Destraban proceso de independencia de Cataluña
Fueron dos meses de tensiones entre las fuerzas políticas. La CUP, con 10 escaños en el Congreso, se negaba a investir a Artur Mas, presidente en funciones de la Generalitat, mientras que el Junts pel Sí negaba dar mayores concesiones a cambio de la investidura de su candidato.
Julio Sánchez Onofre
Ene 9, 2016 |
14:22
Carles Puigdemont. Foto: Twitter @KRLS
relacionadas
compartir

Barcelona.- En la Plaza Sant Jaume, a las afueras del Palacio de la Generalitat de Cataluña -sede del gobierno central de esta comunidad autónoma española- decenas de personas demandaban la tarde de este sábado un acuerdo entre las principales fuerzas independentistas Junts pel Sí (Juntos por el Sí) y la Candidatura de Unidad Popular (CUP) para investir al presidente del gobierno.

Al mismo tiempo, representantes de estos grupos políticos que cuentan con la mayoría absoluta en el Parlamento se encontraban reunidos en el recinto para encontrar, a contrarreloj, una alternativa que evitara la convocatoria a nuevas elecciones y la fractura del proceso de independencia de España que arrancó hace dos meses, el 9 de noviembre pasado, cuando se constituyó el actual Congreso.

Fueron dos meses de tensiones entre las fuerzas políticas. La CUP, con 10 escaños en el Congreso, se negaba a investir a Artur Mas, presidente en funciones de la Generalitat, mientras que el Junts pel Sí negaba dar mayores concesiones a cambio de la investidura de su candidato. Y el tiempo corría. De acuerdo con la legislación catalana, el Parlamento tiene dos meses a partir de la fecha de constitución para investir al presidente del gobierno central.

Cuando la sociedad catalana ya daba por hecho que el presidente en funciones firmaría el próximo lunes el decreto para disolver la actual legislatura y convocar a nuevas elecciones, el acuerdo inesperado llegó: las fuerzas políticas acordaron que Artur Mas se apartaría de la candidatura para abrir paso a Carlos Puigdemont, periodista de profesión y quien hasta ahora fungía como alcalde de la provincia catalana de Girona.

NOTICIA: Partidos independentistas triunfan en Cataluña

“Políticamente no es una decisión agradable ni fácil, es una decisión consecuente”, reconoció Mas en una rueda de prensa convocada la tarde del sábado para anunciar oficialmente el retiro de su candidatura para presentar a Puidgemont como el candidato. Según lo acordado por el Junts pel Sí y la CUP, la investidura ocurrirá mañana domingo en el Parlamento de Cataluña, en una votación a primera vuelta.

Este acuerdo de última hora es relevante para el desarrollo del proceso independentista que había quedado en la incertidumbre ante la negativa para investir al nuevo presidente de la Generalitat, quien tendrá la misión de liderar el gobierno hacia el camino de la independencia. Artur Mas, presidente en funciones de la Generaltiat, y presidente del partido Convergencia Democrática de Cataluña, había logrado el apoyo de la coalición Junts Pel Sí, pero no de la CUP. En su mensaje a los medios, Mas aseguró que continuará en la vida política y a disposición del nuevo gobierno y del Parlamento.

“Ha habido un acuerdo del Junts pel Sí y la CUP lo que implica que el proceso de independencia de Cataluña se desbloquea y puede salir adelante. Ahora empieza una nueva etapa del Parlamento de Cataluña que va a durar, en principio, 18 meses, en los que se espera la construcción de las estructuras de Estado y que al final acabe con un referéndum para votar la nueva Constitución”, explicó Bernat Surroca, politólogo de la Universidad Pompeu Fabra en Barcelona.

El acuerdo también cambia la configuración de las fuerzas independentistas en el Parlamento, resultado de la votación del 27 de septiembre del 2015 donde el movimiento independentista conformado por el Junts Pel Sí –una coalición de seis partidos de izquierda- obtuvo 62 escaños, mientras que la CUP se hizo de 10 escaños. Tras la decisión de este sábado, dos diputados de la CUP “se incorporarán a la dinámica del grupo parlamentario del Junts pel Sí de manera estable”. De esta forma, el Junts pel Sí alcanzaría una mayoría absoluta en el Parlamento catalán mientras que la CUP se queda con ocho escaños.

NOTICIA: Artur Mas contempla nuevas elecciones en Cataluña

“La CUP ha dado dos diputados para que se integran a la dinámica del Junts pel Sí lo que significa que tienen la mayoría necesaria para investir presidente, y el resto, dijo la CUP, van a dar apoyo a decisiones de gobierno para dar estabilidad”, explicó Surroca.

La CUP, quien había sido renuente a avanzar en el proceso de investidura, también se comprometió a “renovar” al grupo parlamentario, inmediatamente después de la investidura.

El reto para el gobierno de España

La continuación del proceso de independencia de Cataluña impone un reto para la conformación de un nuevo gobierno central de España basado en pactos, principalmente de las fuerzas que se oponen al movimiento independentista.

Esto abre la posibilidad a que una alianza entre el Partido Popular (PP) de derecha; el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) de izquierda; y Ciudadanos de centro derecha, puedan guiñar a una triple alianza hasta ahora descartada, y que reste fuerza a los que apoyan un referéndum en Cataluña representados en el partido Podemos.

NOTICIA: Otra vez, rechazan investir a Artur Mas en Cataluña

“En España van a buscar formar un gobierno rápido para frenar lo que está pasando en Cataluña. Seguramente se van a juntar PP y el PSOE con Ciudadanos para defender la llamada ’unidad de España’, que seguramente lo dirán así. En España pensaban que (la investidura de un presidente en Cataluña) no iba a pasar y seguramente se va a acelerar la política española para formar un gobierno más rápido”, previó Surroca.

Las elecciones generales en España del pasado diciembre dieron al Partido Popular (PP) el 28.72% de los votos en el Congreso, otorgándole 123 escaños. La segunda fuerza política fue el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) con 22.02% de los escrutinios y 90 escaños. La tercera posición fue para Podemos, que junto con otras fuerzas minoritarias sumó el 20.66% de los votos y 69 lugares, mientras que en cuarto lugar quedó Ciudadanos con 13.93% y 40 diputados. Ninguna fuerza política logró la mayoría absoluta.

Hasta el momento, aún es incierta la conformación del gobierno general de España, que en las elecciones del pasado 20 de diciembre el electorado dio fin al bipartidismo.

Artur Mas reconoció ante los medios que este escenario genera incertidumbre sobre la relación y las negociaciones que podrían realizarse con el gobierno central de España.

NOTICIA: Parlamento de Cataluña rechaza a Artur Mas

“Existe una situación política muy difícil en Madrid después de las elecciones generales celebradas en diciembre. No es fácil prever cómo el nuevo gobierno va a ser formado y es algo que tendremos que analizar en las próximas semanas. Si en Madrid existe un gobierno distinto al que hemos tenido en los últimos cuatro años, diferente de la mayoría absoluta de manos del Partido Popular, si este nuevo gobierno existe, entonces veremos si existe una posibilidad o una oportunidad de cooperar en una forma positiva pero es algo que no sabemos ahora”, dijo.

julio.sanchez@eleconomista.mx

mfh

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de