El conflicto en Siria pasa por un momento crítico
Siria es el campo de batalla más complicado que el mundo ha visto en décadas, por lo que los próximos movimientos de Estados Unidos y sus aliados deben ser deliberados y considerados.
David Ignatius
Feb 27, 2016 |
17:22
Foto: AP

Culpar a Barack Obama por sus errores pasados en Siria puede ser satisfactorio y en gran medida merecido, pero no es una política. Éste es el campo de batalla más complicado que el mundo ha visto en décadas, por lo que los próximos movimientos de Estados Unidos y sus aliados deben ser deliberados y considerados.

Estados Unidos debe seguir adelante con el proceso de cese al fuego iniciado por el secretario de Estado John F. Kerry. Sí, es una posibilidad muy remota, y lamentablemente dependiente de la “buena voluntad” de Rusia.

Pero ofrece la oportunidad de reducir el sufrimiento del pueblo sirio y salvar vidas, y debe llevarse a cabo por más tiempo. Si la diplomacia falla, lo que viene después será mucho peor para todos. “Es el único juego en la ciudad”, dijo Yousef Al Otaiba, embajador de Emiratos Árabes Unidos en Washington, sobre el esfuerzo diplomático de Kerry. “No veo ninguna otra estrategia por ahora”.

NOTICIA: El mundo observará el alto al fuego en Siria: Obama a Rusia

Si Rusia está saboteando las esperanzas del cese el fuego con la continuación de los bombardeos a civiles sirios, entonces Estados Unidos y sus aliados deben enfocar la indignación en Moscú. Probablemente Kerry pudo haber sido demasiado optimista en Múnich, pero los rusos lo firmaron y deben de rendir cuentas si éste falla.

En la pesadilla siria, incluso los pasos pequeños hacia adelante son notables. Así que la decisión de la semana pasada de enviar ayuda a cinco zonas sitiadas alrededor de Damasco no debe descartarse. Esta ayuda humanitaria fue parte del acuerdo de Múnich; los funcionarios estadounidenses dicen que los convoyes de ayuda se trasladaron a algunas de las ciudades la semana pasada. Es un frágil primer paso hacia la distensión de las hostilidades, pero es una señal positiva.

El cese de hostilidades que Kerry negoció en papel se supone que comenzaría la semana pasada, pero no ocurrió así. Eso es, en parte, debido a que los rusos han continuado sus ataques en las zonas rebeldes. También es, en parte, porque la oposición aún no ha indicado claramente que está dispuesto a darse por vencida. Dada la debilidad de la oposición, esta renuencia a aceptar una tregua es comprensible, pero está mal. Cualquier posibilidad de reducir la violencia debe aprovecharse.

NOTICIA: Esfuerzos diplomáticos, antes de la tregua en Siria

El campo de batalla alrededor de Alepo es un desastre. Dentro de un área pequeña están las fuerzas del régimen sirio respaldadas por Rusia e Irán; las fuerzas rebeldes kurdas respaldadas por Estados Unidos; las fuerzas turcas que están atacando a los kurdos respaldados por EU; combatientes rebeldes árabes apoyados por la CIA y la inteligencia saudí; combatientes de Jabhat al-Nusra aliados de Al Qaeda, y los combatientes del Estado Islámico (EI) que quieren matar a todo los demás.

Un cese al fuego en su totalidad en el panorama actual no es posible y no sólo porque Kerry ha confiado demasiado en los rusos. Los rebeldes van a votar con sus pies la posibilidad de aliarse con Jabhat al-Nusra y el Estado Islámico.

Arabia Saudí y los otros clientes árabes tendrán que apoyarse con los rebeldes “moderados” para llevarlos hacia un cese al fuego grupal y alejarlos de los terroristas.

NOTICIA: El mundo observará el alto al fuego en Siria: Obama a Rusia

Si los rusos mantienen los bombardeos a los rebeldes en los alrededores de Alepo, les guste o no, eso va a sabotear cualquier esperanza de una tregua. Una vez más, será culpa de Moscú si se bloquea la distensión.

En el futuro, EU necesita más influencia militar que coincida con Rusia. Eso puede venir pronto, con Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos ofreciendo enviar fuerzas especiales a Siria, bajo el mando general de EU.

Los Emiratos Árabes Unidos parecen dispuestos a entrenar a los combatientes sunitas dentro de Siria. Estas fuerzas pueden ser parte de un eventual ataque contra Raqqa, la capital autoproclamada del Estado Islámico en el este de Siria.

La campaña estadounidense contra el EI continúa, en su mayoría de forma invisible. Los aliados claves de Estados Unidos han sido combatientes del grupo kurdo sirio conocido como el YPG, que ahora se ha rebautizado como las Fuerzas Democráticas de Siria. La semana pasada, 6,000 combatientes se movilizaron para atacar al-Shaddadi, una ciudad a unas 50 millas al este de Raqqa. Esta fuerza incluyó 2,500 árabes. En general, el grupo paraguas SDF ahora cuenta con alrededor de 40,000 tropas, de los cuales 7,000 son árabes.

NOTICIA: Esfuerzos diplomáticos, antes de la tregua en Siria

Los kurdos sirios han sido los luchadores más duros y los más eficaces en este conflicto. Su éxito parece que puso a Turquía en estado de pánico. Los turcos han estado bombardeando posiciones del YPG en el noroeste de Siria, incluso cuando estos combatientes (con apoyo silencioso de Estados Unidos) han estado atacando las posiciones del Estado Islámico cerca de Alepo. ¡Qué guerra tan loca con un miembro de la OTAN (Turquía) que ataca a los mejores aliados de Estados Unidos en Siria (los kurdos)!

El conflicto sirio se encuentra en un momento crítico y delicado. Un error de cálculo por parte de Rusia o
Turquía podría ser catastrófica. Nunca es demasiado tarde para que Estados Unidos haga lo correcto, que es construir, con cuidado, el marco político y militar para una nueva Siria.

David Ignatius escribe sobre asuntos internacionales para The Washington Post.

0 Comentarios
Comentarios