Ven telefonistas altas posibilidades de estallar huelga
El conflicto entre el STRM y Telmex va escalando y podría estallar la huelga el próximo 25 de septiembre, luego de la determinación de los trabajadores de no otorgar ni una prórroga más -después de dos- a la empresa que busca dividir en dos a la compañía afectando el contrato colectivo de trabajo.
María del Pilar Martínez
Ago 17, 2017 |
0:54
Francisco Hernández Juárez, líder sindical de los telefonistas. Foto Archivo EE
compartir
Widgets Magazine

El conflicto entre el Sindicato de Telefonistas de la República Mexicana (STRM) y Teléfonos de México (Telmex) va escalando y podría estallar la huelga el próximo 25 de septiembre, luego de la determinación de los trabajadores de no otorgar ni una prórroga más -después de dos- a la empresa que busca dividir en dos a la compañía afectando el contrato colectivo de trabajo.

Francisco Hernández Juárez, líder sindical de los telefonistas, expuso ante diversas organizaciones sindicales, entre ellas pilotos, sobrecargos, trabajadores de la UNAM, que “se ven altísimas posibilidades de estallar la huelga”, y acusó a la compañía de causar un incremento desmedido en el número de quejas al quitar el abasto de materiales pues “desmanteló el almacén y no hay insumos para atender a los usuarios”.

Comentó que el número de quejas llegó a 125,000 en un día; “no es casual esa cifra si en el almacén no hay cables, herramienta, fibra óptica o camionetas para poder atenderlas”, detalló.

Las diferencias entre el Sindicato y la empresa se originaron a partir de la resolución del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) en marzo de este año, quien concluyó que Telmex debía realizar una separación funcional y crear una nueva empresa que administre la actual infraestructura de Telmex.

Ante ello, el Sindicato presentó un emplazamiento a huelga, mismo que se encuentra vigente, y promovió un amparo de carácter laboral, además de solicitar la intervención de la Secretaría del Trabajo, para que incida en la determinación del IFT para que no se vean afectados los derechos laborales ni la viabilidad financiera y operativa de la empresa.

Pese a que la compañía “ha dicho que no quiere confrontarse con el Sindicato”, en la práctica sucede lo contrario, pues, a decir de Hernández Juárez, Telmex quiere que los telefonistas sindicalizados realicen sólo tareas de reparación y no permite que instalen nuevos equipos.

“Sólo nos han concentrado en las tareas de reparación, en atender las quejas, un promedio de 35,000 diarias. La empresa quiere que todos los días haya horas extras, que en el tiempo libre se dedique a hacer trabajo por costeo (por cada queja pagar una cantidad extra) y dejarnos fuera de las instalaciones y de las tareas del futuro (fibra óptica)”, detalló.

Asimismo, el dirigente expuso que con la operación de filiales, empresas terceras, Telmex pretende restar impacto a la huelga, pues son quienes llevan a cabo parte de la operación, por lo que la próxima semana anunciarán cómo “sacaremos a las filiales”. Además, ya no atenderán las quejas como una prioridad, pues ello les impide hacer otras actividades.

pmartinez@eleconomista.com.mx

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de