11-S: las teorías del complot

Credito:

Alejandro J. Ríos / El Economista

Foto: AP

¿Quién lo hizo? ¿Quién atacó las Torres Gemelas el 11 de septiembre de 2001? ¿En realidad fue Al Qaeda o fue otro grupo terrorista o se trató de un complot interno? Las preguntas cayeron a raudales ante la magnitud de un evento como el que se vivió aquel día. Dudas impulsadas y masificadas por grandes escépticos de la verdad planteada por el gobierno de George W. Bush, quien se encontraba en la Presidencia de Estados Unidos cuando ocurrieron los hechos.

Las argumentaciones de Washington sobre la responsabilidad de los atentados dieron pie a la elaboración de distintas teorías sobre supuestos complots. Te presentamos estos cinco casos, ninguno comprobado:

5. EL GOBIERNO ISRAELÍ Y LOS JUDÍOS

Probablemente una de las más impopulares, controvertidas y extrañas teorías es esta que propone al Mossad, la agencia de inteligencia israelí, como el encargado de la catástrofe. La base de esta antisemítica teoría en realidad no tiene evidencias sólidas, se basa en rumores y supuestas declaraciones.

Los seguidores de esta postura toman como punto inicial la supuesta advertencia a 4,000 empleados judíos de las Torres Gemelas de no presentarse a trabajar justo dos horas antes del desastre. Aunque nunca se ha comprobado que tuvieran esa información, la hipótesis es revestida con otro tipo de reportes y datos, como el uso de aviones controlados a distancia y la posibilidad del uso de cargas explosivas dentro de los edificios.

El más conocido de estos argumentos es la renovación de una billonaria póliza contra accidentes que se hizo en los meses previos al ataque y la aseveración no comprobada de que las imágenes que transmitidas en televisión fueron una manipulación, cortesía de los dueños de las cadenas.

Posterior a la tragedia sucedieron diferentes hechos que brindaron argumentos a esta teoría. Uno de los más populares es el hallazgo de una camioneta tipo Van estacionada cerca del WTC con tres individuos vestidos como árabes. Tras ser detenidos, se descubrió que eran miembros del Mossad. Diez días después fueron deportados a Israel.

En los siguientes meses se descubrirían a más de 60 efectivos israelíes haciendo trabajo de inteligencia en territorio norteamericano.

4. LIHOP

“Let it happen on purpose” o “Deja que ocurra a propósito” es una teoría que establece que efectivamente fue un ataque terrorista extranjero, del cual el gobierno de Bush (no necesariamente él) tenía conocimiento pero decidió ignorarlo deliberadamente o decidió bajar las defensas para desatar una serie de reacciones económicas y bélicas, lo que implicaría un beneficio a un determinado plazo.

La poca efectividad demostrada por NORAD (el avanzado Comando de Defensa Aeroespacial Norteamericano) es una muestra para los seguidores de las conspiraciones de que la orden era dejar que los ataques sucedieran. Aunque NORAD afirma que se les avisó tarde por parte de la Agencia Federal de Aviación, la realidad es que la falla hizo que los estadounidenses cuestionaran la seguridad dentro de su propio país.

3. EL NUEVO ORDEN MUNDIAL

El llamado Nuevo Orden Mundial es señalado por los seguidores de las conspiraciones como responsable de los grandes eventos en la historia moderna. Aunque nadie puede decir si se trata de un grupo o movimiento, lo cierto es que se insiste en que los Bush forman parte de sus voceros.

El elemento integrador es la frase del “new world order”, que coincide con el de una novela de H.G. Wells, y que los adeptos pronuncian en sus intervenciones públicas. Con esta lógica, se incluye a personalidades de la política internacional como George W. Bush, Dick Cheney, Colin Powell, Tony Blair, Richard Nixon, Nelson Rockefeller, Gerald Ford, el papa Pablo VI, Henry Kissinger, Adolfo Hitler y el propio Barack Obama.

Dentro de esta teoría hay espacio para integrar a los Illumminnatti, al Club Bilderberg, a los masones, los sionistas, a las Naciones Unidas, al FMI y a un largo etcétera.

Además de todas las “contradicciones” que los conspiracionistas detectan, el vínculo que para ellos es el más sólido es el discurso del presidente Bush padre diez años antes de los atentados contra las Torres Gemelas. La fecha: el 11 de septiembre de 1991.

2. OSAMA BIN LADEN, AL QAEDA Y LOS TALIBÁN

Señalado como el autor intelectual de los ataques, siempre se dudó de su existencia. Sobre todo tras la invasión a Afganistán donde nunca se le pudo capturar ni con la tecnología más avanzada. Este hecho pareció diluirse poco a poco mientras la política de Bush se fue enfocando en otro objetivo: Sadam Husein y su régimen en Irak.

Como resultados de esta segunda guerra, se cuenta la captura y posterior ejecución de Husein, el levantamiento de un nuevo orden en Irak, innumerables bajas de ambos bandos, y la ocupación como un argumento electoral. Osama Bin Laden quedó en último término.

Fue en mayo del 2011 cuando se anunció oficialmente la muerte de Bin Laden en un operativo en Pakistán. Aún así, crece el número de escépticos, no sólo de la ejecución del líder terrorista, sino de su participación en los atentados, de la autenticidad de sus mensajes o de su propia existencia.

1. GEORGE W. BUSH

Los conspiracionistas han encontrado los detalles exactos para dudar de la versión de Washington sobre los ataques del 11 de septiembre y poner al presidente George W. Bush como responsable, en supuesta maquinación con miembros de su gabinete. En esta teoría no se involucra a todo el aparato gubernamental norteamericano.

Se han producido documentales, libros y sitios web para encontrar los puntos sensibles, esos donde la lógica no acepta las explicaciones oficiales.

Aunque no de manera directa, los más destacados dejan abierta la posibilidad de que Bush fuera el responsable, entre ellos Loose Change: Final Cut (2007), 9/11: Press for Truth (2006), 9/11 The Great Illusion, y por supuesto Farenheit 9/11, de Michael Moore.

internet@eleconomista.com.mx