Rubio y Cruz aseguran que lo apoyarían
Evidencian cambios de posturas políticas de Trump
En algún momento, el multimillonario recurrió a los insultos y gritos, específicamente contra su rival Marco Rubio, durante el más reciente debate republicano.
Foto: Reuters
relacionadas
compartir

En una sorpresiva declaración, durante el más reciente debate republicano, los senadores Ted Cruz y Marco Rubio, y el gobernador de Ohio, John Kasich, dijeron que apoyarían a Donald Trump si éste gana la candidatura presidencial del Partido Republicano.

Rubio dijo que él está comprometido con su partido y por ende apoyaría a su candidato. Cruz dijo que preferiría a Trump a cualquiera de los contendientes demócratas.

Por su parte Kasich fue el menos decidido, pero a fin de cuentas dijo que “a veces (Trump) hace las cosas un poco difíciles, pero que lo apoyaría si es el candidato republicano”.

A Trump también se le preguntó si apoyaría a un candidato que no fuera él. Dudó brevemente, pero respondió que apoyaría a quien fuera el candidato presidencial republicano.

El multimillonario entró la noche del jueves al debate republicano como el principal candidato de la carrera - pero pasó gran parte de la noche a la defensiva, tratando de explicar sus posturas a los moderadores escépticos, discutiendo con sus rivales, incluso tratando de ahogar sus argumentos con insultos agitados .

En algún momento, el multimillonario recurrió a los insultos y gritos, específicamente contra su rival Marco Rubio.

Por su parte, el senador Ted Cruz, que se había unido a Rubio en los ataques contra el favorito, interrumpía en algunas ocasiones para resaltar sus argumentos evidenciando a Trump.

“Si elegimos a Donald, vamos a pasar el otoño y el verano con un candidato republicano con un juicio por fraude”, dijo Cruz, refiriéndose a un juicio civil por el que pasa el republicano.

Trump interrumpió: “Oh, detente. . . Es un caso civil menor”.

Cruz le respondió expresando como si le hablara a un niño. “Donald, aprende a no interrumpir. No es complicado. Cuenta hasta 10. Cuenta hasta 10”, repetía Cruz.

En una noche, que viró hacia lo vulgar y feo, Trump hasta ofreció una garantía de algo no solicitado, el tamaño de sus propios genitales; en cierto momento, el favorito reafirmó el hecho de que había sido el ganador de las últimas votaciones, al inicio del debate.

“Gané 10 estados”, dijo Trump, burlándose de Cruz por haber ganado en sólo cuatro estados. “¡Estoy por mucho, como el líder!”.

Trump, habiendo desafiado casi todas las reglas implícitas de las campañas presidenciales, pasó parte de la noche desafiando quizás la regla más grande de todas: dio una apasionada lucha sobre sus cambios de parecer de la política interna y exterior del país.

“Nunca he visto a una persona exitosa que no fuera flexible”, dijo Trump, después de un montaje de videos en el que los moderadores de Fox le mostraron los constantes cambios de acerca de la guerra de Irak, sobre si se debe admitir a los refugiados sirios, acerca de si el presidente George W. Bush había mentido a la opinión pública estadounidense. Trump, en esencia, se enfrentó a toda clase de acusación. Y él dijo: ¿por qué no? “Usted tiene que demostrar un grado de flexibilidad. Si vas a ser de una manera, y le parece que está mal, ¿quiere decir que el resto de su vida no se puede cambiar?”. La multitud aplaudió.

“Hay una diferencia entre la flexibilidad y decirle a la gente lo que quieren escuchar para conseguir lo que quieres”, dijo Rubio, repitiendo una línea de ataques que usó varias veces durante la noche.

“Usted estaba dispuesto a decir lo que tenía que decir con el fin de conseguir que le den dinero. Y nosotros no vamos a hacer eso con nuestro país”.

0 Comentarios
Comentarios