Moises Kalach
“Sí es posible pactar ajustes en el 2017”
Necesario, agilizar el proceso para evitar que el acuerdo comercial se convierta en blanco de ataques políticos en el 2018.
Moises Kalach, coordinador del Consejo Consultivo Estratégico de Negociaciones Internacionales del CCE. Foto Archivo EE
compartir
Widgets Magazine

Sí es posible que el acuerdo para el Tratado de Libre Comercio de América del Norte esté listo para el 2017, dice Moises Kalach, coordinador del Consejo Consultivo Estratégico de Negociaciones Internacionales del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) para que esto ocurra es necesario que acotemos los temas y no tratemos de incluir en la negociación todo: temas, buenos deseos y hasta asuntos no resueltos. “A eso yo le llamo el efecto ‘arbolito de Navidad’, hay que evitarlo a toda costa”.

Moises Kalach estará al frente del llamado “cuarto de junto” del sector empresarial en el proceso de renegociación del Tratado de Libre Comercio. “No se trata de hacer las cosas de prisa, sino de ser muy eficientes”, dice el empresario, vicepresidente de Grupo Kaltex, protagonista del sector textil. “Es importante evitar que el calendario del 2018 se convierta en un factor que afecte negativamente. Eso es el efecto ‘piñata’, porque en un ambiente muy politizado todos podrían agarrar el TLCAN como si fuera piñata”.

El empresario conversa con El Economista vía telefónica, desde Washington, “hay un ambiente propicio. En estas semanas hemos ido encontrando aliados y fortaleciendo nuestra alianza... en cierto sentido ayudó mucho el mensaje que Donald Trump envió por Twitter (diciendo que Estados Unidos se salía del TLCAN). Eso activó mucho a nuestros aliados”.

Los empresarios esperan de la negociación que genere certidumbre, dice Kalach, “Nos hemos reunido con algunos líderes en la Ciudad de México, Guadalajara y Monterrey. En términos generales, no quieren grandes cambios y confían en que la negociación ocurrirá en la mesa y no en redes sociales, con golpes de timón en las cuentas de Twitter”.

Es muy pronto para decir cuáles serán los sectores más complicados de negociar, dice este empresario, que también participó activamente en las negociaciones del Acuerdo de Asociación Transpacífico, “los temas clave están claros: reglas de origen, propiedad intelectual y el déficit, pero no sabemos cómo estos temas impactarán en concreto a cada uno de los sectores”.

La notificación al Congreso, de parte del presidente Trump, dará forma al calendario de las negociaciones. El hecho de que esta notificación se haya demorado un poco, le dio tiempo al equipo mexicano para poner a punto algunas cosas, afirma Moises Kalach, “nos permitió hacer trabajo de inteligencia con muchos datos que serán claves y también nos dio la oportunidad de definir la estructura con la que trabajaremos”.

En torno al llamado cuarto de junto estarán trabajando unas 200 personas, “no de tiempo completo, sino ayudando a resolver cosas muy puntuales”.

Serán unos meses muy intensos, augura Moises Kalach, “el sector empresarial estará presente en todas las reuniones formales. Estaremos muy activos, reuniéndonos con los sectores y visitando algunas ciudades”. Muy activos y alertas, frente a los efectos “arbolito de Navidad” y “piñata”.

lmgonzalez@eleconomista.mx

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de