EU hace alarde de potente bombardero en Corea del Sur
Corea del Norte no hizo ninguna reacción inmediata al vuelo del B-52, similar al efectuado después de que Corea del Norte efectuara su tercera prueba nuclear en 2013.
Fomentar Klug y Ahn Young-Joon / The Washington Post
Ene 10, 2016 |
23:19
La aeronave B-52 fue acompañada por aviones caza surcoreanos F-15 y estadounidenses F-16. Foto: AP
relacionadas
compartir

Base Aérea de Osan. Un potente bombardero B-52 estadounidense voló a baja altura el domingo sobre Corea del Sur, en una clara exhibición de fuerza de Washington en momentos en que se profundiza una crisis al más puro estilo de la Guerra Fría entre su aliado Seúl y Corea del Norte, después de la cuarta prueba nuclear de Pyongyang.

El enorme avión militar fue visto por un fotógrafo de la AP en la base aérea de Osan, cerca de Seúl. Se da por descontado que Corea del Norte interpretará como una amenaza el sobrevuelo del bombardero, capaz de transportar armas nucleares.

Cualquier insinuación del poderío nuclear de Estados Unidos enfurece a Pyongyang, que justifica su propia búsqueda de armas atómicas por, lo que considera, acciones previas de Washington respaldadas con la fuerza nuclear para derrocar el gobierno autoritario de Corea del Norte.

El B-52, al que acompañaron aviones caza surcoreanos F-15 y estadounidenses F-16, regresó a su base en Guam al término del vuelo, dijo el mando militar estadounidense.

“Esta fue una demostración del invulnerable compromiso con nuestros aliados en Corea del Sur, en Japón, y la defensa del territorio nacional de Estados Unidos”, afirmó en un comunicado el almirante Harry B. Harris Jr., comandante del Mando Estadounidense del Pacífico.

“La prueba nuclear de Corea del Norte constituye una flagrante violación de sus obligaciones internacionales”, agregó.

El jefe de la Casa Blanca, Denis McDonough, dijo que el vuelo B-52 tenía la intención de resaltar a los aliados de Corea del Sur “la profunda y duradera alianza que tenemos con ellos.” Entrevistado en CNN, McDonough dijo que EU trabaja con Corea del Sur, Japón, China y Rusia “para aislar profundamente a los norcoreanos” y presionar hasta que se deshagan de sus armas nucleares.

“Ese es el requisito básico para que se reincorporaren a la comunidad internacional”, dijo McDonough. “Hasta que lo hagan, van a permanecer donde están”.

El vuelo del B-52 sigue a una gira interna de victoria emprendida por el gobernante norcoreano Kim Jong Un, para celebrar lo que el país describe como la realización de la prueba de una bomba de hidrógeno, aseveración que suscita numerosas dudas.

Kim pretende alentar el orgullo e impulsar su agenda política interna con una explosión que ha despertado indignación en gran parte del mundo.

La prensa estatal norcoreana no hizo ninguna reacción inmediata al vuelo del B-52, similar al efectuado después de que Corea del Norte efectuara su tercera prueba nuclear en 2013.

Kim emitió sus primeras declaraciones públicas sobre la prueba de la semana pasada durante una visita a la sede del mando militar del país, donde describió la explosión como una “medida autodefensiva” para proteger la región “del peligro de una guerra nuclear provocada por los imperialistas encabezados por Estados Unidos”, de acuerdo con un despacho que difundió el domingo la estatal Agencia Noticiosa Central Coreana.

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de