aranceles, inaceptables: se
México pone cuatro líneas rojas en renegociación
México puso cuatro “líneas rojas” que no deben pasarse como condición para poder aprobar la renegociación del TLCAN, informó Juan Carlos Baker, subsecretario de Comercio Exterior de la Secretaría de Economía.
Juan Carlos Baker, subsecretario de Comercio Exterior de la SE.
compartir
Widgets Magazine

Oaxaca, Oax. México puso cuatro “líneas rojas” que no deben pasarse como condición para poder aprobar la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), informó Juan Carlos Baker, subsecretario de Comercio Exterior de la Secretaría de Economía.

Mencionando ejemplos en cada una de ellas, el funcionario aseveró que los negociadores mexicanos no aceptarán la imposición de restricciones al comercio y la inversión; establecer nuevas disciplinas que no sean del “Siglo XXI”; aprobar cuestiones que no den certeza para los operadores económicos, y pactar cualquier asunto que no haga al comercio más incluyente en América del Norte.

“Cualquier posibilidad de discusión, sugerencia o idea cuyo objetivo sea eliminar el libre comercio, para México es un retroceso y es inaceptable”, advirtió Baker, al participar en el XXIV Congreso del Comercio Exterior Mexicano.

Baker consideró como positivos los avances alcanzados en las dos primeras rondas de negociaciones del TLCAN, y comentó que los gobiernos de México, Estados Unidos y Canadá continuarán este proceso para tratar de concluirlos a finales del 2017, aunque no a cualquier costo.

“Son cosas que México no puede aceptar, cosas que a pesar de lo importante que sea el bloque del TLCAN, a pesar de que Estados Unidos es nuestro mayor socio comercial, hay líneas rojas muy claras marcadas por el presidente Enrique Peña en donde nosotros no podemos regresar”, dijo.

El 1 de enero de 1994 entró en vigor el TLCAN entre los tres países. En su marco, las partes eliminaron progresivamente los aranceles durante un periodo de transición desde esa fecha hasta el 1 de enero del 2008. El próximo 23 de septiembre iniciará la tercera ronda de negociaciones en Canadá.

“La línea más obvia es la que tiene que ver con aranceles o restricciones al comercio. La idea de tener un TLCAN era eliminar las barreras al comercio y la inversión en América del Norte y hemos sido tremendamente exitosos en eso”, agregó.

Baker indicó que la actualización del TLCAN debe contribuir a brindar certidumbre jurídica a los operadores económicos, y puso el caso de que eliminar capítulos de solución de controversias no contribuye a ello.

Planteó también que las nuevas reglas en comercio digital y para plataformas de transferencia de información, o los nuevos capítulos que se trata de incorporar, deben ayudar a modernizar las disciplinas comerciales de América del Norte.

Finalmente, afirmó que el nuevo contenido del tratado debe ser incluyente, como se espera que sean las nuevas disciplinas para pequeñas y medianas empresas; las propuestas canadienses para temas de género, en apoyo a la mujer; o temas de competitividad, manejo de la frontera, promoción de las cadenas de valor y desarrollo de recursos humanos.

Baker dijo que el inicio de las negociaciones para modernizar el TLCAN generó menor incertidumbre en los mercados y que México pretende manejarse con responsabilidad en este proceso, tratando que cada parte negociadora gane en forma equilibrada, lo que en sí mismo define el concepto de acuerdo.

“Será un ejemplo para otros acuerdos”

TLCAN influirá el rumbo del comercio mundial: OMC

La actualización o cancelación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) marcará el rumbo de las negociaciones comerciales bilaterales, regionales y multilaterales en el mundo, opinó Víctor do Prado, director del Comité de Negociaciones Comerciales de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

“En esta negociación están muchos temas que interesan a muchos países y serán negociados posteriormente en otros acuerdos o dentro de la OMC; el TLCAN dará el ejemplo”, dijo en su participación en el congreso anual del Consejo Mexicano de Comercio Exterior.

Vigente desde 1994, el TLCAN fue el primer tratado de libre comercio en el mundo de un país en desarrollo con países desarrollados, incluido Estados Unidos, la primera potencia del mundo. También fue el primer acuerdo comercial que comprendió elementos más allá de eliminar los aranceles para bienes, al incorporar disciplinas como propiedad intelectual y resolución de controversias, entre otras.

Impulsó además la conclusión de la Ronda Uruguay entre 123 países, en la que se negoció la política de aranceles y la liberalización de mercados a nivel mundial. Esta ronda se abrió en Punta del Este (Uruguay) en 1986 y concluyó en Marrakech (Marruecos) el 15 de diciembre de 1993.

“El TLCAN es el experimento, la punta de lanza de las negociaciones internacionales y ojalá tengan éxito”, comentó Do Prado, tras afirmar que Canadá, Estados Unidos y México “tienen la responsabilidad de hacer un modelo efectivo para el resto del mundo, porque lo que hagan inspirará al mundo y marcará el ritmo. Preferimos pensar que no va a desaparecer y que lo van a perfeccionar”.

rmorales@eleconomista.com.mx

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de