Destapan espionaje de EU a Rousseff y Peña Nieto
EU espió las comunicaciones de la mandataria brasileña Dilma Rousseff y del entonces candidato y ahora presidente de México, Enrique Peña Nieto, según documentos de inteligencia revelados el domingo por la televisión Globo de Brasil.
Foto: Reuters
relacionadas

Estados Unidos espió las comunicaciones de la mandataria brasileña Dilma Rousseff y del entonces candidato y ahora presidente de México, Enrique Peña Nieto, según documentos de inteligencia revelados el domingo por la televisión Globo de Brasil.

Una presentación de la Agencia Nacional de Inteligencia (NSA por sus siglas en inglés), parte de los documentos filtrados por el exinformático Edward Snowden, destaca el "éxito" de la intervención de las comunicaciones de Rousseff y Peña Nieto.

En un reportaje del programa Fantástico del canal Globo, con la participación del periodista estadounidense Glen Greenwald, se desglosó un documento de junio de 2012 titulado: "Infiltración inteligente de datos, estudio de caso Brasil y México".

La NSA quería "mejorar su comprensión de los métodos de comunicación y de los interlocutores" de Rousseff y sus asesores a través de un programa que permite acceder a todo el contenido visitado por la mandataria en la red.

Rousseff, que tiene previsto hacer una visita de Estado a Washington en octubre, tuvo una reunión este domingo para analizar el tema, dijo Globo.

Brasil decidió hacer un nuevo pedido formal de explicaciones -ya se hizo por otra denuncia en julio-, convocar al embajador estadounidense Thomas Shannon y acudir a organismos internacionales, como Naciones Unidas, para discutir la supuesta violación de derechos de sus autoridades y ciudadanos.

"Si son comprobados estos hechos sería una situación inadmisible, inaceptable, porque calificarían como una clara violencia a la soberanía de nuestro país", zanjó el ministro de Justicia Jose Eduardo Cardozo.

LA INFILTRACIÓN

El sistema de la NSA permite "hallar una aguja en un pajar", accediendo todos los días a las redes telefónicas, internet, servidores de correos electrónicos y redes sociales del 'target'.

En un gráfico, por ejemplo, se ilustró toda la red de comunicaciones de Rousseff y sus asesores, cuyas comunicaciones también fueron intervenidas.

Fue "una infiltración simple y eficiente que permite tener datos que no están disponibles de otra forma", se leía en parte de las láminas mostradas por Globo, que destacaron que la práctica "puede ser repetida".

"Está muy claro con estos documentos que el espionaje fue hecho, porque ellos no están discutiendo eso como una cosa que se está planificando, están celebrando el éxito del espionaje", comentó Greenwald, que vive en Rio de Janeiro.

El espionaje a Peña Nieto, que asumió el poder en México en diciembre pasado, se hizo mientras era candidato a la presidencia y favorito en las encuestas. Se obtuvo acceso además de sus correos electrónicos y llamadas telefónicas, a sus mensajes de texto.

En la presentación se mostraron mensajes intervenidos en los que Peña Nieto adelantaba nombres de posibles ministros. No se mostró ningún ejemplo de mensajes de Rousseff.

¿AMIGO, ENEMIGO O PROBLEMA?

La NSA celebró que pudo infiltrar las comunicaciones de Brasil y México, a los que califica de "objetivos de alto perfil", que conocen de actividades de espionaje y tienen sistemas de protección para sus redes.

En julio, el diario O Globo, basado también en documentos de Snowden, reveló que Brasil formó parte de una red de 16 bases de espionaje operadas por los servicios de inteligencia de Estados Unidos, que intervinieron millones de llamadas telefónicas y correos electrónicos.

Cardozo se reunió esta semana en Washington con el vicepresidente estadounidense Joe Biden para discutir estas otras denuncias.

Estados Unidos rechazó una propuesta brasileña de negociar un acuerdo bilateral relativo a las actividades de espionaje.

Otro documento que mostró Fantástico revela que entre los desafíos de Estados Unidos para el período 2014-2019 aparece el surgimiento de Brasil y Turquía en el escenario global como un "riesgo" para la "estabilidad regional".

Brasil y México aparecen en un grupo de países -Egipto, India, Irán y Turquía- que la diplomacia estadounidense no sabe si colocarlos en la categoría "amigo, enemigo o problema".

El excanciller brasileño Antonio Patriota dijo a su par estadounidense John Kerry, que visitó Brasilia en agosto, que Estados Unidos "generará desconfianza" si no ofrecía explicaciones satisfactorias a la avalancha de denuncias de espionaje.

Kerry aseguró que Brasil las recibiría, al tiempo que justificó los trabajos de inteligencia argumentando que éstos no sólo protegen a su nación de las amenazas, sino al resto del mundo.

Brasil espionaje

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de