Medidas anticrisis desatan manifestaciones en Europa
Los planes de austeridad impuestos por la Unión Europea provocan un rechazo frontal en la población de los países del sur de Europa como España, Portugal o Grecia.

Los planes de austeridad impuestos por la Unión Europea (UE) provocan un rechazo frontal en la población de los países del sur de Europa como España, Portugal o Grecia, donde se ha dado la paradoja de que la policía se ha manifestado y enfrentado con sus propios colegas.

El sábado en Portugal el gobierno debió renunciar a imponer dos medidas rechazadas por una contestación sin precedente en el país sometido a asistencia financiera: un aumento de las cotizaciones pagadas por los asalariados y una baja simultánea de las pagadas por las empresas.

Hace una semana, cientos de miles de personas salieron espontáneamente a las calles de Lisboa y en otras 30 ciudades portuguesas contra estas medidas, al llamado de un movimiento creado a través de redes sociales, que superó a los sindicatos.

En Grecia, los dos principales sindicatos del sector privado y del sector público llamaron a una huelga general de 24 horas y manifestaciones el miércoles 26 de septiembre, contra el nuevo paquete de austeridad en curso de discusión.

El politólogo griego Ilias Nikolakopulos dijo temer un "accidente" en los desfiles, lo que inflamaría un polvorín en un país en derrota, donde los simpatizantes del partido neonazi Amanecer Dorado no cesan de aumentar.

Lo común de los dos países es que se benefician de préstamos de la eurozona y del FMI a cambio de imponer un rigor drástico y reformas estructurales para liberalizar la economía en la esperanza de sanear sus finanzas públicas y aliviar la deuda.

Sus vecinos también en dificultad -España e Italia- se ven sometidos progresivamente a la austeridad sin que por el instante puedan recurrir a una ayuda financiera UE-FMI.
"Hay un aumento de la contestación en todos esos países", reconoce Bernadette Segol, que dirige la Confederación europea de sindicatos (CES) en Bruselas.

"La población de los países en dificultades de Europa del sur ve muy bien que esta extrema austeridad no funciona, pues no ve la salida del túnel, lo que alimenta la desesperación y la cólera social", dijo.

En España, el descontento aumentó un grado más después de una serie de reducciones presupuestarias anunciadas en julio, incluyendo a partir del 1 de septiembre un alza del impuesto al valor agregado que afecta el poder adquisitivo.

El 15 de septiembre, decenas de miles de personas llegadas de toda España desfilaron en Madrid contra el rigor y los movimientos puntuales prosiguen, como el de los funcionarios que se reúnen todos los viernes.

En Grecia, la vuelta al trabajo después de las vacaciones está también marcada por un descontento de las corporaciones como jueces, profesores, bomberos, militares y policías, que protestan contra las nuevas bajas de salarios, que el gobierno se dispone a imponer.

El miércoles, las fuerzas antimotines lanzaron gases lacrimógenos contra otros policías que manifestaban cerca del parlamento en el centro de Atenas.

Frente a la ola de austeridad, los sindicatos "están en dificultad" reconoce Bernadette Segol. Pues en su gran mayoría siguen alegando en favor de una solución europea de solidaridad frente a la crisis, lo que implica al menos un mínimo de aceptación de la austeridad.

Pero estos mismos sindicatos se ven impotentes frente al auge de los movimientos populistas que proponen una ruptura con la UE y un repliegue nacionalista o reivindicaciones autonomistas, como en las regiones españolas.

Además del desmantelamiento progresivo del Estado providencial, que disminuyó drásticamente las ayudas sociales y aumentó los impuestos, los países sufren más que el resto de Europa, del aumento del desempleo que afecta sobre todo a los jóvenes.

Segol espera que las autoridades europeas hayan tomado conciencia de la coyuntura: "No se puede tener sólo reformas que dan prioridad a la competencia y al debilitamiento de la protección social, cuando se sigue con el fraude fiscal de las empresas y la evasión fiscal generalizada".

EISS

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de