pero acá es un modelo muy distinto de comunicación y hay leyes, regulaciones y hay intereses, y la libertad de las redes ante los medios tradicionales no se equipara, por muy libres que sean. Estamos ante un experimento y no es una broma, como tampoco es una broma que el Panda ya no está”.

undefined

abr

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de