La venta de Cadena Capriles enrarece industria de medios
El hermetismo de la operación relacionada con el mayor consorcio de medios de Venezuela impactó el polarizado panorama informativo del país. Se calcula que la transacción fue por 140 millones de dólares.
Foto: Reuters

Reportes sobre la venta de la Cadena Capriles, el principal grupo privado de medios de Venezuela, desataron una oleada de especulaciones sobre su comprador e impactaron en el polarizado panorama informativo del país tras el reciente traspaso del único canal opositor a un grupo empresarial cercano al Gobierno, Globovisión.

El ambiente se enrareció debido al hermetismo que se ha mantenido respecto al comprador de la Cadena Capriles, el mayor consorcio mediático del país y propietaria del diario de mayor circulación en Venezuela, Últimas Noticias, y del periódico económico El Mundo, de la Red Iberoamericana de Prensa Económica (RIPE).

El presidente de la Cadena, Miguel Ángel Capriles, habría anunciado el lunes a sus directivos en una reunión que el influyente banquero Víctor Vargas adquirirá el conglomerado editorial, que cuenta en total con tres diarios, varias revistas y una editorial de textos escolares.

Horas después, el Banco Occidental de Descuento (BOD) desmintió la noticia en nombre de Vargas, conocido por su cercanía con el fallecido Hugo Chávez, bajo cuyo mandato de 14 años floreció su pujante negocio bancario hasta conformar la quinta entidad más grande del país petrolero.

“No es cierta compra de Cadena Capriles por parte de BOD Corp Banca, ni Víctor Vargas. No es de nuestro interés ni lo permite la Ley de Bancos”, dijo a través de su cuenta oficial de Twitter @BODoficial, recalcando la normativa legal impulsada por Chávez que prohíbe a los bancos poseer medios de comunicación.

Para especialistas en la industria de medios, las ventas de la Cadena Capriles y de Globovisión, el único canal de noticias ventana de la oposición, en mayo pasado, son la transición hacia una nueva “hegemonía mediática”, encabezada por el sucesor de Chávez, el presidente Nicolás Maduro.

“El clima de esta nueva política hegemónica no se expresa tanto en sanciones sobre los medios, sino en reuniones a puerta cerrada entre el poder político para esperar coberturas más complacientes”, opinó Andrés Cañizález, experto en comunicaciones y profesor de la Universidad Católica Andrés Bello.

Con más de 70 años de tradición, la línea editorial de la Cadena Capriles es considerada moderadamente crítica en la dividida nación caribeña y su diario insignia, Últimas Noticias, está dirigido por el prominente académico cercano al chavismo Eleazar Díaz Rangel, aunque varias veces fue reprendido en público por Chávez.

Fuentes del grupo editorial que asistieron a la reunión de directores explicaron que la venta sería por unos 140 millones de dólares y que se trató de una “decisión de la familia Capriles” que el presidente del grupo, minoría en el consejo, no pudo frenar.

EL MENSAJE DIRECTIVO

En un comunicado dirigido a sus trabajadores, Capriles López confirmó la venta del consorcio con todas sus empresas, marcas informativas, productos y activos por parte de un “conocido grupo inversor” venezolano.

La negociación fue acordada el 31 de mayo, dos semanas después de la venta de Globovisión. De acuerdo con el comunicado, desde esa fecha se ha estipulado un periodo de transición de 60 días, a partir de los cuales los nuevos accionistas irán recibiendo las riendas de la organización.

La estructura organizativa, planes y proyectos de la empresa siguen de acuerdo a lo establecido y los actuales directores de las marcas informativas continúan en sus funciones, dijo el documento. Pero los expertos dudan que así sea, sobre todo por el anonimato con que se mantiene al nuevo propietario.
Cañizález, académico de la Andrés Bello, considera que los futuros dueños de la Cadena continuarán teniendo la “venia del gobierno”. “No es una posición cómoda comprar un medio en Venezuela”, agrega.

En mayo, el presidente Maduro se reunió con los dueños de medios de comunicación privados para conminarlos a disminuir la confrontación mediática, luego de que un mes antes los desafió a tomar postura tras unas elecciones que lo dieron ganador por un estrecho margen de 1.49% de los votos por encima del opositor Henrique Capriles, quien las impugnó.

“Es la hora de la definición”, les dijo el mandatario en cadena nacional. “Llamo a los medios de comunicación a la sensatez. A Venevisión, a Televen, a todos los medios, definan con quién están: ¿con la patria (...) o van a volver a estar con el fascismo?”, cuestionó.

Para los analistas, aunque el gobierno no concreta su control sobre los medios a través de la compra o retiro de concesiones en el espectro radioeléctrico, los diálogos privados buscan negociar con ellos “sus líneas editoriales”. (Con información de El Mundo, Reuters y AFP)

Contenido de la Red Iberoamericana de Prensa Económica

rgs

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de